EL PAíS › EL GOBIERNO CITó AL ENCARGADO DE NEGOCIOS DE LA EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS

Un pedido de explicaciones

“Sus declaraciones por el supuesto default de la Argentina han causado un gran malestar en el Gobierno”, señalaron desde la Cancillería. El funcionario criticó la estrategia argentina de presentarse ante las Naciones Unidas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores citó al encargado de negocios de la embajada estadounidense, Kevin Sullivan. “El motivo son sus declaraciones públicas por el supuesto default de la Argentina, las que han causado un gran malestar en el gobierno argentino”, aseguraron desde la Cancillería. Hoy, a las 10, las autoridades diplomáticas lo esperan para que Sullivan dé las explicaciones de sus dichos, en los que planteó que era importante que “Argentina salga del default”.

“No sólo es falso lo que afirma, sino que lo que verdaderamente causa estupor es la omisión lamentable acerca de la actuación que le cupo a un juez municipal de su propio país, en el intento de provocar la caída de la reestructuración soberana de la deuda argentina”, señalaron en el Palacio San Martín, mostrando el enojo que produjo en la Cancillería el posicionamiento de Sullivan, encargado de la embajada mientras el gobierno de Estados Unidos designa a un nuevo responsable diplomático. “Dichas declaraciones constituyen una intromisión inaceptable en asuntos internos del país. La Argentina siempre ha sido un país respetuoso en el manejo de todas sus relaciones internacionales, evitando entrometerse en situaciones internas de otros países. EE.UU. no ha constituido una excepción en esta regla”, destacaron en la Cancillería, todavía molestos por la opinión norteamericana.

La estrategia del gobierno argentino frente a los embates de los fondos buitre para romper los procesos de reestructuración de la deuda realizados exitosamente en 2005 y 2010 es el punto central que el diplomático estadounidense plantea. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner instruyó a sus funcionarios para enfrentar los avances legales que los holdouts que no quisieron ingresar en el canje llevaron hasta la Corte Suprema norteamericana. El fallo que el juez Thomas Griesa emitió avalando el reclamo de los fondos especulativos obligó a la Argentina a modificar la sede de pago que figuraba en los contratos al promulgar la Ley de Pago Soberano, que propone la acreditación de la deuda en bancos nacionales. Además, llevó al seno de las Naciones Unidas la problemática y logró un espaldarazo con el apoyo de 124 países, sobre los once que votaron negativamente y 41 que se abstuvieron para crear una convención que fije reglas y proteja a los países que deben reestructurar sus deudas.

El fallo de Griesa –que favorece a los holdouts que representan el uno por ciento del total de bonistas, en contraposición con el casi 93 por ciento de tenedores restantes que ingresó a la reestructuración– y el posicionamiento argentino también hizo que la International Capital Market Association, que representa a los bancos más importantes del mundo, anunciara cambios en los futuros procesos de reestructuración. Se incluirá en los contratos cláusulas de acción colectiva para que se acepte la decisión de una mayoría calificada.

“Es importante que Argentina salga del default lo antes posible para poder retornar a la senda del crecimiento económico sustentable y atraer la inversión que necesita”, aseguró Sullivan al diario Clarín, al utilizar la letra del fallo de Griesa y las calificadoras de riesgo de deuda que inventaron el nuevo concepto de “default selectivo”. “Estados Unidos no apoya el debate en las Naciones Unidas porque no nos parece el ámbito para encontrar una solución eficiente”, agregó el encargado de negocios de la diplomacia estadounidense en Argentina y destacó que era “mucho mejor trabajar sobre mecanismos de mercado que ya existen para emitir deuda soberana antes de crear una convención en la ONU o ir a La Haya”, dijo, criticando así el camino emprendido por el Estado argentino.

“El encargado de negocios de Estados Unidos fue citado para mañana (por hoy) por el canciller Héctor Timerman. El motivo son sus declaraciones públicas por el supuesto default de la Argentina, las que han causado un gran malestar en el Gobierno”, apuntaron en el ministerio al informar la citación del diplomático estadounidense. “Precisamente, este tipo de declaraciones son las que un diplomático tiene que evitar hacer para preservar, en un marco de respeto recíproco, las buenas relaciones entre el país que representa y el país en el que desempeña sus funciones”, concluyeron en la Cancillería, donde esperan que Sullivan se acerque y explique su posicionamiento.

Compartir: 

Twitter
 

El encargado de negocios de la embajada estadounidense, Kevin Sullivan.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.