EL PAíS › LA PRESIDENTA RECIBIO A SU PAR RUSO EN LA CASA ROSADA

Acuerdos para abrir una semana decisiva

Putin y Kirchner firmaron tratados de cooperación y abrieron la puerta para la transferencia de tecnología nuclear e inversiones energéticas. La semana sigue con la reunión de los Brics en Brasil y la llegada del presidente chino.

 Por Nicolás Lantos

Argentina y Rusia ratificaron el carácter estratégico de la relación entre ambos países ayer, durante la visita que hizo el presidente Vladimir Putin a Buenos Aires, donde fue recibido por Cristina Fernández de Kirchner. “La Argentina tiene su propia opinión y posición en asuntos internacionales, tiene su propia opinión soberana, algo que es muy importante y bastante raro en el mundo de hoy, y valoramos altamente esta posición”, destacó el mandatario ruso durante la declaración de prensa conjunta que dieron ambos por la tarde, luego de que se firmaran acuerdos en materia energética, judicial, científica y de comunicaciones. Fernández de Kirchner, por su parte, señaló que las coincidencias entre ambos países “revelan el carácter estratégico de la relación” en el marco de “situaciones internacionales frágiles y de gran conflictividad”. Luego de compartir, por la noche, una cena de honor, Putin partió hacia Brasil, donde volverá a encontrarse el miércoles con la jefa de Estado argentina durante la cumbre conjunta de los países del Brics y la Unasur.

La delegación rusa llegó a la Casa Rosada minutos después de la una de la tarde y en el Salón Blanco se hicieron las presentaciones formales: la Presidenta estuvo acompañada por todo su gabinete y Putin por una comitiva de una decena de ministros y secretarios. Luego ambos mandatarios se dirigieron al despacho presidencial, donde tuvieron la entrevista bilateral propiamente dicha, en la que intercambiaron opiniones sobre geopolítica, el sistema financiero internacional y las posibilidades de cooperación entre ambos países. Fernández de Kirchner además aprovechó la ocasión para invitar a parte de la comitiva rusa a visitar hoy el yacimiento de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, con vistas a que empresas petroleras rusas se asocien con YPF para la explotación de gas y petróleo.

El encuentro entre ambos presidentes fue “excelente y muy fructífero”, aseguró la presidenta Fernández de Kirchner luego de la firma de acuerdos que revelan “el carácter estratégico de la relación, que se profundizó durante la última reunión del G-20, en situaciones internacionales frágiles y de gran conflictividad”. En ese sentido, destacó que Argentina y Rusia “compartieron posiciones” que “no significan una cuestión de ganadores ni perdedores”, sino simplemente la coincidencia en “la necesidad de un mundo donde los países no tengan doble estándar” y donde “la multilateralidad” permita “arribar a soluciones justas, equitativas y legales, vinculadas con el derecho internacional” ante los conflictos. Siguiendo el razonamiento, reclamó “volver a las fuentes e impulsar la reforma de organismos que evidentemente no han dado respuesta, ni en lo político ni en lo económico”.

La referencia era válida tanto al ámbito de la ONU, donde se establecen parámetros distintos para responder ante situaciones conflictivas, dependiendo de los intereses de unos pocos países poderosos, como a las entidades financieras que imponen condiciones leoninas a los países emergentes a cambio de financiación. Por eso, Fernández de Kirchner mencionó que con Putin coinciden “en una reforma financiera global que contemple a los organismos internacionales de crédito” porque es necesario “regular globalmente el flujo de capitales, que ha tornado al mundo en un casino financiero, por el que numerosos países están ahogados por importantísimas deudas”. La referencia al diferendo con los fondos buitre quedó picando: “Nosotros no pedimos que nos condonen, somos más sencillos, sólo pedimos que nos permitan pagar”, dijo la mandataria al respecto.

Acuerdos

Entre los acuerdos firmados ayer, se destaca el de cooperación en materia nuclear: por la mañana, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, se había reunido con el presidente de la empresa nuclear estatal rusa Rosatom, Sergei Kirienko, para ultimar los detalles del documento que firmaron Putin y Fernández de Kirchner algunas horas más tarde. Rosatom está interesado en proveer a la Argentina la tecnología necesaria para comenzar la construcción de una nueva planta de energía nuclear, además del intercambio de especialistas de ambos países para complementar su formación. “Hay perspectivas promisorias en materia de energía atómica”, celebró el ruso por la tarde, en la Casa Rosada, antes de destacar que el acuerdo “creará una base sólida para la cooperación en esta esfera”. Por su parte, la anfitriona recordó que este país “es líder en generación de energía nuclear con fines pacíficos”.

Además, se firmaron entendimientos de cooperación entre la Secretaría de Comunicación Pública de la Argentina y el Ministerio de Comunicaciones y Medios de Comunicación ruso, que implicarán que la señal de noticias estatal rusa se incorpore al sistema de televisión digital argentino y que señales con contenido argentino tengan difusión en la televisión rusa. También el canciller Héctor Timerman y el ministro de Justicia ruso, Alexander Konovalov, suscribieron tres acuerdos, sobre asistencia legal recíproca en materia penal, sobre extradición y sobre el traslado de condenados. Estos se suman a acuerdos previos en materia espacial, policial y militar, otros sobre cooperación en la exploración de la Antártida, y a la decisión de promover, para el año próximo, un importante intercambio cultural entre ambos países para conmemorar los 130 años de relaciones bilaterales, según manifestaron ambos mandatarios en la declaración de prensa conjunta.

Uno de los aspectos centrales de la relación bilateral es el intercambio comercial y, en ese sentido, “a pesar de las tendencias bastante complicadas en la economía mundial, Argentina y Rusia pudieron mantener una tendencia positiva, creciendo más del 16 por ciento el año pasado”, en palabras de Putin. El presidente ruso reiteró que la Argentina “es un socio muy importante” para Moscú y que en los últimos años entre ambos países se ha desarrollado “una relación fructífera” en el marco mundial, en especial “en la ONU, en el G-20 y en otras plataformas internacionales”. En ese sentido, agradeció que las conversaciones bilaterales estuvieran “llenas de contenido”, lo que permite “discutir la agenda internacional” entre ambos países. “Seguiremos desarrollando las relaciones con la Argentina en todos los sectores: político, relaciones humanitarias, económicas”, prometió.

Fernández de Kirchner y Putin volverán a verse las caras el miércoles: mientras que el ruso viajaba anoche a Brasil para presenciar la final de la Copa del Mundo de hoy y participar desde mañana en la cumbre del Brics, en la ciudad nordestina de Fortaleza, la argentina pasará hoy y mañana en Santa Cruz junto con su familia y el martes irá a Brasilia, donde los presidentes del grupo de cinco potencias emergentes llevarán a cabo la tercera jornada de su encuentro, que compartirán con otros mandatarios de la Unasur. Allí se tratará, entre otros temas, la posibilidad de que la Argentina se sume en el mediano plazo a ese bloque, que pretende expandir su influencia en el Hemisferio Sur. De regreso de Brasil, en una semana, la Presidenta recibirá en Buenos Aires a su par chino, Xi Jinping, y a una nutrida comitiva de funcionarios y empresarios de ese país que firmarán acuerdos de inversión en energía y ferrocarriles por unos siete mil millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
 

Al mediodía fue la presentación y la ceremonia de firmas, a la noche la cena de recepción.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.