EL PAIS › SIGUE EL CONFLICTO EN EL SUBTE Y HOY TAMBIEN HABRA MEDIDAS DE FUERZA

Otro día de paros rotativos

La protesta será igual que ayer: las seis líneas van a parar durante tres horas de manera escalonada y también se levantarán molinetes. Los metrodelegados decidieron la continuidad de la huelga porque ni Metrovías ni el gobierno porteño los convocaron a negociar.

 Por Laura Vales

Hoy volverá a haber paros rotativos en el subte. Los metrodelegados anunciaron que continuarán con la medida al finalizar un primer día de protesta en el que no fueron llamados a negociar por Metrovías ni por la Subsecretaría de Trabajo porteña. Las seis líneas van a turnarse para suspender los servicios por tres horas. También serán levantados los molinetes en algunas estaciones y cabeceras. Así, la huelga no afectará tanto a los pasajeros, a los que por otra parte se permitirá viajar gratis.

El conflicto se desató en medio de una ofensiva del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, contra la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) y tiene varios ingredientes. Uno es una cláusula abusiva que apareció en el acuerdo paritario de Metrovías con la Unión Tranviarios Automotor, por la cual a todos los trabajadores se les descontará el uno por ciento del sueldo para dárselo a la UTA, el sindicato del que un gran número de empleados se desafilió por sentir que no los representaba. Otra es que por el mismo acuerdo, firmado con el aval de la Ciudad, los trabajadores que ya habían cobrado una suma fija en compensación por días que les habían descontado por el paro anterior, ahora deberán devolverlo.

También generó irritación el hecho de que el acuerdo se firmó ignorando a la Asociación Gremial. Si bien la UTA, por tener la personería gremial, es el sindicato habilitado a firmar la paritaria, hace años que de hecho también se hace participar en las negociaciones a los metrodelegados por su representatividad dentro del subte. En esta oportunidad ellos fueron convocados a la paritaria, pero el miércoles, en la reunión en la que se suponía iban a cerrar su acuerdo, se encontraron con el acta firmada con la UTA y los puntos que los perjudicaban directamente.

Y además está el proyecto de ley para el traspaso del subte que Macri envió a la Legislatura, en el que plantea que se declare como servicio esencial al subte, lo que limitaría el derecho de huelga, ya que obligaría a los trabajadores a garantizar, en caso de conflicto, el 90 por ciento de los viajes en horas pico y el 60 por ciento en las horas valle.

En este marco, ayer Macri habló sobre el conflicto y pidió paciencia hasta que se haga cargo de la red, como si parte del problema no fuera la embestida que él lanzó contra el gremio. “Si la Legislatura aprueba la ley que hemos enviado, la Ciudad va a hacerse cargo de controlar lo que haga el concesionario, en este caso Metrovías o con quien sigamos. Mientras tanto, debería, por parte de los metrodelegados, existir esa flexibilidad que le pedimos a todo el mundo en esta convivencia diaria en la ciudad de Buenos Aires”, declaró.

También salió al cruce de la Asociación Gremial y la acusó de “faltar el respeto” a los pasajeros. “El subte es de la gente y no de los metrodelegados”, advirtió.

Los paros de hoy seguirán el siguiente cronograma:

- La línea C no funcionará entre las 5 y las 8 horas.
- La E para entre las 8 y las 11.
- La B entre las 11 y las 14.
- La H entre las 14 y las 17.
- La A entre las 17 y las 20.
- La D entre las 20 y las 23.

Los paros de tres horas por línea son una modalidad nueva en la historia de los conflictos gremiales en el subte. La Asociación Gremial la implementó como un modo de lograr visibilidad en los medios sin afectar tanto a los pasajeros. La lectura que hacen en el gremio es que el acuerdo firmado entre la UTA y Metrovías, con el aval de la Ciudad, está en la misma sintonía que el proyecto de ley de Macri para el traspaso del subte. Para poder imponer esa ley, que recorta el derecho de huelga y habilita la posibilidad de subir nuevamente el boleto sin audiencia previa –una ley que remite a los ’90–, necesita un sindicato que pueda entregar dócilmente los derechos adquiridos en la última década por los metrodelegados, y en lo posible licuar la nueva organización gremial. A modo de ejemplo, los metrodelegados consiguieron reducir la jornada laboral a 6 horas por trabajo insalubre (el PRO tiene la intención de volver a extenderla a 8 horas) y en épocas recientes frenó la instalación de máquinas expendedoras de boletos. “Nosotros estamos siendo muy cuidadosos con el paro porque creemos que Macri busca forzarnos a salir a hacer medidas de fuerza, para después instalar en la sociedad la idea de que somos salvajes y que es necesario limitar el derecho de huelga”, señaló en ese sentido Enrique Rositto, secretario de Prensa del gremio.

El proyecto de ley para el traspaso comenzará a ser analizado hoy en la Legislatura, por un plenario de las comisiones de Obras y Servicios Públicos, y Presupuesto y Hacienda a la que asistirán funcionarios porteños. La idea es que llegue al recinto para ser votado el próximo 13 de diciembre. El PRO necesita 30 votos para aprobarlo. Los que están en el tema aseguran que está cerca de ese número, ya que le faltaría sumar sólo dos legisladores.

Compartir: 

Twitter
 

Macri acusó a los metrodelegados de “faltarle el respeto” a la gente.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared