EL PAíS › OPINION

Con toda la energía en Sudamérica

 Por Martín Granovsky

El presidente venezolano y candidato a la reelección Hugo Chávez dijo que estará presente el 31 de julio en Brasil cuando se formalice la entrada de su país como socio pleno del Mercosur. Con elecciones el 7 de octubre, un Chávez con cáncer necesita mostrarse todo lo activo que el físico le permita para dejar el menor espacio posible al principal candidato opositor, Henrique Capriles. Según informó Consultores Venezolanos de Opinión Pública, el 61,9 por ciento votará por Chávez. La consultora Interlaces indicó a fines de junio que Chávez tenía el 52 por ciento de intención de voto contra el 31 de Capriles. En cambio la empresa Consultores 21 da un empate técnico, con Chávez en un 45,9 y Capriles en un 45,8 por ciento. Es verdad que otra encuesta da 55,4 a Capriles y 44,96 a Chávez, pero se trata de preguntas formuladas a sus clientes por Choferes de Camionetas Negras, una rama de Taxis de Venezuela. Pero acaso los resultados deban poner feliz a Chávez por su 44,96 por ciento. El universo abarca a la clase media alta, porque las camionetas negras son las que trasladan pasajeros desde y hacia el aeropuerto.

Naturalmente, las elecciones de octubre no figuraron de modo explícito en el anuncio de Chávez sobre el viaje a Brasil. “Es una maravilla, una bendición la incorporación de Venezuela, y el Mercosur se abre al Caribe. El bloque tendrá una de las mayores reservas de gas, petróleo y de agua de todo el continente. La integración y el fortalecimiento del Mercosur que había entrado en un proceso de debilitamiento peligroso es una ganancia para todos.”

Aunque Bolivia no es miembro pleno del Mercosur, la integración energética es una de las claves de Sudamérica. Ayer mismo el gas le puso el tono a la visita de la Presidenta a Cochabamba. “Van a ser casi 6.000.000 de metros cúbicos más entre 2012 y 2013”, recordó el ministro de Planificación Julio De Vido. “La Argentina va a ser demandante en forma creciente del gas boliviano, hasta llegar a ese volumen de 27.700.000 de los que habló la Presidenta.”

La incorporación de Venezuela como miembro pleno fue acordada por los gobiernos de la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en 2006. Nunca se concretó porque de las ocho cámaras legislativas, una, el Senado paraguayo, jamás votó la ratificación, en una virtual bolilla negra a la entrada de Venezuela. En su última cumbre en Mendoza, el 29 de junio, los presidentes Cristina Fernández de Kirchner, Dilma Rousseff y Pepe Mujica acordaron la suspensión de Paraguay de las reuniones de alto nivel en castigo por la destitución del presidente Fernando Lugo. También quedaron en que Venezuela se integraría plenamente. La letra jurídica más precisa del arreglo todavía está bajo negociación entre las tres cancillerías.

De los tres países en pleno uso de sus derechos, el caso de Venezuela hizo más ruido en Uruguay. Danilo Astori, vicepresidente de Mujica y ex ministro de Economía de Tabaré Vázquez, el presidente frenteamplista del período 2005-2010, escribió una columna en el portal Uypress. Opinó que “el retroceso más grande y más grave que ha sufrido el Mercosur en toda su compleja historia es que ahora la única institucionalidad válida no es la de los tratados, no es la de los mecanismos que nos protegen a todos, y requirieron largas y trabajosas negociaciones”, sino que “ahora dependemos de las decisiones de los presidentes de los países”. Al replicar el argumento de la herida grave Mujica dijo que “no es nada letal”. Añadió: “Letal es como estábamos antes. Hace 20 años que decimos que el Mercosur no marcha y si no marcha hay que cambiarlo. ¿Queremos un Mercosur para seguirlo criticando? No”.

De todas maneras, tal como informó ayer este diario, la discusión central de Uruguay en estos días no es Venezuela sino Pluna. Mujica decidió cerrar la compañía por la catástrofe presupuestaria. Astori reconoció en carta pública que se equivocó, como ministro de Tabaré, cuando para salvar Pluna después de “una desastrosa gestión de Varig” permitió la asociación del Estado con Leadgate, un fondo presidido por el financista argentino Matías Campiani. En una carta abierta, Astori aprovechó el momento para mostrar la homogeneidad del Frente Amplio versus la oposición blanca y colorada. “Sobre mis compañeros, encabezados por el presidente Mujica y los ministros Pintado y Lorenzo, quiero decir que me enorgullece compartir con ellos la tarea de gobernar y de hacer política”, escribió. Enrique Pintado es ministro de Transporte y Obras Públicas. Fernando Lorenzo es el ministro de Economía.

Con el ruido en Uruguay aquietado por ruidos mayores, el proceso de entrada de Venezuela cuenta con un marco fluido. El ex vicecanciller de Lula y ex director del Mercosur, Samuel Pinheiro Guimaraes, escribió en el portal Carta Maior que “el ingreso de Venezuela al Mercosur tendría cuatro consecuencias: dificultar la ‘remoción’ del presidente Chávez a través de un golpe de Estado; impedir la eventual reincorporación de Venezuela y de su enorme potencial económico y energético a la economía norteamericana; fortalecer el Mercosur y tornarlo todavía más atrayente para la adhesión de otros países de América del Sur; dificultar el permanente proyecto estadounidense de creación de un área de libre comercio en América latina, ahora por la eventual ‘fusión’ de los acuerdos bilaterales de comercio, de los cuales el acuerdo de la Alianza del Pacífico es un ejemplo”. Esa alianza une a México, Colombia, Perú (lo firmó Alan García antes de la asunción de Ollanta Humala) y Chile. Los cuatro países tienen acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.