EL PAíS › POR QUé SE PRODUJO LA LLUVIA QUE DESENCADENó UNA DE LAS PEORES TRAGEDIAS EN LA CAPITAL BONAERENSE

Record histórico para la ciudad de La Plata

El agua caída en un día fue más del doble que el promedio de todo el mes. El Servicio Meteorológico contabilizó 181 milímetros. La Universidad de La Plata, 300. Las causas obedecen a un gran acontecimiento que abarca dos océanos, el Pacífico y el Atlántico.

“En un día, en La Plata llovió el doble que el promedio para este mes”, destacó un meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), refiriéndose a los 181 milímetros que cayeron entre la mañana del martes y la del miércoles. Según un informe aportado por otro integrante de ese organismo, la lluvia caída podría ser la mayor de la historia en esa ciudad, seguida por un episodio de 155 milímetros, en 1980. En todo caso los meteorólogos coinciden en que fue un fenómeno “extremadamente raro”. En rigor, los 181 milímetros no definen un promedio: son el registro puntual del Observatorio Central del SMN en La Plata, y no contradicen otras mediciones, provenientes de la universidad platense, que rondarían los 300 milímetros de agua caída. Las causas obedecen a un vasto acontecimiento que abarca dos océanos: un sistema de baja presión a gran altura, nacido en la costa de Chile y que pasó por encima la cordillera, se encontró con un sistema de alta presión que aportó humedad desde el Atlántico y el Río de la Plata. Pero lo que empeoró todo fue que el sistema meteorológico resultante “es extremadamente lento, lo cual hizo que lloviera torrencialmente durante muchas horas en los mismos sitios”.

Ricardo Vidal, meteorólogo del SMN, explicó a este diario que “en todos los lugares oficiales de medición en la zona de La Plata, la cantidad de agua caída osciló alrededor de los 180 milímetros. En ninguno llegó a los 200. Sin embargo hay datos, ya no de este organismo, sino de la Universidad de La Plata, que indican valores superiores a los 300 milímetros. Es posible, porque estos fenómenos presentan gran variabilidad espacial: la cantidad de lluvia puede cambiar mucho entre lugares situados a corta distancia”. Los 181 milímetros se anotaron en el Observatorio Meteorológico ubicado en el aeropuerto platense y corresponden –de acuerdo con la metodología que usa habitualmente el Servicio Meteorológico– al agua caída entre las 9 de la mañana del martes y la misma hora del miércoles.

“Estos valores superan ampliamente el valor promedio para todo el mes de abril, que está entre 90 y 100 milímetros: casi se duplicó, en un día, lo que llueve en todo el mes”, destacó Vidal, y puntualizó que “son hechos extremadamente raros, con muy baja probabilidad de ocurrencia”.

¿Qué pudo producir un acontecimiento tan extraño? “La causa se ubica en la conjugación de dos grandes fenómenos meteorológicos –explicó Vidal–: un sistema de baja presión en altura, frente a las costas de Chile, y un sistema de alta presión en superficie, en la región pampeana argentina, que atrajo vientos húmedos desde el océano Atlántico y el Río de la Plata. El sistema de baja presión, a gran altitud, pasó por encima de la cordillera de los Andes y viene cruzando lentamente por el territorio nacional. En la noche del martes se hallaba entre la provincia de La Pampa y el centro de la provincia de Buenos Aires. Al combinarse con el aire húmedo y templado que aportó el sistema de alta presión en superficie, se generaron las lluvias.”

La peor característica del fenómeno “es que el sistema de lluvias tiene un desplazamiento muy lento –destacó Vidal–: entonces, como queda prácticamente estacionado en determinadas áreas, las precipitaciones se prolongan durante varias horas. A diferencia de las típicas tormentas de verano, que no duran más de 20 o 30 minutos, en estos casos se producen lluvias de intensidad torrencial que duran varias horas, y así el acumulado termina siendo extraordinario”.

El meteorólogo José Luis Stella, también del SMN, señaló por su parte que el fenómeno “fue algo nunca visto antes en la ciudad de La Plata. La marca máxima había sido de 155 milímetros, el 14 de mayo de 1980. Desde Semana Santa, el SMN tenía pronósticos de lluvias, pero la magnitud del fenómeno impidió que se evitaran los daños; tal vez pudieron haberse evitado algunos, pero gran parte del daño de ningún modo hubiera podido impedirse”.

Stella comentó que “sin duda, desde el año 2000 ha llovido con mayor frecuencia, tanto en el norte como en el litoral y el centro de la Argentina, pero hay mucha variabilidad estacional y espacial. Desde la segunda mitad de 2012, el promedio de lluvias creció significativamente, pero no podemos hablar de tendencia, sino de eventos extremos: uno de éstos ocurrió en 1985, cuando se produjo aquella gran inundación provocada por la caída de 300 milímetros en sólo dos días”.

¿Existen causas más generales para estos fenómenos climáticos? Vidal contestó que “diversos estudios muestran una tendencia global hacia el aumento en la frecuencia de fenómenos extremos como éste; son cada vez más habituales en los últimos años. Algunas investigaciones lo atribuyen al cambio climático global. Es cierto que hay diferencias en la comunidad científica con respecto a los orígenes de este cambio climático: para algunos puede haber influencia externa, por ejemplo cambios en la radiación solar. Pero la mayor parte de la comunidad científica en meteorología se inclina por sostener que el mayor determinante de los cambios es el llamado ‘efecto antropogénico’, es decir, la acción de los seres humanos”.

Compartir: 

Twitter
 

Los valores caídos superan ampliamente el valor promedio para todo el mes de abril, que está entre 90 y 100 milímetros.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.