EL PAíS › UN TESTIGO DICE SABER DóNDE ESTARíA ENTERRADO LóPEZ

Una pista sospechosa

Claudio Correa aseguró que López está enterrado en un camping en Mar de Cobo. Los investigadores dicen que no encontraron nada en la zona. Pero no cierran la pesquisa.

 Por Adriana Meyer

La causa que investiga la de-saparición del testigo Jorge Julio López sigue siendo escenario de supuestas novedades que implicarían “giros inesperados” y que una vez verificadas no llevan a ninguna parte. El domingo, un canal de televisión emitió la entrevista a un presunto nuevo “testigo clave”, un policía federal retirado que involucró a policías bonaerenses en el secuestro y el asesinato de López, a quien habrían enterrado en un camping de Mar de Cobo. Página/12 pudo saber que los investigadores hicieron un sigiloso procedimiento en la zona y hasta ahora el resultado fue negativo. Otras fuentes del caso atribuyeron la difusión de esta versión a una interna policial y afirmaron que, a pesar de que el testimonio no les resulta plenamente creíble, la pista no se cerró.

De hecho, para verificar lo que Claudio Correa declaró en noviembre en el Juzgado Federal Nº 1 de La Plata, el fiscal federal Marcelo Molina podría solicitar nuevas medidas de prueba. Ante las cámaras de C5N Investiga, Correa dijo ser víctima de una enfermedad terminal y acusó a jefes policiales de la zona donde vive de haberlo presionado para que los ayude a recaudar dinero proveniente de ilícitos. El nuevo testigo se negó a esa actividad y también dijo que no cuando un policía bonaerense, a quien conoce desde hace veinte años, le pidió ayuda para trasladar el cadáver de López “al basural ubicado detrás del cementerio”, en la localidad de Santa Clara del Mar. Ese conocido suyo le habría confiado que fue parte del secuestro de López en La Plata, que luego lo trasladaron a “una casa en Quilmes” y fue llevado dormido “en una ambulancia del Servicio Penitenciario Bonaerense” hasta el Camping El Indio, en Mar de Cobo. “Lo mataron a golpes, lo enterraron y lo taparon”, dijo en la entrevista televisiva y aseguró que el cadáver fue llevado al basural “hace un mes”. Según fuentes marplatenses, fue luego de un allanamiento a su casa que Correa empezó a hablar sobre el paradero del testigo que desapareció el 18 de septiembre de 2006, luego de declarar contra el genocida Miguel Etchecolatz. El policía retirado también denunció que luego de declarar lo volvieron a contactar para que dejara de hablar de López.

Los investigadores del caso indicaron a este diario que Correa no aportó el dato sobre el lugar preciso en que habrían enterrado a López ni tampoco dijo que el camping es ahora un barrio donde hay tanto casas como casillas rodantes abandonadas. Sin embargo, miembros de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y antropólogos forenses hicieron una inspección en la zona y no encontraron ningún indicio de tierra removida u otra evidencia de que los restos del testigo desaparecido hayan estado allí. “Se sigue chequeando, pero hasta ahora las medidas dieron resultado negativo”, agregó la fuente consultada por este diario.

Compartir: 

Twitter
 

Apareció un nuevo testimonio sobre la suerte de Jorge Julio López.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.