DEPORTES › OPINIóN

Que no sea en soledad

 Por Diego Bonadeo

Prácticamente desde nunca, la violencia de cualquier orden que distraídos, malinformados o cínicos le han venido atribuyendo al juego ha tenido relación directa justamente con el fútbol-juego.

Sin ir más lejos, sucedió veintiséis años atrás cuando, con la connivencia de Grondona, Bilardo y tantos más de los más diversos estamentos, las barras bravas se “internacionalizaron” para el Mundial de México, nada tenía que ver con cuestiones lúdicas o reglamentarias. La cuestión pasaba embrionariamente por lo de hoy. O sea, dinero, poder, manejo de prebendas otorgadas graciosamente por las dirigencias deportivas o políticas de turno.

Y la cruzada que por ahora lamentablemente en soledad emprendida por quienes se reunieron en Avellaneda –y no solamente hinchas de Independiente– en respaldo de Javier Cantero, las tibias expresiones de deseos de otros dirigentes, tanto deportivos como políticos, o la actitud cuasi contemplativa del Coprosede, muy poco se compadecen con las luchas por el adecentamiento del entorno del fútbol que llevan adelante, por caso, la entrañable ONG Salvemos al Fútbol. Es que no dejan de ser, una vez más, fulbito para la tribuna.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.