EL PAIS › RENUNCIO EL JUEZ FEDERAL DE LA PLATA ARNALDO CORAZZA

Con cuestionamientos y problemas de salud

 Por Adriana Meyer

Desde 1995 hasta ayer ocupó uno de los tres juzgados federales de La Plata. Arnaldo Corazza anunció en su cuenta personal de la red Facebook que dio inicio a los trámites para jubilarse. En su entorno comentaron que siente que “ya no tiene más para dar, que es el fin de un ciclo” y precisaron que, además, se suman su cansancio y ciertos recientes problemas de salud. Corazza tramitó centenares de causas por delitos de lesa humanidad, entre ellas la que obtuvo reciente sentencia en juicio oral por los crímenes cometidos en los centros clandestinos del circuito Camps durante la dictadura, pero además fue el primer juez que investigó la desaparición del testigo y sobreviviente Jorge Julio López. Quienes lo conocen afirmaron a Página/12 que fue el expediente en el que más trabajó en su vida. “No lo debo haber hecho bien porque esa causa fue un fracaso, no descubrí nada”, dicen que dijo Corazza.

Aficionado al cine, el casi ex juez vuelca sus opiniones sobre los films en un blog. Y también eligió la red de redes para dar a conocer su alejamiento de la Justicia, por factores personales y profesionales. El año pasado las Abuelas de Plaza de Mayo pidieron su juicio político por la demora en el trámite de varias causas que estaban en su despacho. En el mismo sentido, la Secretaría de Derechos Humanos y el colectivo Justicia Ya!, a quienes luego se sumó la fiscalía especial sobre delitos de lesa humanidad, le habían hecho un planteo de queja por retardo de justicia. Además, el Tribunal Federal 1, en su reciente sentencia por el circuito Camps, manifestó duros cuestionamientos a su desempeño.

Corazza afirmaba que la ingeniería jurídica de estos juicios “nació mal desde el inicio”, cuando comenzaron a lloverle expedientes de otras jurisdicciones que se acumulaban por conexidad. El juez solía decir que con siete personas no se pueden llevar “200 procesos muy complejos”, ni aun extendiendo el horario, y expresaba su frustración ante esta situación por la cual fue duramente criticado por los organismos de derechos humanos. “No puedo ofrecer más resultados”, les decía. En una oportunidad le había dicho a Adriana Calvo que “a este paso los juicios iban a llegar hasta 2040”, lo que provocó el enojo de la fallecida luchadora social. Durante el escrache que le hicieron el año pasado, aparecían en cartulinas varias de sus frases, “no tengo personal”, “estoy con otra causa”, “me van a infartar”, “no soy Superman”.

Corazza estaba fatigado de viajar todos los días a La Plata, dado que vive en Parque Patricios. Pero el punto de inflexión fue un pico diabético que sufrió hace pocos meses, y por el cual ahora debe realizar actividad física con cierta dedicación. Un abogado que lo frecuentaba comentó ayer que quienes van a extrañarlo son los presos e imputados en causas por delitos comunes, dadas algunas de sus posiciones garantistas.

Compartir: 

Twitter
 

El ahora ex juez Arnaldo Corazza.
Imagen: Gentileza diario Hoy de La Plata
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared