EL PAíS › EL JEFE DE GABINETE, JUAN MANUEL ABAL MEDINA, PRESENTó SU PRIMER INFORME ANTE EL SENADO

Una defensa del modelo sin sobresaltos

Finalmente, el jefe de Gabinete hizo su presentación ayer por la tarde. Defendió el modelo y la forma en que el país viene sorteando la crisis internacional. La oposición se quejó porque no reconoció “dificultades económicas”.

 Por Miguel Jorquera

Juan Manuel Abal Medina pasó sin sobresaltos su primer informe en el Congreso como jefe de Gabinete. En la presentación de su informe ante el Senado, Abal Medida defendió el rumbo del Gobierno tras repasar en números el crecimiento económico en los nueve años de gobiernos kirchneristas y plantear en los mismos términos estos seis meses del segundo mandato de Cristina Kirchner. “Nuestro país viene soportando muy exitosamente los vaivenes terribles de la economía internacional. Con una política activa y con una Presidenta que cuida cada detalle para garantizar el trabajo y el futuro de 40 millones de argentinos”, sostuvo el jefe de Gabinete en su introducción de lo que definió –parafraseando a la Presidenta– como la etapa de “sintonía fina”. La oposición dijo luego sentirse decepcionada por lo que consideró eran “escasos” datos los que aportó en la presentación, pero por sobre todo porque el jefe de Gabinete “no admitió ninguna de las dificultades económicas que atraviesa la Argentina”.

El jefe de Gabinete ingresó a la Cámara alta y saludó en sus bancas a senadores oficialistas y opositores por igual. Se sentó acompañado de varios funcionarios del Gobierno (el secretario de Energía, Daniel Cameron; el de Transporte, Alejandro Ramos, y el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, entre otros) que ayudaron a responder el cuestionario de los senadores opositores.

“Quiero felicitar a este Senado por la sanción de las leyes como la reforma a la Carta Orgánica del Banco Central, la de identidad de género y la recuperación estatal de YPF. Un Congreso que trabaja a la altura que la sociedad reclama. También felicitar a los bloques de la oposición, que lograron contraponerse a presiones mediáticas de Clarín y el capricho de (su CEO, Héctor) Magnetto”, arrancó Abal Medina para marcar la cancha y “separar la agenda política de la mediática”. “Un editorialista menor puso en duda mi presencia aquí porque ‘tenía miedo’. ¿De qué voy a tener miedo? Estoy orgulloso de venir a defender acá un modelo exitoso”, agregó.

También pidió disculpas a los senadores por la demora en responder el record de preguntas –“589 con 1500 incisos”– en apenas “ocho días hábiles” y prometió completarlas dentro de los cinco días hábiles que le permite el reglamento legislativo. Una situación que puso en duda la presencia del jefe de Gabinete, aunque ayer por la mañana los senadores opositores privilegiaron la asistencia de Abal Medina a pesar de que las respuestas a sus preguntas llegaran apenas unas horas antes de la sesión.

Muchas de esas preguntas se repitieron ayer en el recinto. Los senadores radicales fueron los primeros en preguntar de acuerdo con la metodología elegida: preguntas por bloque a los que debía responder el ministro. Varios senadores de la UCR se repartieron el cuestionario común.

El chubutense Mario Cimedavilla planteó “qué va a pasar con el mercado de combustibles que no opera con YPF; qué volumen de gas licuado se va a importar en 2012 y cuando entra en funcionamiento Atucha 2”, sumó el santacruceño Alfredo Martínez. El mendocino Ernesto Sanz se concentró en temas como educación, justicia y abastecimiento de combustibles. El jujeño Gerardo Morales preguntó “quiénes son los dueños de Ciccone y Boldt”, y si las garantías de TBA alcanzan para hacer frente a la demanda por las 51 muertes en Once. También sobre las dificultades para acceder a los dólares.

“La moneda de Argentina es el peso y no el dólar. No queremos llevar adelante un proceso de dolarización de la economía. Por qué hay que vender las propiedades en dólares si el propietario pagó la construcción de la casa en pesos”, respondió Abal Medina sobre las dificultades señaladas para acceder a la divisa norteamericana. “Es un problema cultural”, continuó el ministro para señalar que la Argentina “es el segundo país del mundo con mayor circulación de billetes en dólares: 1300 por habitantes”. “Como el resto de los países, debemos usar esas divisas para intercambio con el exterior”, concluyó.

También respondió que no había contrato con Ciccone para la impresión de billetes. “Los billetes se empiezan y son terminados siempre por la Casa de la Moneda”, sostuvo antes de cerrarles el paso a otras cuestiones vinculadas al tema: “No quiero perder el tiempo de ustedes en operaciones mediáticas del Grupo Clarín”.

Sobre YPF dijo que todo marchaba de acuerdo con la ley de expropiación, que el valor de la indemnización lo fijará el Tribunal Nacional de Tasación y que el plan integral de la compañía se “conocerá en los próximos días”. Abal Medina también afirmó que existe un plan de abastecimiento de gas, que incluye las exportaciones, de 23 mil millones de metros cúbicos por día, y que la planta de energía nuclear Atucha 2 “estará concluida y en funcionamiento antes de fin de año”.

Sobre la tragedia de Once dijo que la que tiene definir la situación de TBA es la Justicia y que la compañía tiene las garantías requeridas en el contrato de concesión, además de defender la inversión del gobierno nacional en materia ferroviaria, cuyo déficit “viene desde hace más de cinco décadas”.

Ninguno de los principales referentes del peronismo disidente tomó la palabra. El sanjuanino Roberto Basualdo planteó la baja de competitividad de la economía regional de su provincia y la chubutense Graciela Di Perna se mostró preocupada por la producción petrolera en su distrito. El pampeano Carlos Verna preguntó por la deuda de la Nación con su provincia. El ministro recordó la baja a las retenciones de la uva en medio de las dificultades con Brasil por las importaciones a ese país que “se están conversando”. Abal Medina también argumentó que la coparticipación con las provincias creció en estos últimos meses, defendió el plan de desendeudamiento con que el Gobierno benefició a los Estados provinciales y prometió verificar la situación de La Pampa.

En los cierres, la mayoría de los bloques opositores se mostraron “decepcionados” por las respuestas del ministro. “En medio del auge económico de este gobierno los jefes de Gabinete repasaban los números macroeconómicos. Pero Abal Medina hace lo mismo sobre los últimos nueve años y no reconoce que los tres pilares de este modelo: los superávit fiscal y de la balanza comercial, así como el tipo de cambio competitivo disminuyeron considerablemente y no lo reconocen”, sostuvo el radical mendocino Sanz, sintetizando el malhumor de la oposición.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, se presentó junto a otros funcionarios, como el secretario de Energía y el de Transporte.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.