EL PAIS › ES EL TERCER AUMENTO DISPUESTO POR LA ADMINISTRACION MACRI, QUE EN DOS AÑOS INCREMENTO LA TARIFA UN 309 POR CIENTO

Desde el viernes, viajar en subte costará 4,50

El boleto a 3,50 duró apenas cuatro meses. La gestión macrista argumenta aumentos en los costos para aumentar un 28,5 por ciento. Habrá descuentos para quien haga más de 20 viajes por mes. Un legislador de la Ciudad presentará un recurso de amparo.

El gobierno de Mauricio Macri le puso fecha al aumento en la tarifa de subte: desde el viernes que viene habrá que pagar 4,50 pesos por viaje, un 28,5 por ciento más que el valor actual. El aumento, que se suma al registrado en noviembre, representa un 309 por ciento de incremento desde que el macrismo empezó a corregir las tarifas de ese medio de transporte, hace poco más de dos años. El nuevo valor es sólo para quien utilice las tarjetas SUBE o Monedero, porque quien saque boleto en efectivo pagará cinco pesos. A partir del viaje número 20 en el mismo mes habrá descuentos y la tarifa social se mantendrá en 2,50.

El legislador Alejandro Bodart (MST) anunció que el lunes presentará un nuevo recurso de amparo en contra del aumento, al que considera “injustificado”, ya que la Auditoría porteña había fijado en cinco pesos la tarifa técnica, es decir, sin contar los subsidios, que este año son de 980 millones de pesos, a “un promedio de cuatro pesos por viaje”, estimó el legislador. Los subsidios, incluidos en el presupuesto, son aportados por el Estado porteño.

El gobierno porteño, en cambio, estimó la tarifa técnica en 7,50 pesos. La resolución 1995 de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), publicada ayer en el Boletín Oficial de la Ciudad, establece el nuevo cuadro tarifario para el subte a partir del 14 de marzo. En sus considerandos, la resolución señala que “la Ley Nº 4472 atribuye a Sbase la facultad de fijar las tarifas previa audiencia pública, conforme a la normativa vigente que, asimismo, la citada ley establece que las tarifas deberán ser revisadas anualmente y podrán ser incrementadas previa audiencia pública”.

En ese sentido, especifica que “en el caso de incrementos de costos que superen un siete por ciento, los costos tenidos en cuenta para el establecimiento de la tarifa técnica en su última determinación, la Autoridad de Aplicación debe dar inicio al proceso de revisión tarifaria”. Según Sbase, “habiéndose verificado un incremento de costos en un 16 por ciento, que supera ampliamente el 7 por ciento de los costos tenidos en cuenta para el establecimiento de la tarifa técnica, se hace procedente y necesaria la readecuación tarifaria”.

El último aumento de la tarifa del subte, a 3,50 pesos, había sido fijado para marzo de 2013, pero una medida cautelar de la Justicia porteña –también impulsada por el diputado Bodart– frenó su aplicación hasta noviembre del año pasado. El primer aumento tarifario decidido por Macri fue en enero de 2012, cuando llevó el valor del pasaje de 1,10 a 2,50 pesos, un 127 por ciento más. Fue la única medida que adoptó cuando se hizo cargo fugazmente de la gestión del subte, ya que luego entró en un conflicto con el gobierno nacional por el traspaso del servicio. El cambio de gestión recién se hizo efectivo el 1º de enero de 2013.

Según Bodart, la única beneficiada con el aumento es la empresa Metrovías, ya que las inversiones para las obras de ampliación de la red o renovación del material rodante están a cargo de Sbase, y los fondos provienen del presupuesto general de la Ciudad y no de la tarifa. “El gobierno macrista trabaja para la empresa Metrovías en contra de los usuarios”, sostuvo Bodart. “Será un servicio elitista, pero malo. Y con este valor va a colapsar el transporte en colectivos”, afirmó.

El legislador ya había presentado un amparo contra este aumento, pero la Justicia consideró abstracto el reclamo ya que todavía no estaba fijada la fecha de puesta en vigencia. Además, todavía está pendiente la resolución de la cuestión de fondo del primer amparo, a cargo del juez Pablo Mántaras, quien debe expedirse acerca de la legitimidad de aquel aumento. Sbase, por su parte, sostiene que el aumento de los costos “incide directamente en la operación del sistema, y afecta las condiciones necesarias para asegurar la continuidad, regularidad, generalidad, seguridad y modernización del servicio de subte”.

La audiencia pública vinculada con este aumento se celebró el 7 de febrero de 2014, en el Teatro General San Martín. En esa oportunidad, usuarios, dirigentes y legisladores porteños y comuneros de distintas fuerzas políticas reclamaron que el gobierno porteño diera marcha atrás con el aumento de la tarifa. Entre ellos, el secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (Metrodelegados), Roberto Pianelli, aseguró que “esta medida sólo se explica como la decisión política de expulsar a un sector de la ciudad y convertir al subte en un servicio de privilegio”.

La nueva escala tarifaria contempla descuentos para los denominados “pasajeros frecuentes”. Sbase puso como ejemplo el caso de un trabajador o estudiante que realiza cuarenta y cuatro viajes mensuales. A este pasajero se le descontarán de la tarjeta 4,50 pesos por cada uno de los primeros 20 viajes en subte; 3,60 en los siguientes diez; 3,15 para los otros diez y 2,70 para los restantes cuatro viajes, lo que daría una tarifa promedio mensual de 3,83 pesos por viaje.

Para este ejemplo, “el presupuesto mensual que destina el trabajador o estudiante para viajar en subte aumentará de los actuales 154 a 168,3 pesos por mes, un 9,29 por ciento más que en la actualidad”. El problema es que esto ocurrirá sólo en el caso de un uso óptimo, es decir, si en un mes no hay feriados o en el servicio no se produce una interrupción o demora. La empresa aclaró que el beneficio se aplicará dentro del mismo mes calendario, por lo que no correrá si comienza a utilizarse la tarjeta a mitad de mes.

El Premetro costará 1,50, pero si se paga en efectivo se irá a 2 pesos. En tanto, los pases para jubilados, pensionados y discapacitados con haber mínimo y estudiantes primarios seguirán siendo subsidiados en su totalidad. Y el abono social que beneficia a quienes tienen planes sociales, desempleados, indigentes, víctimas de Cromañón o ex combatientes de Malvinas no sufrirá modificaciones, es decir, se mantendrá en 2,50 pesos. El abono estudiantil será de 1,04 por viaje y para los beneficiarios del abono maestro, de 2,27.

Compartir: 

Twitter
 

Los descuentos para pasajeros frecuentes regirán recién después de los primeros 20 viajes mensuales.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.