EL PAIS › EL OFICIALISMO MANTUVO SU CONDICION DE PRIMERA FUERZA A ESCALA DEL PAIS, PERO PERDIO EN NUMEROSOS DISTRITOS

Esta vez las PASO abren un desafío nacional para octubre

La Presidenta habló de las PASO como una “precalificación”, recalcó que el Frente para la Victoria es la primera fuerza y dijo que no hará promesas especiales de aquí al 27 de octubre. Sergio Massa obtuvo una diferencia a favor de más del 5 por ciento en la provincia de Buenos Aires. En la Capital Federal los votos sumados de Unen obtendrían el triunfo para senadores y diputados. Derrotas peronistas en Santa Cruz, Jujuy, Mendoza y La Rioja.

 Por Martín Granovsky

Anoche quedó claro cómo presentará cada fuerza sus resultados. Pero más claro aún quedó que esta vez, a diferencia de las primarias del 2011, las PASO no cierran la campaña electoral hacia octubre, sino que le dan una enorme fuerza, sobre todo porque el oficialismo quedó frente a desafíos a la vez nacionales y provinciales de aquí al 2015.

El kirchnerismo eligió presentar como punto fuerte la representación parlamentaria, donde renovaba menos bancas que el radicalismo. “Somos la primera fuerza nacional y además somos gobierno”, dijo la Presidenta, que sin nombrar a Sergio Massa lo retrucó. “Los David somos nosotros”, afirmó. Massa se había presentado como David frente al Goliat que sería el gobierno nacional.

Cristina Fernández de Kirchner apareció después de las once y media de la noche en el Hotel Intercontinental y, tras las congratulaciones por el alto nivel de participación popular en los comicios, comenzó dando su opinión de esta manera: “Si lo tomamos como una precalificación, estamos en condiciones de mantener y de aumentar la representación parlamentaria tanto en Senadores como en la Cámara de Diputados”.

Sobre Daniel Filmus y Juan Cabandié, los felicitó “por su muy buena elección en un distrito difícil”.

“Especialmente quiero agradecer a un compañero que hasta hace un mes y medio era apenas conocido por el 20 por ciento del electorado de la provincia de Buenos Aires y ha hecho una preelección excelente”, dijo sobre el intendente de Lomas de Zamora Martín Insaurralde, el primer candidato a diputado nacional del Frente para la Victoria que perdía por poco más de cinco puntos frente a Massa. En ese tramo prometió trabajar para aumentar el nivel de conocimiento de Insaurralde.

Pronunció varias veces la palabra “Daniel” mirando, en ese caso, al gobernador Daniel Scioli. Una forma, seguramente, de subrayar la alianza de ambos de aquí a octubre.

La Presidenta no habló de derrota pero recordó cuando en 2009 “el hombre que le cambió la vida a la Argentina reconoció aquí su derrota”. Se refería a Néstor Kirchner, candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires derrotado entonces por Francisco de Narváez. Aquellas no fueron primarias sino elecciones definitivas. Se produjeron un año después de la crisis financiera mundial que desató la caída de Lehman Brothers y de la crisis política interna disparada por la iniciativa de la resolución 125 y el enfrentamiento entre el gobierno y buena parte de los sectores medios.

“En estos dos meses y medio vamos a redoblar el esfuerzo y trabajar”, dijo Cristina. “Pero no esperen que en estos dos meses vaya a prometer cosas que no voy a poder hacer.”

El oficialismo perdió en los principales distritos (Buenos Aires, Capital Federal, Mendoza, Córdoba y Santa Fe) y también en otros como Santa Cruz, donde los seguidores de la Presidenta superaban por poco a los del gobernador Daniel Peralta. El ganador fue el opositor Eduardo Costa. Jujuy y La Rioja, distritos éstos de fuerte tradición peronista, fueron otros escenarios de derrota.

Massa dejó delineada su campaña también anoche. “Quiero agradecerles a quienes no nos eligieron esta vez y decirles que de aquí al 27 de octubre y de cara al futuro vamos a trabajar para que con confianza nos elijan”, dijo el intendente de Tigre, que citó al Papa y la idea de la “concordia”. “Digamos basta a la confrontación en la Argentina”, insistió en su discurso de anoche. Como además habló de la provincia de Buenos Aires como palanca nacional, su discurso permite abrir las líneas de su futura campaña:

- Una, que Massa buscará confrontar con el kirchnerismo para polarizar en la provincia de Buenos Aires, pero en lo posible no lo designará con nombres y apellidos.

- Otra, que su modo de confrontación polarizante será dejando en claro que este octubre es una escala hacia octubre de 2015.

- La tercera, que la madre de todas las batallas es la provincia de Buenos Aires como corazón del peronismo.

Mauricio Macri fue el primero en festejar, pero los números en la Ciudad Autónoma permiten prever una campaña durísima de aquí a octubre.

