EL PAIS › MARIANO RECALDE ADELANTO QUE MAXIMO KIRCHNER PODRIA POSTULARSE A UN CARGO EN 2015

Un nombre que ya suena como candidato

Tras el acto del sábado, un referente de La Cámpora reconoció que el líder de esa agrupación podría presentarse a elecciones.

 Por Nicolás Lantos

La aparición de Máximo Kirchner en el escenario político nacional hace una semana abrió un nuevo interrogante en la compleja ecuación electoral argentina que se resolverá el año próximo, entre agosto y noviembre. Ayer, por primera vez, un dirigente de primera línea de La Cámpora se refirió a la posibilidad de que el hijo de los últimos dos presidentes ponga su nombre en una boleta en 2015: “¿Quién no piensa eso en Argentina? Sobre todo después de verlo el sábado, ¿quién no piensa que puede ser candidato a alguna instancia?”, dijo el titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, en una entrevista radial.

En esa organización aseguran que “no está en los cálculos” que MK se postule para presidente, pero podría competir en alguna categoría de las PASO del peronismo en Santa Cruz, donde el kirchnerismo mantiene una interna no saldada con el gobernador Daniel Peralta. De todas formas, “no hay decisiones tomadas ni se está discutiendo el tema” porque “aún es muy prematuro”, aclaran. “La decisión final la van a tomar, a su debido tiempo, Máximo y Cristina”, le dijo a Página/12 un dirigente camporista.

Las novedades de la última semana comienzan a delinear la estrategia de La Cámpora para el año próximo: sin, por ahora, una figura detrás de la que encolumnarse en la pelea presidencial, el núcleo duro del kirchnerismo apuesta a incidir en la interna “desde abajo”, con candidatos propios a nivel provincial y distrital que le permitan afianzarse como un espacio con peso propio dentro del peronismo, cualquiera sea su candidato a llegar a la Casa Rosada y, luego de 2015, ya sea en el gobierno o desde la oposición.

En ese sentido, el discurso que dio Máximo Kirchner el sábado pasado en el estadio de Argentinos Juniors dejó caer varias pistas sobre este rumbo: “Lo que voy a decir ahora, quizás voy a tener que pedir la casa de un compañero para dormir, porque creo que Cristina se va a enojar, pero es lo que pienso y lo voy a decir: si Cristina está tan mal o es tan mala o no sirve, por qué si están tan interesados en terminar con esta experiencia política, si quieren acabar con el kirchnerismo, peronismo, pónganle el nombre que más le gusta a cada uno, por qué no compiten con Cristina, le ganan a Cristina y sanseacabó”, dijo en esa ocasión.

“No estaba hablando de otra reelección, sino de que el kirchnerismo no está terminado: luego del 2015 va a haber cientos de intendentes, gobernadores, diputados, legisladores e incluso seguramente un presidente que tienen a Cristina como principal referente político. Y la única forma de evitar que eso suceda es venciendo al kirchnerismo en las urnas”, lo interpretan en La Cámpora. Y si eso sucediera “quedó demostrado que hay un enorme activo militante que volverá a las calles a reorganizarse y pensar en cómo seguir”, pero “esto no va a acabarse en catorce meses”.

El acto mismo fue “una especie de relanzamiento”. Por primera vez, la organización llenó un estadio con fuerza propia, sin la compañía de otros espacios políticos afines, sindicatos ni intendentes: todo un gesto político con vistas al futuro. “La idea es diferenciarse, porque somos un espacio con características particulares, pero a la vez identificarse con el peronismo, que es la tradición política en la que estamos enmarcados y el lugar desde el que articulamos con otras vertientes para conformar el Frente para la Victoria, que es algo mucho más amplio”, explican en La Cámpora, una organización que luego de ocho años de vida se prepara para afrontar desafíos inéditos.

Compartir: 

Twitter
 

Máximo Kirchner, al hablar por primera vez en un acto, el sábado pasado, en el estadio de Argentinos Juniors.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.