EL PAíS › OPINION

Duros como Roccas

 Por Horacio Verbitsky

Una curiosidad del debate suscitado por Paolo Rocca es que nadie parece reparar en la falsedad de los datos en que se basa. El miércoles 5, al informar sobre el discurso del jefe de la transnacional italiana en la Academia de Ingeniería, Clarín le atribuyó haber dicho que el país había perdido competitividad porque “el costo de un obrero industrial en la Argentina es de 24 dólares por hora, contra 12 dólares en México y 9 dólares en Brasil”. Antes de que el propio Rocca desmintiera la versión de Clarín, el viernes 7 el ingenioso columnista Carlos Pagni reinterpretó en La Nación: “La mano de obra siderúrgica argentina es la más cara de la región: US$ 34 la hora-hombre, contra 16 en Brasil y 10 en México”. Sin embargo, de acuerdo con la información suministrada por un delegado paritario metalúrgico, la máxima remuneración horaria es de 35 pesos por hora, seis veces y media más que la fantasía de Clarín y cuatro veces y media por encima de la enmienda Pagni. De todos modos, el concepto de Rocca es clarísimo, y en su carta a la presidente insistió en que los costos salariales se han incrementado en la Argentina por encima de los otros países donde los italianos tienen fábricas y por encima de la devaluación, lo cual afectaría su competitividad. Como bien interpretó la presidente CFK: “¿Querrán salarios de trabajadores a un tercio o a la mitad de los que tienen ahora? Nosotros defendemos el poder adquisitivo de los trabajadores”. En la respuesta a Rocca, seca pero cordial, la presidente usó la aclaración de su interlocutor para centrar la crítica en Clarín. Es válido en este caso, pero no refleja la integralidad de la confrontación con los grupos económicos, de los que Techint es uno de los líderes. Lo que parecería importar a Clarín y La Nación, pero no sólo a ellos, no son los duros datos, sino el llamamiento a la batalla contra el gobierno nacional, que Pagni no disimula. Su nota se titula “Lo extraño es que no haya más quejas” y en su conclusión invita a los empresarios a leer los reproches de Churchill a Chamberlain: “Por no tener la guerra, elegimos la humillación. Pero al final tuvimos la humillación y la guerra”. Se comprende: antes del vencimiento del 7 de diciembre que ofusca a Clarín y siempre menciona Cristina, son inminentes una resolución del Ministerio de Planificación y un fallo de la Corte Suprema de Justicia que en defensa de la competencia y la igualdad ante la ley producirán sendos dolores de cabeza a Rocca y a los empleadores de Pagni.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.