EL PAíS › EL PRIMER VARóN TRANS EN OBTENER SU DNI VOTó Y FUE FISCAL

Una elección con otra identidad

Kalym Soria fue el primero en cambiar de documento después de la ley de Identidad de Género. Ayer, estrenó su nuevo DNI y después fue a hacerse cargo como fiscal de mesa del FpV. En el debut del “voto trans” muchos no llegaron a figurar en el padrón.

Kalym Adrián Soria, el primer varón trans en cambiar su nombre y sexo a partir de la Ley de Identidad de Género, votó ayer por primera vez con el nuevo DNI que lo concibe como él siempre se percibió y no bajo el nombre de Claudia que le pusieron sus padres. Sin embargo, no contento con esto, Kalym, secretario de varones trans de la Falgbt y presidente de la red Intersex, Transgénero y Transexuales Argentinos (Ritta), también fue fiscal por el Frente para la Victoria.

“Poder votar es mágico porque es algo por lo que esperamos mucho tiempo. Es un proceso: primero estuvo la partida de nacimiento, después el DNI y ahora el voto. En lo personal, estoy feliz y, por otro lado, estoy un poco triste porque solamente un tercio de la población trans que cambió su DNI accedió a votar. Entonces, directamente mis compañeros y compañeras no se presentaron. Esto pasó a lo largo y a lo ancho del país”, contó Kalym.

En este sentido, apuntó a la Justicia Electoral. “El DNI a mí me demuestra que hay una decisión por parte del Estado y los partidos políticos, pero la Justicia Electoral metió la pata porque tendría que haber garantizado que todos los compañeros y las compañeras pudiéramos votar. Y, en lo personal, es hasta un pedido, ya que yo pertenezco a la Falgbt y la federación tiene 66 organizaciones, entre las cuales está Ritta, la cual yo presido, y por otro lado está la Asociación de Travestis Transexuales Argentinas (ATTA), que fueron las que menos figuraron en los padrones. Es una pena porque teníamos muchas ganas y queríamos agradecer. Porque el voto también es una forma de agradecer, pero no pudimos. Así que estoy medio feliz, medio triste.”

En los números, según Soria, votaron aproximadamente mil personas de las tres mil que ya tienen el nuevo DNI. “En lo personal, lo que me llamó la atención es que siendo tres mil las personas que iban a votar, no es difícil, no es complejo (armar el padrón). Hace más de un año que se firmó la Ley de Identidad de Género o sea que ya podía estar todo preparado. No quiero pensar que hay una decisión transfóbica para que no tengamos el DNI, porque eso me hace retroceder muchísimos años atrás. Entonces tengo que pensar que fue un error. Alguien tiene que hacerse cargo, pero en octubre queremos votar.”

Kalym recibió su DNI el 2 de julio de 2012 de manos de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a quien le dijo: “Esperé tantos años porque tengo noción de mi masculinidad desde los 4”.

“Cuando tenía 4 años aprendí dos cosas: yo me veía un nene y también sabía que no se lo podía decir ni a mi mamá ni a mi papá. Imaginate un hogar de Tucumán muy religioso si llegaba y les decía ‘Hola, soy nene’. Entonces, uno se guarda y no dice nada. En el caso de los varones trans, nos camuflamos y empezamos a vivir una doble vida porque sentimos una cosa, pero frente a la sociedad hay que mentir. La visión más acabada de esa oscuridad en mi caso es que, faltando cuatro meses para recibir la tecnicatura en Química, abandoné porque no quería recibirme de vestido largo. Esa instancia era convertirme en un travesti. Me tenía que travestir con lo otro que yo sabía que no era.”

“Cuando surgió el tema de la elección y empezaron a saltar en las provincias ‘Che, no estoy, no estoy’, nos agarró tanta angustia, porque es decir ‘la puta madre, nunca entramos paraditos, siempre nos falta algo’. ¿Cómo puede ser que no podamos votar? Estábamos re chochos por ir a votar. Todo el mundo hablaba de que quería ir a votar y empezamos a darnos cuenta de que no, que había un montón que no. Es como seguir al margen, es como seguir en esa oscuridad, es como continuar siendo vulnerado. Vos decís ‘pero si es un voto, te vas a cansar de votar’, pero hoy por hoy quien no votó, lo quiere. Queremos votar.”

Después de dejar el secundario, Kalym se enamoró de una vecina y al enterarse su familia lo echó de la casa. “Cuando tenía 18 años me enamoré de una vecina cuando la fui a envagelizar y entonces un día me vino a buscar a la iglesia para decirme que le había dicho a sus padres que queríamos vivir juntos. En mi casa le preguntaron en carácter de qué y dijo en carácter de pareja. Y cuando volví a mi casa, a los dos días salí de mi casa. Primero me dijeron ‘buscate un trabajo’. Me conseguí un trabajo limpiando casas y cuidando chicos y cuando fueron pasando las semanas mi mamá me sentó y me dijo ‘si no vas a cambiar, no vuelvas más’. Así que así fue cómo durante un tiempo me echaron de casa.”

En ese lapso, estudió de libros comprados en la calle Corrientes, terminó el secundario, empezó a dar clases particulares de matemática, física y química y se convirtió en papá.

“Lo tuvo biológicamente Soledad y cuando llegó a mí tenía 9 meses. O sea que no lo tuve en la panza, no lo engendré, sino que lo tuve en el corazón. Antes de conocerlos a Soledad y a él yo tenía una Biblia en la que puse ‘Señor, yo no quiero llegar ante tu presencia solo, dame una manito chiquita con la cual llegar’ y sabía que dada mi identidad y dada mi orientación, que soy un tipo heterosexual, no me iba a embarazar. El es un regalo. Un tipo simple, perfil bajo, estudia derecho en Madres de Plaza de Mayo y yo Trabajo Social.”

“Yo bromeando con amigos digo que el Estado me debe. Yo le enseñé a jugar a la pelota, a andar en bicicleta, yo le compraba los autitos. Yo le fui enseñando un montón de cosas, pero no podía, en las fechas importantes, ser el papá. Teníamos que prepararlo para enfrentar a una sociedad que no estaba preparada, porque imaginate que en los ’90 la homosexualidad recién salía de los diagnósticos psiquiátricos. No pudimos vivir en libertad, no pensamos que nuestro Estado iba a cambiar tanto, que la nación iba a cambiar tanto. El tiempo no se recupera, pero empezamos a construir ahora.”

Compartir: 

Twitter
 

Kalym Adrián Soria votó por primera vez como varón y cuestiona que muchos compañeros no lo pudieron hacer.
Imagen: Carolina Camps
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.