EL PAIS › LA CASA ROSADA ANUNCIO ANOCHE QUE CRISTINA KIRCHNER NO VIAJARA A LIMA POR UN CUADRO DE LUMBALGIA

Cumbre de Unasur con mal de ausencias

La falta de la Presidenta argentina se suma a las anticipadas por Dilma Rousseff, Hugo Chávez y Evo Morales. En su lugar viajará Boudou. Los cancilleres discutieron ayer la agenda, con Paraguay como tema central.

 Por Nora Veiras

Desde Lima

Los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) estuvieron ayer reunidos durante toda la jornada debatiendo el documento que aprobarán hoy los presidentes de la región. El informe sobre la suspensión de Paraguay como miembro pleno del bloque regional a raíz de la destitución de Fernando Lugo es uno de los temas centrales de la cumbre. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner le había anticipado a su par peruano, Ollanta Humala, que plantearía la necesidad de consolidar un frente común ante el “colonialismo judicial” demostrado por los fallos favorables que obtuvieron fondos buitre contra la Argentina. El criterio es que esa operatoria es una espada de Damocles que pende sobre las políticas soberanas de todo país que contraríen las reglas del capital financiero internacional. Pero el encargado del señalamiento será ahora el vicepresidente Amado Boudou: anoche se confirmó que la Presidenta suspendía el viaje por un cuadro de lumbalgia (ver recuadro). La ausencia de CFK sumada a la de Dilma Rousseff, Hugo Chávez y Evo Morales transformó a última hora el pleno de la Unasur en un encuentro desgajado.

En el hotel suizo del coqueto barrio San Isidro las vallas y controles de seguridad prenunciaban el hermetismo del encuentro de cancilleres. El celo superó esta vez todo lo previsible: la inmensa sala de prensa internacional sirvió para ver, por un rato, la imagen muda del plenario de ministros. El audio sólo fue habilitado al principio para que el canciller peruano Rafael Roncagliolo diera la bienvenida a sus pares de la Unasur. “Estamos viviendo la hora de América latina. La crisis esta vez nos encuentra unidos y con una visión clara y determinada sobre nuestro camino y destino común”, destacó antes de abrir la rueda de debate. Pasado el mediodía, los cancilleres se levantaron para retratarse en la tradicional foto del cónclave y tras un rápido almuerzo retornaron a las deliberaciones.

El ánimo de confraternidad fue sacudido por la decisión de Colombia de denunciar el Pacto de Bogotá y dejar así de someterse al arbitrio de la Corte Internacional de La Haya para dirimir un conflicto limítrofe con Nicaragua. El gabinete del presidente Juan Manuel Santos anunció el cambio de criterio tras conocerse el fallo que implica para su país la pérdida de 70 mil kilómetros cuadrados de mar Caribe. “Los límites entre los Estados deben ser fijados por los propios Estados”, dijo Santos. Si bien Nicaragua no forma parte de la Unasur, dos miembros de este bloque, Perú y Chile, empiezan el lunes a tratar en ese tribunal un conflicto limítrofe en el mar. Ante el revuelo causado por el volantazo colombiano, ministros de Sebastián Piñera y de Ollanta Humala se encargaron de asegurar que aceptarán el veredicto de La Haya. Los testimonios, sin embargo, no alcanzaron para conjurar la ola de rumores en los pasillos sobre qué hará cada país si le resulta insatisfactoria la definición de los límites marítimos.

Vientos andinos

Mientras los cancilleres analizaban el informe sobre la situación en Paraguay desde que asumió la presidencia Federico Franco, los limeños estaban obsesionados por otro rumor: el peligro de un tsunami. La Armada de Guerra, encargada de los informes sísmicos y meteorológicos, sacó un comunicado a media tarde despejando los temores de que el fuerte viento y la retirada del Pacífico prenunciaran algún riesgo de terremoto en el mar.

El Grupo de Alto Nivel coordinado por Salomón Lerner, ex presidente del Consejo de Ministros del Perú, e integrado por Arturo Fermendois (Chile), Lorena Escudero (Ecuador), Glenn Alvares (Surinam) y Rodolfo Mattarolo (Argentina), visitó Paraguay y no fue recibido por Franco. Tras el juicio político exprés que desplazó a Lugo del poder, la Unasur suspendió a Paraguay y dispuso una investigación in situ para definir la actitud del bloque ante lo que la mayoría de los países –enfáticamente Argentina– consideró un golpe de Estado encubierto en mecanismos institucionales. El desplante de Franco agudizó las críticas del bloque. El plenario de mandatarios será el encargado de dar a conocer hoy qué actitud se tomará ante el llamado a elecciones de Franco y cuál será el planteo por la situación de Lugo.

Anoche, el protocolo de Humala estaba pendiente de la cena en honor a los presidentes José “Pepe” Mujica (Uruguay), Rafael Correa (Ecuador), Sebastián Piñera (Chile), Donald Ramotar (Guyana), Desiré Delano Bouterse (Surinam) y Juan Manuel Santos (Colombia). Cristina Kirchner será representada por el vicepresidente Boudou, quien llegará a tiempo para el plenario de esta mañana. Dilma Rousseff (Brasil), Hugo Chávez (Venezuela) y Evo Morales (Bolivia) habían confirmado que, por distintas razones de agenda o de salud, no asistirían a la cumbre.

Como antesala del pleno de mandatarios deliberó en Lima la IV Reunión Ordinaria del Consejo de Defensa Suramericano (SDS), que ratificó a la región como zona de paz y avanzó en la necesidad de transparentar los gastos para defensa y afianzar así la confianza recíproca. El derrotero común de un frente regional que actuó como instrumento idóneo para desarticular un intento de golpe de Estado en Bolivia y una guerra entre Colombia y Venezuela cimenta la corta historia de la unidad regional. La ausencia de cuatro de los once países miembro en Lima alimentó rumores sobre desavenencias coyunturales.

Compartir: 

Twitter
 

Los cancilleres de la Unasur deliberaron ayer en Perú a micrófono cerrado.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared