EL PAíS › DISTINCIONES Y OCHO DOCTORADOS HONORIS CAUSA PARA LULA EN UN ACTO EN EL SENADO DE LA NACION

“Imaginamos una nueva integración”

El ex presidente de Brasil completó su visita al país en el Congreso frente a legisladores. Resaltó la integración regional y convocó a pensar en grande. Se reunió con rectores de siete universidades nacionales.

 Por Sebastian Abrevaya

Lula ayer en el Senado, junto al senador Daniel Filmus y el vicepresidente Amado Boudou.
Imagen: DyN.

“Una de las principales características de nuestro gobierno fue un aliado, mi querido amigo el presidente Néstor Kirchner. Junto a Hugo Chávez imaginamos un nuevo proceso de integración regional. Si hoy tenemos una Latinoamérica más unida es gracias a la obstinación y perseverancia de Kirchner.” La frase la pronunció el ex presidente de Brasil Luis Inácio Lula da Silva, durante la entrega de la mención de honor Domingo Sarmiento y de ocho doctorados honoris causa que recibió de parte de siete universidades nacionales y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). Con un fuerte respaldo a la inversión educativa y una profunda crítica a las recetas económicas ortodoxas impuestas por los organismos internacionales, Lula cerró en el Senado su visita a la Argentina con un reconocimiento a la tarea de su sucesora Dilma Rousseff y de Cristina Fernández en pos del sostenimiento del empleo y el crecimiento con distribución de la riqueza y con un llamado a “pensar en grande” para consolidar la unidad de América del Sur.

Lula llegó al Congreso temprano por la mañana. La noche anterior había compartido una cena junto a la presidenta Cristina Kirchner y previamente había encabezado la inauguración de una nueva universidad. Ayer lo esperaba la comitiva oficial encabezada por el vicepresidente, Amado Boudou; el titular de la Comisión de Relaciones Exteriores, Daniel Filmus; los senadores kirchneristas Marcelo Fuentes, Ruperto Godoy y Walter Barrionuevo y otros dirigentes, como el ex canciller Jorge Taiana, el diputado Edgardo Depetri y el intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, entre otros. En ese primer encuentro en la presidencia de la Cámara, Lula propuso la creación de una comisión de trabajo parlamentario permanente entre Argentina y Brasil para profundizar el vínculo institucional entre ambos países. Antes de retirarse del salón y casi como un ídolo popular, aceptó sacarse fotos y sonrió para las cámaras junto a legisladores, asesores y trabajadores del Congreso.

En un clima descontracturado, el vicepresidente le regaló una camiseta de la Selección Argentina con el número 10 en la espalda y la inscripción “Lula” en vez de Messi. Luego se conoció la noticia de la muerte del dictador Jorge Rafael Videla. “¿Estaba en la cárcel?”, contaban que preguntó el ex mandatario brasileño, que no hizo referencia al tema durante sus discursos, aunque reivindicó a los “profesores y profesoras, estudiantes argentinos que lucharon contra la dictadura militar y hoy iluminan con su ejemplo y utopías”.

Posteriormente tuvo lugar un encuentro con los rectores de las universidades nacionales de Córdoba, Francisco Tamarit; de La Plata, Fernando Tauber; de Lanús, Ana María Jaramillo; de Cuyo, Arturo Somoza; de San Juan, Oscar Nasisi; de San Martín, Carlos Ruta; de Tres de Febrero, Aníbal Jozami, y el secretario general de Flacso, Adrián Bonilla. Durante la reunión, los rectores expresaron los fundamentos del reconocimiento otorgado por el “desarrollo del pensamiento social y político dirigido a la erradicación de la pobreza y la inclusión social de las poblaciones que se encuentran en condiciones de desigualdad, creando mejores oportunidades en los ámbitos de la educación, la salud y el trabajo”. También formó parte del encuentro Pablo Gentili, del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, que le otorgó el Premio Josué de Castro.

Luego de otra tanda de fotos y autógrafos, comenzó el acto central. Había muy pocos legisladores de la oposición. El radical santiagueño Emilio Rached y el diputado y sindicalista Víctor De Gennaro fueron los únicos que se acercaron del universo no kirchnerista. Para arrancar su discurso, Lula agradeció uno por uno los homenajes recibidos y también agradeció a los periodistas, a quienes diferenció de los medios de comunicación. La crítica a los medios concentrados había sido uno de los temas centrales del acto del jueves.

“Probamos que la democracia se fortalece y profundiza cuando la riqueza se distribuye de manera igualitaria”, señaló el ex presidente y resaltó que esos progresos “no fueron en un contexto aislado, sino en un contexto regional”. Al recordar la cumbre de Mar del Plata, Lula elogió a Kirchner y a Hugo Chávez como responsables de rechazar el ALCA e impulsar la unidad regional. En una dura crítica a las políticas económicas de ajuste llevadas adelante en Europa, Lula remarcó la actitud de América del Sur. “Por suerte tenemos a Cristina y a Dilma. Ellos deberían echarle un vistazo a lo que sucede aquí”, señaló Lula, que dijo rezar todas las noches para que ambas mandatarias “piensen en grande” porque “si se llevan bien y funcionan bien estarán consolidando la integración en la mente de otros dirigentes de nuestra América del Sur”. Después de repasar las políticas de inversión en educación durante su gestión y compararlas con el salvataje financiero europeo, cerró su discurso con una sentencia: “Menos dinero para salvar los bancos y más dinero para salvar vidas”.

Antes de Lula fue el turno de Filmus y Boudou, quienes remarcaron la importancia histórica del ex presidente y celebraron el apoyo recibido respecto del reclamo de soberanía de las islas Malvinas. “Es un hombre imprescindible para Brasil, para los más humildes, para los que luchan por la paz en el mundo, para los argentinos y para toda América latina”, señaló el senador Filmus, quien remarcó las condiciones familiares y económicas adversas que logró superar para llegar a presidente. “Le hacemos este homenaje al hombre que fue encarcelado por la dictadura, que llevó la bandera de los trabajadores con sus reivindicaciones en los momentos más difíciles de Brasil. Se lo damos también porque el eje central de su gestión, al igual que desde 2003 en Argentina, ha sido combatir la pobreza”, completó Filmus. Boudou, por su parte, prefirió enfatizar la tarea de Lula “para terminar con el colonialismo en el continente, que aún hoy tiene matrices coloniales”.

Después, una última ronda de saludos y el ex presidente y su comitiva salieron por la explanada del Congreso, habilitada especialmente para recibir a los invitados especiales.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.