EL PAíS › HUGO CURTO Y OTROS INTENDENTES BONAERENSES ADELANTARON QUE ESTUDIAN SEGUIR EL EJEMPLO DE QUILMES CON COVELIA

“La idea de estatizar la tenemos todos”

A Curto se le venció el contrato con Covelia en Tres de Febrero y adelantó que no piensa renovarlo. Ferraresi, de Avellaneda, marcó como “un cambio estratégico” lo ocurrido en Quilmes. La basura les lleva casi un tercio del presupuesto.

 Por Julián Bruschtein

El conflicto por la recolección de basura entre la empresa Covelia y el sindicato de Camioneros contra la intendencia de Quilmes trajo cola en otros distritos. “La idea de estatizar la tenemos todos los intendentes, lo que pasa es que hay que hacer un análisis global del tema de la basura porque no es solamente la recolección el problema”, aseguró a Página/12 Hugo Curto, jefe comunal de Tres de Febrero, decidido a no renovar el contrato con la empresa luego de que ayer el quilmeño Francisco Gutiérrez y Camioneros sellaran el acuerdo para que la municipalidad absorbiera a los trabajadores de la firma de los camiones violetas (ver página 2). Por su parte, en Avellaneda, el intendente Jorge Ferraresi destacó que la iniciativa tomada en Quilmes “ha hecho un cambio estratégico” y “es una herramienta extraordinaria que creo que va a repetirse en muchos municipios”. El antecedente de Berazategui, donde se municipalizó el servicio de recolección, muestra una solución que baja el gasto presupuestario del 30 por ciento al 7,5 por ciento para este rubro.

“Covelia es muy cara para los municipios y en el caso de Tres de Febrero el servicio es muy malo. Hace años que no invierte en nada, lo que hace que el servicio sea peor”, destacó Curto, mostrando la grieta que se abrió a partir del conflicto en Quilmes, que cerró con la finalización del contrato de la empresa con el municipio y la absorción de los trabajadores de Covelia a través de una resolución de la legislatura local. “Vamos a respetar el contrato con la empresa. Finalizó el 30 de abril, pero hay 90 días para negociar. Tenemos varias empresas que están dispuestas a realizar las tareas como corresponde, porque acá los únicos que se perjudican son los vecinos”, sostuvo Curto, que viene renegociando los contratos año a año con la empresa de recolección de basura.

El gasto en servicios es uno de los que más dinero se llevan de las arcas municipales. “Entre un 20 y un 25 por ciento del presupuesto es lo que se va en la recolección”, explicó Curto sobre su distrito. Igualmente, insistió con la idea de que la recolección de basura en manos del municipio “es algo que tenemos que hacer todos juntos”, aludiendo a los intendentes del conurbano. Curto destacó que no quería más a Covelia en su distrito por la falta de inversiones y el mal servicio.

“El tema de la basura hay que verlo desde un punto de vista global: no sólo es el tema de la recolección porque cada vez hay menos lugares donde llevar la basura. Esto es un tema que hay que enfocarlo desde el Estado, el nacional, el provincial, el de la ciudad de Buenos Aires y el de los municipios”, se animó a poner sobre la mesa el intendente, llevando el problema un escalón más arriba. Con el ejemplo de Quilmes como antecedente, Curto explicó que “poner en práctica un servicio municipalizado es muy difícil. Tendríamos que haberlo pensado como lo hizo Gutiérrez, que fue comprando camiones de a poco para que el municipio estuviera preparado para levantar la basura”. Varios intendentes tomaron nota y empezaron a hacer los deberes.

La tensión entre los intendentes y la empresa Covelia es de larga data, con el sindicato que encabeza Hugo Moyano como actor principal. Desde 2007, con el ingreso de una camada nueva de jefes comunales que se encontraron con municipios endeudados y cifras siderales para la recolección, el escenario es el mismo, con el gremio de Camioneros presionando para que Covelia continúe dando el servicio. El intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, fue uno de los primeros que enfrentaron las presiones gremiales, lo que le costó un paro del sector durante 17 días, con la plaza del distrito copada por los camiones de la empresa, basura desbordando la ciudad, el incendio de un camión municipal e incluso amenazas personales. Esa relación entre los Moyano y la empresa hizo que los intendentes rechazaran al camionero en su paso por la presidencia del Partido Justicialista bonaerense en 2009, ante la tensión y la presión que les ponía el sindicalista en sus distritos.

Gutiérrez desembarcó en la intendencia de Quilmes ya con la idea de municipalizar el servicio, pero se dio de frente con la presión del gremio moyanista. El intendente, también dirigente de la Unión Obrera Metalúrgica, avanzó poco a poco hasta acercarse al momento que finalmente concretó ayer, pero debió enfrentar un paro de una semana en la que el distrito se llenó de basura.

Pero uno de los casos emblemáticos es el de Berazategui, donde la recolección de residuos fue municipalizada en los años ’90, a contramano de las privatizaciones que predominaban durante la época. El intendente Juan Patricio Mussi explicó esta semana que “a Berazategui le cuesta el 7,5 por ciento del presupuesto el servicio, mientras que a Quilmes le salía cuatro veces más, cerca del 30 por ciento”. El padre de Mussi, Juan José, fue intendente en el distrito y quien impulsó la municipalización –primero alquilando los camiones– hasta que pudo completar una flota que resolviera de forma permanente el problema. Pero también destacó que “Pablo Moyano vino a Berazategui para pedir que contratemos Covelia ocho años atrás”, transparentando el lobby empresario que desarrolla el gremio. Esta semana, Moyano hijo señaló que “si tiene que haber uno, dos o tres muertos, va a haber”, ante la idea de municipalizar el servicio quilmeño, en una amenaza hacia el intendente que lo dejó fuera de juego.

“Nos dio una herramienta extraordinaria que creo que va a repetirse en muchos municipios”, señaló el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, acerca de la resolución del conflicto en Quilmes. La decisión de enfrentar al gremio de Camioneros y bajar considerablemente los costos del servicio entusiasmó a varios. Covelia es la encargada de levantar la basura en diez distritos, en los que en general ya hubo quejas tanto de los usuarios como de los propios intendentes (ver recuadro). “El Barba Gutiérrez se va a convertir en un prócer de los intendentes”, bromeó Ferraresi haciendo foco en la relevancia del acuerdo en Quilmes y de una nueva etapa que se abre en el tema, ante la posibilidad de reinvertir el posible ahorro presupuestario en otras áreas sensibles de los municipios. “La municipalización es una de las posibilidades cuando se venza el contrato, el año próximo”, agregó sobre la situación legal que lo une a la empresa y puso el eje en que ya vienen “hablando con el sindicato y la idea es buscar cómo no perjudicar a los trabajadores para ir en busca de esa herramienta institucional”.

Compartir: 

Twitter
 

La empresa Covelia está en la mira de los intendentes del conurbano por sus costos desproporcionados.
Imagen: Joaquín Salguero
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.