EL PAíS › EL FIT CELEBRó HABER SUPERADO EL LíMITE PARA PARTICIPAR EN LAS ELECCIONES DE OCTUBRE

Del fantasma de la B a jugar en Primera

Los dirigentes del Frente de Izquierda y de los Trabajadores estimaron que el resultado de las primarias consolidó al espacio “como bloque político de oposición de izquierda a nivel nacional” y destacaron que obtuvieron más votos que en 2011.

 Por Adriana Meyer

El clima en la vieja casona de Mitre al 2100, bunker del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), era de alegría. Sus principales dirigentes coincidieron en destacar que la de ayer fue una “elección histórica” que “consolida al FIT como bloque político de oposición de izquierda a nivel nacional”, porque “incrementamos los votos de las PASO de 2011 al pasar el piso en todos los distritos. Esto nos abre la posibilidad cierta de obtener bancas en octubre”. Hace dos años, el FIT sumó 530 mil votos a nivel nacional, y ayer alcanzaba los 568 mil (3,12 por ciento), cuando aún faltaba escrutar un tercio de las urnas del país. Pasado el pánico por tener que superar las PASO, la alianza de los tres principales partidos trotskistas (PO, PTS e IS) siente que se abre una nueva etapa que podría culminar con el ingreso de un diputado en el Congreso nacional y en algunas provincias. “Las PASO eran como el fantasma de la B, pero ya estamos en Primera”, bromeó una blonda candidata. Sin embargo, los del FIT no son los únicos que brindaron anoche, porque Luis Zamora también pasó holgadamente las PASO.

Risas, aplausos, abrazos, felicitaciones por la buena campaña y la mejor elección, se sucedían anoche entre empanadas, brownies, gaseosas y café. ¿A qué adjudicaban los dirigentes del FIT el considerable aumento en la cosecha de votos? “Algunos vienen desencantados de votar al Gobierno, otros por el giro de Solanas a la derecha, y básicamente porque el FIT tiene una clara política anticapitalista y de reivindicaciones de la clase obrera, además de una presencia permanente en las luchas”, comentó a Página/12 uno de los principales referentes minutos antes de la conferencia de prensa. Y una de sus compañeras agregó que, además, “no hicimos campaña sólo pidiendo el voto para superar el piso proscriptivo, fue un elemento más de una campaña bien política”.

Jorge Altamira, del Partido Obrero, afirmó que “la excelente performance en todo el país coloca al FIT como cuarta fuerza a nivel nacional, lo cual es una concesión a nuestros adversarios porque, salvo el Gobierno, ninguna otra fuerza tiene presencia en tantos distritos”. Y se entusiasmó en anticipar que tuvieron un “avance extraordinario, que con un empujoncito nos acerca casi al millón de votos”. Altamira habló pasadas las 21, junto a Néstor Pitrola, Christian Castillo, Juan Carlos Giordano, Claudio Dellecarbonara, José Castillo, Myriam Bregman, Gabriel Solano, Andrea D’Atri y Vanina Biasi, entre otros candidatos del PO, el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) e Izquierda Socialista (IS). Las proyecciones que manejaban se desinflaron un poco con el paso de las horas, pero en algunas ciudades se acercaban a los dos dígitos, como en Salta capital. Altamira adjudicó la buena elección en Formosa al acompañamiento del FIT en la lucha de la comunidad qom, y en Neuquén a la denuncia de la “entrega petrolera”. Y sentenció que “después de esta elección, la izquierda argentina es el FIT”.

El candidato a senador por la CABA, Claudio Dellecarbonara (PTS), destacó “la campaña militante que no tuvo nada de milagros sino horas y horas que pusieron los compañeros para convencer”, y destacó la buena elección de Alejandro Vilca, en Jujuy, y de Octavio Crivaro, en Santa Fe, una provincia en la que no habían superado las PASO hace dos años. “No quieren que los trabajadores nos organicemos, y menos en el ámbito político, porque saben que queremos las bancas para organizarnos y cambiar este sistema de explotación”, dijo el delegado del subte B.

A su turno, José Castillo calificó al FIT como “un fenómeno político nacional y un triunfo de la unidad de la izquierda”. El candidato a legislador porteño dijo que “ésta no es una década ganada para nada, es la década de Chevron y de Milani, y el FIT se ganó un lugar porque canalizó parte de esos votos, porque no le escondimos el cuerpo a ninguno de los últimos conflictos”. Luego habló Pitrola (PO), y dijo exultante que el Frente de Izquierda “quedó a las puertas” de entrar en la Cámara de Diputados. “A la burocracia sindical le fue mal en esta elección, y la encuestología fue la gran derrotada”, expresó el candidato a diputado en provincia de Buenos Aires, y dijo que este triunfo es un “homenaje a Mariano Ferreyra y la lucha de los ferroviarios”.

Christian Castillo (PTS) coincidió en cuestionar a los encuestadores, a quienes sugirió que “aprendan a medir al FIT” porque no logran captar la profundidad del fenómeno”, aunque admitió que el resultado “superó nuestras propias expectativas”. Mientras Juan Carlos “Gringo” Giordano (IS) enfatizaba que “pulverizamos el piso proscriptivo del gobierno que se dice nacional y popular”, afuera del bunker los militantes del FIT coreaban “unidad de los trabajadores, al que no le gusta, se jode, se jode”.

También hubo festejos en la sede de Autodeterminación y Libertad (AyL), la agrupación de Luis Zamora que obtenía anoche algo más que el 3,2 por ciento en el único distrito que se presentó con lista de candidatos a diputados y senadores: la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

“La excelente performance en todo el país coloca al FIT como cuarta fuerza a nivel nacional”, dijo Altamira.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.