EL PAíS › MAURICIO MACRI TRATA DE CAPITALIZAR EL RECHAZO DEL PRO A LA EXPROPIACION DE YPF

En plan de hacerse el más opositor

“Hay algunos que dicen representar a la oposición, pero apoyan todas las iniciativas del kirchnerismo”, afirmó el jefe de Gobierno y volvió a promocionarse como “alternativa” al oficialismo. Los demás opositores le salieron al cruce.

 Por Werner Pertot

En plan de ampliar su armado nacional, Mauricio Macri intentó dejar pegado al resto de la oposición con el Gobierno. “Hay algunos que dicen representar a la oposición, pero apoyan todas las iniciativas del kirchnerismo”, les enrostró el jefe de Gobierno, para plantearse como la verdadera alternativa en 2015. Las respuestas no tardaron en llegar. El radical Ricardo Alfonsín le pidió “que no se haga la víctima” y remarcó que el líder de PRO “está chocho” con la polarización con el oficialismo. El socialista Roy Cortina le preguntó por qué no se presentó el año pasado a presidente. El dirigente del FAP Claudio Lozano advirtió que no votó contra la expropiación de YPF por opositor, sino por noventista. Desde el kirchnerismo, Daniel Filmus le señaló la contradicción de ensalsar “el diálogo y el consenso” y luego criticar a los que dialogan.

Macri viajó a Mendoza junto con la diputada Gabriela Miche-tti y el ministro de Gobierno porteño, Emilio Monzó, que es su principal armador a nivel nacional. Allí tuvo reuniones con sus aliados del Partido Demócrata de Mendoza y con el intendente de San Rafael, Emir Félix. “El PRO es una fuerza que crece día a día porque cada vez hay más gente que ve en nosotros una alternativa frente al kirchnerismo, que es la intolerancia y la división”, afirmó Macri, que buscó posicionarse como el único opositor real después de la votación para que YPF volviera a ser controlada por el Estado. Por eso, el jefe de Gobierno dijo lamentar la actitud de los que “dicen representar a la oposición, pero terminan apoyando todas las iniciativas del kirchnerismo”. “Ser oposición significa plantear las diferencias con una visión propia”, los adoctrinó. No está muy claro cómo encajan estas declaraciones en la idea de seducir a otros sectores opositores para que lo apoyen en 2015. Entre ellos, a los radicales, que votaron la expropiación. Tampoco se entiende si es compatible con el acercamiento que Macri buscó la semana pasada con opositores porteños para que lo apoyen en la discusión sobre la basura.

Cómo no hacer amigos

Desde los otros partidos de la oposición hicieron fila para responderle. “En realidad, Macri está procurando transformarse en el único opositor. El Gobierno también está tratando de generar esa percepción en la sociedad. Y Macri, encantado. Desde la derecha, tal vez sea el más fuerte. Pero no del progresismo. Desde el progresismo hay otras posiciones que no son las del oficialismo”, afirmó Alfonsín. “El Gobierno lo quiere como adversario en 2015 y ¿cómo lo va hacer crecer? No va a ser apoyándolo, sino criticándolo. Macri está chocho con esto, que no se haga la víctima, está chocho”, advirtió el diputado radical.

“No tenemos los ojos puestos en la nuca: no pensamos que la alternativa al Gobierno sea volver a los noventa, que es lo que Macri representa. El se opuso a YPF porque siempre estuvo de acuerdo con el remate del petróleo”, planteó Claudio Lozano, dirigente del FAP. “El kirchnerismo fue funcional en las principales leyes que sacaron en la Ciudad. Hay mucho discurso público de confrontación, pero mucho más acuerdo bajo la mesa”, interpretó Lozano, quien remarcó que en el conflicto por el subte “ninguno de los dos plantea la revisión de la concesión con el Grupo Roggio”.

“Si Macri estaba tan envalentonado, ¿por qué no se presentó a presidente el año pasado como hicimos nosotros? Mucho bla bla, mucho bla bla, pero al final se refugió en la Ciudad y no propuso una alternativa nacional”, recordó el socialista Roy Cortina. “Lo que dijo es una falacia y una simplificación al mejor estilo Macri. En la visión berreta de Macri, los votos son opositores u oficialistas. Pero él no vota contra YPF por ser opositor, sino para ser consecuente con lo que planteó siempre desde la década del noventa. Nosotros votamos la expropiación de YPF por una cuestión de convicción y lo que ha sido nuestra línea política”, dijo el titular del PS porteño. Por último, consideró que “los acuerdos que tiene en la Legislatura porteña con el kirchnerismo son bochornosos. Hizo un acuerdo con Hugo Moyano cuando Moyano era bien cristinista.”

“Sobre el tema petrolero, primero dijo que no, pero después cuando se dio cuenta de que la inmensa mayoría apoyaba, dijo que tampoco tocaría YPF”, recordó el diputado de Proyecto Sur Pino Solanas. “Macri sigue demostrando su incapacidad para resolver los más elementales problemas de la Ciudad. Lo único que supo es convertir el centro de la Ciudad en un polideportivo. Ni el tránsito, ni la basura, ni el problema de los hospitales solucionó”, sentenció Solanas.

“Esto de competir a ver quién es el más opositor no me parece razonable”, consideró Adrián Pérez, de la Coalición Cívica-ARI. “No hay en la Argentina una sola oposición ni una sola forma de ver al kirchnerismo. Hay que construir una opción para la Argentina que implique poder avanzar sobre los grandes problemas de la actual gestión, pero la mirada no puede ser ‘borrón y cuenta nueva’, como plantea Macri. Hay cuestiones como la Asignación Universal por Hijo o la incorporación al sistema previsional que han sido positivas y deben continuar. La mirada de Macri está más vinculada con un planteo de casi ausencia del Estado”, estimó Pérez.

El diputado del bloque del Frente para la Victoria Jorge Rivas decidió pasar directamente gastarlo a Macri: “Es evidente que volvió a sufrir de insomnio y se fue a leer el diccionario político de Norberto Bobbio en la cuna de Antonia. Sólo así se explica que haya decidido propinarles a sus pares una clase magistral acerca de qué significa ser opositor”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.