EL PAíS › EL CANDIDATO DEL FRENTE RENOVADOR SUPERó POR MáS DE CINCO PUNTOS AL KIRCHNERISTA INSAURRALDE

Massa se quedó con la pole en la provincia

El intendente de Tigre confirmó su favoritismo. Su Frente Renovador se impuso en el interior provincial y en varios municipios del GBA. La presidenta Cristina Kirchner se mostró conforme con lo obtenido por Insaurralde.

 Por Fernando Cibeira

El candidato del Frente Renovador e intendente de Tigre, Sergio Massa, confirmó su condición de favorito y obtuvo un importante primer puesto en las primarias de la provincia de Buenos Aires, al superar por más de cinco puntos al candidato del Frente para la Victoria, Martín Insaurralde, quien hizo una elección por debajo de lo esperado. En medio del previsible clima de festejo en su bunker en el Puerto de Frutos, Massa habló de “la construcción de un nuevo frente político” e insistió en unir su fuerza a la idea de “futuro”. Una hora después, la presidenta Cristina Kirchner se mostró conforme con la cosecha de Insaurralde, dado que “hasta hace 40 días lo conocía apenas el 20 por ciento del electorado”. Anticipó el objetivo de utilizar los más de dos meses que quedan hasta los comicios de octubre para hacerlo conocido entre el alto porcentaje –dijo que eran un “20 o 25 por ciento”– de los bonaerenses que todavía no saben quién es.

El triunfo del Frente Renovador se sustentó en la buena diferencia obtenida en el interior de la provincia y en los municipios del Gran Buenos Aires que se sabían favorables de antemano. En contraposición, el Frente para la Victoria se impuso por margen estrecho en varias intendencias del conurbano y perdió en algunas de manera inesperada.

Massa apareció en el escenario de su bunker a las 22.45, una vez que la tendencia de su triunfo ya estaba en firme, aunque el porcentaje de mesas escrutadas todavía era bajo. Con su ambición presidencial a cuestas, sus seguidores corearon la introducción del himno nacional antes de que empezara a hablar. El intendente de Tigre sostuvo que los bonaerenses habían elegido “el camino de la propuesta sin agravios”. En su plan paz y amor, agradeció a todos los bonaerenses que votaron, a todos los que fiscalizaron y a todas las fuerzas políticas. “Tal como dice nuestro papa, la unidad en la diversidad”, definió su proyecto.

Con más del 70 por ciento de las mesas escrutadas, el Frente Renovador alcanzaba el 34,5 por ciento de los votos. Si repite esa cosecha en octubre, ingresarían 14 diputados massistas.

El kirchnerismo, en cambio, no conseguía empardar lo obtenido en las flojas elecciones de 2009, cuando Néstor Kirchner perdió con Francisco de Narváez. Al cierre de esta edición, Insaurralde arañaba el 29,3 por ciento, aunque la merma no se sentiría en el bloque de diputados. Con esos votos, en octubre, reemplazarían los 12 diputados que deben renovar. “Ha hecho una pre-elección excelente”, sostuvo la Presidenta en el escenario del Hotel Intercontinental. Además, felicitó y agradeció “el esfuerzo” de Insaurralde. Junto a la Presidenta se paró el gobernador Daniel Scioli, el otro gran protagonista de la campaña bonaerense.

El tercer lugar, aunque a distancia de la pelea principal, era para el Frente Progresista Cívico y Social, de Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, con el 11,6 por ciento. El porcentaje los ubicaba muy lejos de alcanzar lo que el FAP y la UCR habían obtenido por separado en la última elección o, inclusive, los 21,5 puntos del Acuerdo Cívico de 2009. “Estamos preparados para seguir en campaña y mejorar el acompañamiento”, sostuvo anoche Alfonsín. Tanto él como Stolbizer insistieron en la idea de “consolidar un frente que aspirar a trascender 2013”, con la idea de que cuentan con una estructura nacional para llegar a la Presidencia. Hasta ahora eso no les alcanzó para sumar votos.

Otro herido por la polarización entre Massa e Insaurralde resultó De Narváez, con su frente Unidos por la Libertad y el Trabajo, en el que sumó a las huestes del camionero Hugo Moyano. En su peor elección, quedó cuarto y no llegaba al 11 por ciento. “Debemos demostrar que somos la verdadera oposición”, sostuvo el empresario en su aparición cerca de la medianoche en un bunker sombrío. Sus perspectivas no son muy alentadoras: con un perfil muy parecido al de Massa, parecería que tiene más para perder que para ganar de aquí a octubre.

Más y menos

Massa obtenía márgenes favorables en el interior de la provincia de Buenos Aires, que desde el conflicto por el campo es reacio a acompañar al kirchnerismo. Por otro lado, confirmaba su amplio favoritismo en las comunas del norte de GBA gobernadas por intendentes aliados macristas. También repetían buenas diferencias Darío Giustozzi –10 puntos– en Almirante Brown y Gabriel Katopodis –más de 20 puntos– en San Martín, dos de sus apoyos en el Frente Renovador. Pero más sorprendentes resultaban las victorias del Frente Renovador en municipios del GBA manejados por el kirchnerismo, como Avellaneda, Morón, Moreno, Ituzaingó, José C. Paz, Lanús o Tres de Febrero, por nombrar algunos.

En su pago de Tigre, Massa obtenía el 64 por ciento contra el 15,4 por ciento del Frente para la Victoria. Insaurralde también pudo mostrar números elocuentes en Lomas de Zamora al imponer su lista por 46,9 contra el 24,8 por ciento del Frente Renovador. Otros hombres del oficialismo podían exhibir triunfos en su terruño, como Florencio Randazzo en Chivilcoy y Julián Domínguez en Chacabuco. En cambio, otras victorias eran más estrechas de lo imaginado, como el 40 a 31 que el Frente para la Victoria conseguía en la estratégica La Matanza.

El resto

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) igualaba su buena elección porteña y superaban con cierta holgura el piso al acercarse al 4 por ciento de los votos. Con ese porcentaje, podrían ingresar los dos primeros integrantes de la lista de diputados, Néstor Pitrola y Miryam Bregman.

También superaba el piso, aunque con lo justo, el partido Unión con Fe que postula al sindicalista Gerónimo “Momo” Venegas. El porcentaje le daba para competir en octubre pero no para alcanzar un escaño.

Eran las últimas listas que llegaban al porcentaje para ingresar en el comicio bonaerense. El frente Podemos que postulaba en primer término a la docente Marta Maffei con apoyo de Víctor De Gennaro –quienes se fueron del FAP en desacuerdo con la alianza con el radicalismo– sumaban al cierre de esta elección el 1,1 por ciento. Un porcentaje similar alcanzan sumadas las cuatro listas del Compromiso Federal de Alberto Rodríguez Saá –insólitamente, la que más sacó fue la que encabezó Eduardo Amadeo quien días atrás anunció que desistía para apoyar a Massa–. También quedaron afuera el MAS y el ignoto Gente en Acción.

Compartir: 

Twitter
 

Sergio Massa y Martín Insaurralde anoche, protagonistas excluyentes de la pelea bonaerense.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.