EL PAíS › EL JEFE DE GOBIERNO PORTEÑO AGREGO NUEVOS ARGUMENTOS PARA RECHAZAR EL TRASPASO DE LOS SUBTES

Macri no quiere saber nada con hacerse cargo

Luego de que la Presidenta anunciara la prórroga de la custodia de la Federal a los subtes, Macri dio otra conferencia de prensa para insistir en el rechazo y acusó a CFK de mentir. El Gobierno lo acusó de “tratar de confundir”.

 Por Werner Pertot

Mauricio Macri ratificó que no retomará las negociaciones para el traspaso del subte hasta que lo reciba la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Por primera vez, el jefe de Gobierno blanqueó cuál es el eje de la discusión que pretende dar: exigió que la Nación invierta “más de mil millones de dólares” en obras “que debió hacer Néstor Kirchner”. “En zapatos y carteras no voy a discutirle porque seguro sabe más que yo”, ironizó Macri, sobre la frase de Cristina Kirchner “uno no puede revolear concesiones como si fueran pares de zapatos”. El líder de PRO acusó a la mandataria de “cometer falsedades” en su discurso: dijo que hay 1196 policías custodiando el subte. Citó como fuente a Metrovías, pero desde esa empresa le dijeron a Página/12 que era una “cifra teórica”, no real. Según Metrovías, son 700. “Macri trata de confundir a la población”, contestó la ministra de Seguridad, Nilda Garré, quien insistió en que el número de federales destinados es de 250.

Poco después del accidente del tren Sarmiento, Macri anunció esta semana que suspendía el trabajo de la comisión que negocia el traspaso del subte. Como justificación, mencionó la tragedia de Once y que se retiraba la Policía Federal de los subtes, una medida que Garré había anunciado en enero. El vicepresidente Amado Boudou lo acusó de hacer un uso “miserable” de la tragedia, remarcó que los subtes son de la Ciudad y dijo que, de ser necesario, acudirían a la Corte Suprema para respaldar el acta firmada por los dos gobiernos el 3 de enero, por la que se había iniciado el traspaso.

En la carta que le envió al Gobierno, Macri interpretó que el acta era “la voluntad de ambas partes para proceder a la transferencia”. Aseguró que la Secretaría de Transporte hizo “una modificación infundada de lo acordado en el acta, que implicó el incumplimiento del pago de subsidios”. También citó una nota de Metrovías en la que se quejaba por no hacer los pagos de subsidios. Por su parte, en el kirchnerismo exhibieron facturas de los pagos puntuales hasta la actualidad. “Damos por suspendidas las tareas de la comisión creada por el acta, continuando en manos del Poder Ejecutivo nacional el contrato”, escribió Macri.

La Presidenta le contestó en el discurso inaugural, donde anunció que extendía la presencia de la Federal en el subte hasta el 1º de abril “a ver si puede organizar 240 personas en tres meses”. También recordó que Macri había prometido 15 kilómetros de subte por año y se preguntó si se creía “el alcalde de Nueva York”. El jefe de Gobierno le respondió ayer con una nueva conferencia de prensa, en la que dijo que en el discurso de CFK “hay cosas que no son verdad. Su gente le miente y le ha acercado información con la que termina engañando al resto de la población”. Aseguró que no puede aceptar la transferencia sin la aprobación de la Legislatura y que la concesión sigue en manos de Nación “y así seguirá siendo hasta que encontremos la manera, a través de un diálogo de consenso y de buena fe, para que nosotros nos hagamos cargo”.

Sus asesores entregaron a la prensa una carpeta con documentos que Macri aseguró que pensaba enviarle a la Presidenta. Uno es central para entender las pretensiones del jefe de Gobierno: se trata de una lista de 31 obras en todas las líneas, que le reclaman al gobierno nacional (desde el aire acondicionado en la C hasta 150 nuevos coches para la A). Para reclamar estas obras citan –en su mayoría– compromisos de 1999 y el decreto 1683 firmado por Néstor Kirchner en 2005. Para Macri, suman “más de mil millones de dólares” que pretende que la Nación aporte para que él se haga cargo del subte.

La Presidenta deslizó la posibilidad de que el paro del jueves haya sido un lockout pactado con Macri. El líder de PRO lo negó y dijo que fue “un lockout patronal y de la UTA, que es un gremio kirchnerista”. “No nos quiera dividir, señora Presidenta. Ya ha habido demasiada violencia en la Argentina”, dramatizó Macri, quien hizo un esfuerzo por ligar la tragedia de Once con el subte A: mencionó que en la estación Plaza Miserere se sube la gente que baja del tren. “Sería terrible que la tragedia no nos afecte”, tiró. Por último, el líder de PRO sostuvo que la ministra Garré “también le entregó información falsa a la Presidenta” sobre el número de policías en el subte y aseguró que le es imposible “destinar 1196 agentes de la Policía Metropolitana para el subte”.

Sus asesores exhibieron un cuadro con “la cantidad de policías federales al 15 de enero”, cuya suma da el número que mencionó Macri. Como fuente citaron a Metrovías. Sin embargo, la empresa le informó a este diario que ésa no es la cifra real, sino una “elaboración teórica” de cuántos policías debería haber, que le habían solicitado los macristas en el marco del traspaso. Aclararon que no era un documento que hubieran acordado difundir. Metrovías señaló que pagan a “700 policías” en cuatro turnos.

Desde el Ministerio de Seguridad, en tanto, afirmaron que la totalidad de los federales se compone de la división subterráneos (40 policías) y 210 que la empresa paga como adicionales y que son los que se ven en las estaciones. “Nuevamente, Macri intenta confundir a los ciudadanos. La Policía Federal asigna 250 efectivos a la seguridad en los subtes”, afirmó Garré. “Me indigna cuando los funcionarios reniegan de los desafíos: si el jefe de Gobierno porteño considera que es necesario un número superior de personal policial para la seguridad de los subtes, deberá asignarlo a partir del 1º de abril, cuando vence la segunda prórroga a la reasignación de efectivos federales que le concedió la Presidenta”, indicó. La ministra también planteó que dado que “la red se halla íntegramente en jurisdicción porteña, la ciudad de Buenos Aires debía asumir la seguridad”.

El jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, destacó que durante la conferencia de prensa Macri citó casi textuales conceptos escritos en los últimos días por columnistas de los diarios Clarín y La Nación. Por eso lo consideró “un mal intérprete del guión que le escribió (Héctor) Magne-tto”, CEO del Grupo Clarín.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, sostuvo que “el único servicio público que pudo construir e inaugurar Macri son las bicisendas”. “Todas las obras comprometidas por el gobierno nacional están concluidas o en ejecución”, destacó el funcionario, quien advirtió que “la conferencia de prensa parece la contestación de un chico caprichoso”.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, organizó una nueva conferencia de prensa rodeado por su gabinete.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.