DEPORTES › OPINIóN

El fútbol, en descomposición

 Por Diego Bonadeo

No solamente es el caso casi límite de San Lorenzo de Almagro. En general y casi sin excepciones, el fútbol argentino está en descomposición, por más que los vendedores de humo hagan referencia a la pasión, al dramatismo, al “fútbol grande” y a otros atributos que no son, cuando hay referencias a los torneos y en especial a sus definiciones.

Lo de San Lorenzo gana las agendas porque su debacle institucional, económico-financiera, cultural y deportiva está entornada por escándalos diversos. Desde la inveterada costumbre del entrenador Caruso de llamar la atención, a favor de la también inveterada costumbre de la gran mayoría de los pseudocomunicadores que le rinden pleitesía para su discurso berreta, con minutos de radio y televisión, y fotografías y páginas en los medios gráficos, hasta la avanzada de hinchas sobre una comisión directiva – corresponsable con gestiones anteriores– de un sinnúmero de desaguisados, de los que nadie parece hacerse cargo.

No demasiado diferente, aunque más disimulada, es la situación en casi todos los demás clubes, que deben fortunas, que siguen bancando a los barrabravas, que transan con intermediarios, que compran y venden jugadores no para mejorar el juego, sino los bolsillos de sus pseudodirigentes, entre otras delicias.

Mientras tanto, una organización que no puede menos que considerarse fantasma, vaya uno a saber con qué parámetros, ubica a la liga de nuestro país como la segunda del mundo.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.