EL PAíS › LA CONSULTORA IBAROMETRO CONSULTO A LOS JOVENES SOBRE EL VOTO A PARTIR DE LOS 16 AÑOS

Dicho por los protagonistas

Casi la mitad de los encuestados se pronunció a favor de que se les permita votar y el 58 por ciento dijo que votaría en el caso de que pudiera hacerlo. El sondeo da cuenta del interés de la juventud por la política.

 Por Nora Veiras

Los adultos proponen o se oponen a la inclusión de los jóvenes a partir de los 16 años al universo de electores. La sola posibilidad desató una avalancha de prejuicios. Aparecieron los temores por una vanguardia militante que volcará el resultado en beneficio del oficialismo. Otros plantearon reparos por la inmadurez de los chicos. Ibarómetro optó por consultar a los directamente involucrados. Nada mejor que la información para desactivar prejuicios: un 64 por ciento de los jóvenes de 15 a 17 años dijo haber discutido del tema con sus amigos, un 47 por ciento se pronunció a favor del permiso para votar y un 41 por ciento en contra mientras un 58 por ciento dijo que iría a votar si pudiera hacerlo, un 31 por ciento no iría y un 11 por ciento no sabe.

Ignacio Ramírez, sociólogo y director de Ibarómetro, explicó que “la generalización de los derechos políticos no descansa sobre la idea de ‘calidad del voto’ –lo cual inevitablemente conduce a posturas elitistas– sino sobre la premisa de la igualación de oportunidades para intervenir en el destino colectivo. Muchas de las impugnaciones a la iniciativa recorren caminos argumentales transitados por aquellos que en su momento se oponían al voto femenino: por entonces se sostenía que las mujeres eran más ‘emocionales’ y por tanto influenciables”.

El trabajo de la consultora que dirige Doris Capurro se realizó, entre el martes y el viernes pasado, en el Area Metropolitana de Buenos Aires (Ciudad de Buenos Aires, primero y segundo cordón del Conurbano) por llamados a teléfonos fijos a quinientos jóvenes de 15 a 17 años mediante cuestionarios de preguntas cerradas. El objetivo fue ver las primeras reacciones ante un debate impulsado desde la política. “Es un punto de partida, se ha iniciado un proceso de formación de opinión que irá variando a medida que aumente el debate. Se trata de ver qué pasa con la ley que promueve el voto optativo a partir de los 16 y ahondar en qué pasa con el vínculo entre los chicos y la política”, comentó Ramírez.

Ante la pregunta “¿Qué tan interesado estás en la política?”, casi un 42 por ciento respondió “mucho” y “bastante”, un 28,8 dijo que “poco” y un 23,4 confesó no tener ningún interés. “Es un universo lleno de matices y contrastes, hay una mitad más impregnada con la política y una mitad más ajena. Puesto en perspectiva, alrededor de un 40 por ciento declara estar interesado. Esa misma pregunta al conjunto de la población arrojó un 50 por ciento, mientras que en 2010 era solo del 30 por ciento. Un 40 por ciento es un umbral más que interesante”, explicó el director de Ibarómetro.

Al ser consultados por “¿Dónde surgió tu interés por la política?”, un 62 por ciento dijo “De lo que está pasando en el país”, un 15 por ciento “De mis padres”, un 11,4 por ciento “Del colegio” y apenas un 3,3 por ciento “De mis amigos”. Ramírez comentó que tradicionalmente la fuente del interés por el debate político era el hogar, los padres, incluso el colegio, en cambio “ahora lo que está politizando a los chicos es el contexto político, un ecosistema cultural que transita la Argentina, en el que el principal arquitecto es la propia agenda kirchnerista que politiza e inaugura debates que implican asumir un punto de vista”.

La frecuencia con la que las charlas políticas motivan a los más jóvenes da cuenta también de ese clima social de mayor discusión. El 66,5 por ciento dice que se habla de política en su casa siempre o algunas veces, un 52,9 por ciento confiesa que charla con amigos y en el colegio con mucha asiduidad sobre este tema. En el caso de las redes sociales, un 51 por ciento comentó que rara vez o nunca plantea temas políticos en ese soporte, mientras un 46,8 por ciento dijo que lo hace habitualmente.

El 57,3 por ciento de los jóvenes de 15 a 17 años consideró que “si pudieran votar, los políticos escucharían más sus demandas y necesidades”, y un 53,5 dijo que ellos “estarían más comprometidos con lo que ocurre en el país. Sobre la inmadurez para ejercer una elección de gobernantes, el 48,6 por ciento se mostró en desacuerdo con el argumento, un 40,7, de acuerdo y un 10,7 por ciento dijo no saber.

La semana pasada despuntó la discusión en el Senado sobre el proyecto de Aníbal Fernández y Elena Corregido. La iniciativa está lejos de agotarse en la realidad argentina. Ramírez precisó que “el debate en torno del piso etario del voto ha brotado en el seno de muchas democracias: se está discutiendo en Chile, Inglaterra, Bolivia, entre otros escenarios. Seguramente el tema alcance pronto a otros países, ya que como sostuvo el sociólogo británico Thomas H. Marshall, la ‘ciudadanía’ es una institución en desarrollo, cuya evolución histórica se mueve a favor de una mayor profundidad”.

El primer sondeo de opinión sobre el pensamiento de los jóvenes acerca de la posibilidad de elegir a sus gobernantes muestra que la idea los interpela, no les es indiferente. Muestra también que la heterogeneidad de opiniones prima en un terreno donde el significado del voto y la construcción de ciudadanía son tomados con una responsabilidad que no pocos adultos desconocen. La muestra revela, para Ignacio Ramírez, “una inclinación bastante importante a la participación electoral. No es un universo de espaldas, ajeno a discusiones que se están dando. No hay que imaginarlos como un universo de militantes apasionados por la política. Ni tanto ni tan poco”.


¿A favor o en contra?

Fuente: Ibarómetro

Si pudiera, ¿votaría?

Fuente: Ibarómetro

Interés por la política

Fuente: Ibarómetro

El origen del interés por la política

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.