EL PAíS › REUNIóN DE MINISTROS DE DEFENSA DE LAS AMéRICAS EN PUNTA DEL ESTE

Una cumbre con diferencias

El ministro Puricelli planteó el reconocimiento a la soberanía argentina en Malvinas, pero no hay consenso para incluirlo en el documento final. Resistencia en la región a posiciones de Estados Unidos en seguridad.

“En este preciso instante en que nos encontramos reunidos para trabajar en la consolidación de la paz regional, en territorio de nuestra América, usurpado ilegítimamente por el Reino Unido, se están dando inicio a ejercicios militares que prevén utilización de misiles”, advirtió ayer el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, al hablar ante la cumbre de Defensa de las Américas, que se lleva a cabo en Punta del Este. Uno de los asuntos que se debaten en el encuentro, del que participan ministros de 29 países, es la vigencia de un sistema interamericano de defensa y el reconocimiento de una zona de paz en el Atlántico Sur, pero no hay acuerdo sobre la inclusión en el documento final de alguna referencia a la soberanía argentina en las Malvinas. En tanto, el secretario de Defensa de Estados Unidos, León Panetta, sostuvo que el uso de militares en tareas de seguridad interna en algunos países americanos “no es una solución de largo plazo”.

El encuentro se extenderá hasta mañana y participan 29 de los 34 países del continente. Dado que todavía falta consenso para incluir la propuesta argentina en la declaración final, Puricelli aprovechó su discurso para defender su postura oficial, que rápidamente obtuvo el respaldo de países como Brasil y Uruguay. “Existe un grupo de países que no quieren que este tema sea tenido en cuenta para que forme parte de una declaración final”, reveló en conferencia de prensa el viceministro de Defensa uruguayo, Jorge Menéndez, vocero del encuentro que se realiza a puertas cerradas y en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.

La circunstancia viene a repetir lo sucedido en abril pasado, durante la Cumbre de las Américas realizada en Cartagena de Indias, en la que Estados Unidos y Canadá –de estrecha relación con el Reino Unido– se opusieron a la inclusión. Por ésa y otras diferencias, la Cumbre terminó sin declaración final. Ayer, Menéndez aclaró que eso no se repetirá porque se emitirá un documento que “reflejará consensos o resoluciones por mayoría”, en caso de que en algún tema no se pongan de acuerdo todos los países.

Había expectativa por las posiciones que planteara Panetta, quien le dedicó sólo un día al encuentro en Uruguay, dado que priorizó asistir a una conferencia de la OTAN. En el marco de la doctrina de las nuevas amenazas, Estados Unidos busca imponer que las fuerzas armadas puedan participar en cuestiones de seguridad interna, en un continente escaldado por las dictaduras militares que asolaron la región. Pero Panetta no quiso avivar la llama. “En los asuntos de defensa y seguridad, Estados Unidos reconoce que a veces es difícil determinar si las amenazas transnacionales que pueden amenazar la paz y la estabilidad son asuntos de defensa o de mantenimiento del orden interno”, indicó.

En su intervención, difundida a través de la web de la Secretaría de Defensa estadounidense y a la que no tuvo acceso directo la prensa, Panetta agregó que “para ser claros, el uso de militares” para esas tareas “no puede ser una solución de largo plazo”. “Sin embargo, como socios, Estados Unidos hará lo que pueda para compensar las diferencias de capacidad” entre las fuerzas armadas y las que se dedican a la seguridad interna, siempre con el compromiso de hacerlo con “respeto a los derechos humanos y a las competencias de las autoridades civiles”.

Más temprano, el ministro de Defensa uruguayo y presidente de la conferencia, Eleuterio Fernández Huidobro, cuestionó la vigencia de la Junta Interamericana de Defensa (JID), que cumplió 70 años de vida, indicando que “está vieja”. También una iniciativa chilena para generar un mecanismo para coordinar la asistencia humanitaria en caso de conflictos, respaldada por Estados Unidos, corría riesgo de naufragar. El plan chocó con la oposición de Brasil, quien se manifestó a favor de coordinar mejor, pero no de crear “un sistema único unificado”, según definió el ministro de Defensa Celso Amorim.

Compartir: 

Twitter
 

Los ministros de Defensa se reúnen desde ayer hasta mañana en el Hotel Conrad en Punta del Este.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.