Los votos sumados de Unen le ganaba a Gabriela Michetti para el Senado por el uno por ciento con el 94 por ciento de los votos escrutados. En las candidaturas a diputado Unen extendió su ventaja a 8 puntos de ventaja sobre PRO. El actual presidente del bloque radical, Ricardo Gil Lavedra, salió tercero dentro de Unen. Serán candidatos en los primeros dos lugares Elisa Carrió y el ex ministro de Economía Martín Lousteau.

Michetti obtuvo el 31 por ciento contra el 27 por ciento que votó por el candidato a diputado nacional Sergio Bergman. El corte de boletas fue significativo, y parte de la ventaja pudo haber ido para Carrió, con 50 mil votos más en su postulación a diputada que Pino Solanas en su candidatura a senador. Lousteau obtuvo 40 mil votos más que su compañero de lista el candidato a senador Rodolfo Terragno.

Casi no hubo corte de boletas entre los que votaron por el senador Daniel Filmus y los que lo hicieron por el actual legislador porteño y candidato a diputado Juan Cabandié. La diferencia entre unos y otros no alcanzó el uno por ciento. Filmus obtuvo el 19,83 por ciento de los votos y Cabandié el 18,97 por ciento.

El kirchnerismo ganó en Misiones y en La Pampa.

En Mendoza, tal como estaba previsto, el ex vicepresidente Julio Cobos ganó el primer lugar de las candidaturas en una provincia de la que fue gobernador entre 2003 y 2007.

En Chubut, Norberto Yauhar perdió con el ex gobernador Mario Das Neves.

La provincia de Buenos Aires registró novedades que explican la diferencia nítida en favor de Massa.

En la Tercera Sección electoral (los 19 partidos del sur del Gran Buenos Aires más La Matanza) el Frente para la Victoria ganó por el 4,5 por ciento. En Matanza, con la mitad de los votos escrutados, el FPV ganaba por 9 puntos, 40,5 por ciento contra 31 por ciento. A las 0.25 de hoy, también con la mitad de los votos escrutados, el Frente Renovador le ganaba al FPV en la Primera Sección por 19 puntos, 44 a 25 por ciento. La Primera Sección abarca a los partidos del norte del Gran Buenos Aires, de Vicente López a Tigre.

Una lectura posible de estos porcentajes es que el triunfo del FPV en la Tercera Sección es desproporcionado respecto de la victoria del Frente Renovador en la Primera. No sólo no obtuvo votos suficientes para compensar la diferencia conseguida por Massa en el norte sino que perdió sufragios a manos de los massistas.

En Lomas de Zamora, sobre el 62 por ciento escrutado, el FPV de Insaurralde ganó por el 46 por ciento contra el 25 por ciento del Frente Renovador. En Tigre, con el 42 por ciento escrutado, Massa ganaba por el 64,3 por ciento al 15,3 del FPV. En Almirante Brown la diferencia fue menor. El intendente y candidato a diputado Darío Giustozzi ganó por el 10 por ciento.

Es probable que el voto a Massa en la Tercera no se haya originado solo en sectores medios sino también en sectores populares. Esto explicaría por qué el FPV del intendente Darío Díaz Pérez perdía en Lanús contra el massismo por cinco puntos, 32 contra el 37 por ciento.

En el interior de la provincia el FPV no logró retener la superioridad en Tandil, considerado un distrito emblemático. Perdió por 28 a 25 por ciento.

La victoria de Sergio Urribarri en Entre Ríos fue clara. Sus candidatos ganaron por 43,3 por ciento contra el 21,7 de la oposición.

En Santiago del Estero el kirchnerismo obtuvo el 78 por ciento entre los candidatos del radical oficialista Gerardo Zamora y el 8 por ciento del Frente para la Victoria.

El candidato radical Ricardo Alfonsín se mostró esperanzado en disputar votos en la provincia de Buenos Aires a su ex aliado Francisco De Narváez y a Massa. Margarita Stolbizer y Alfonsín obtenían el 12,1 por ciento contra el 11 por ciento de De Narváez. Alfonsín volvió a perder en Chascomús. Salió tercero después del Frente Renovador y el Frente para la Victoria.

En Córdoba el peronismo en su versión delasotista obtuvo el 30 por ciento. Segunda fue la UCR con 22 por ciento, tercero el Pro con 12 por ciento y cuarto el FPV con 10,8 por ciento. El juecismo sin Luis Juez como candidato quedó diluido en un módico 3 por ciento.

En Santa Fe Hermes Binner refrescó su primacía con 41,4 por ciento de los votos. Quedó segundo el macrista Miguel del Sel con 25,8 por ciento. El ex gobernador Jorge Obeid, un peronista que terminó aliado al kirchnerismo, sacó el 20,8 por ciento.

martí[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared