EL PAíS › NUEVO ENFRENTAMIENTO ENTRE DOS FACCIONES GREMIALES

Un muerto por una pelea de la Uocra

Un hombre de 23 años fue asesinado ayer de un tiro en la cabeza tras una pelea entre dos facciones de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra). La víctima, identificada como Carlos Romero, fue herida en la puerta de su casa, en la localidad bonaerense de Ensenada, y murió minutos después en un hospital. La policía detuvo más tarde a Darío Alzogaray, también de 23 años, y buscaba a otras cinco personas que habrían participado del ataque. El episodio se produce apenas un mes después del asesinato de Adolfo Avalos, otro obrero de la construcción atacado en el marco de una interna del sindicato que conduce Gerardo Martínez.

“Ayer (por el jueves), Romero y su hermano (Juan Ramón Romero), que son de la Uocra, mantuvieron una disputa por cuestiones laborales con otro grupo de trabajadores de esa central”, contó una fuente policial a la agencia Télam. “Hoy (ayer) seis de ellos fueron a buscarlos a su casa, se pelearon y el joven recibió el balazo”, agregó. El episodio tuvo lugar en la casa de la víctima, en Almafuerte 488 de Ensenada. Personal de la Comisaría 1ª de esa localidad detuvo luego a Alzogaray y buscaba a los otros cinco atacantes. Interviene en el caso la Unidad Fiscal Nº 4 a cargo de Fernando Cartasegna y el juez César Melazo.

El asesinato de ayer se suma a una larga serie de hechos de sangre que tienen como común denominador al gremio de Martínez. Hace un mes, el 11 de marzo, en un obrador de Villa Fiorito, Lomas de Zamora, un dirigente gremial fue asesinado y otros cuatro hombres fueron heridos al ser atacados desde una camioneta mientras esperaban que les respondieran por puestos de trabajo. La víctima fue Adolfo Avalos, de 40 años. Fuentes policiales y gremiales informaron entonces que los atacantes respondían a Walter Leguizamón, titular de la seccional Lomas de Zamora de la Uocra. Cinco días antes, en Bahía Blanca, un explosivo estalló en la casa del titular de la filial local, Humberto Monteros. La semana anterior había sido baleado el frente de la casa de un dirigente opositor.

El 10 de octubre de 2012 una patota destruyó y quemó la seccional Florencio Varela de la Uocra. Antes golpeó e hirió con armas blancas a varias personas que estaban adentro. “Aguante Leguizamón”, gritaban, cebados, según contaron los heridos, que acusaron al “Lobisón” de cobrar coimas en edificios de zona sur a fin de permitir el trabajo en negro. El ataque fue otro capítulo de la guerra entre Leguizamón y el secretario de la seccional Quilmes, Juan Olmedo. El 22 de abril de 2012 nueve delegados fueron heridos y uno quedó parapléjico luego de ser atacados a balazos en una casa de Florencio Varela. “Aguante Leguizamón”, gritaron desde el Volkswagen Fox negro del que partieron los disparos, según contó uno de los delegados, que definió a la filial Lomas como “una cuna de ladrones”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.