EL PAIS › LA PRESIDENTACRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER SE ENCONTRARA HOY CON EL PAPA FRANCISCO

Un almuerzo no apto para especuladores

CFK llegó a Roma acompañada por una delegación que incluía legisladores, intendentes y funcionarios. El diputado Andrés Larroque señaló que esperaba que la Presidenta y el Papa expresaran visiones en común sobre los buitres.

 Por Victoria Ginzberg

Desde Roma

A las dos y media de la tarde de ayer un empleado del hotel Edén desenrolló una pequeña alfombra roja y preparó un ramo de rosas blancas. Minutos después llegó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien hoy almorzará en el Vaticano con el papa Francisco. El encuentro será privado y a “agenda abierta”, pero las expectativas están puestas en el intercambio que pueda darse sobre los fondos buitre, los especuladores financieros que ponen en riesgo la reestructuración de las deudas externas de los países. En su exhortación apostólica Evangelii Gaudium, Jorge Bergoglio ya fijó su postura sobre este tema. Allí criticó la “idolatría del dinero” y los “mecanismos sacralizados del sistema económico imperante”, que fomentan la desigualdad y “niegan el derecho de control de los Estados, encargados de velar por el bien común”. “El Papa ya se ha pronunciado y en la doctrina social de la Iglesia siempre hubo una confrontación con la especulación financiera. Ahora nos toca el tema de los fondos buitre en la Argentina. No sabemos qué va a pasar en el almuerzo, pero lo que sí hay es una consonancia sobre lo que dice la Santa Sede en estos temas y lo que dice la Argentina”, señaló a Página/12 el embajador ante el Vaticano, Juan Pablo Cafiero.

La Presidenta llegó al verano romano, que no se termina de ir, acompañada de una comitiva que incluyó a funcionarios, diputados, intendentes y un dirigente de la juventud radical, Leandro Santoro, de la agrupación Los Irrompibles. Los diputados Andrés Larroque y Wado De Pedro, y el legislador bonaerense José Ottavis, de La Cámpora, integraron la delegación. En la puerta del hotel, con su mochila al hombro, Larroque comentó que tenía expectativas sobre el hecho de que la Presienta y el Papa pudieran conversar sobre los buitres y manifestar posturas en común. Señaló que se trata de una pelea que no sólo involucra a la Argentina sino también “a otros países que son presas de los fondos especulativos que quieren extorsionar”. Y que lo ocurrido en las Naciones Unidas, donde 124 países dieron su apoyo a la propuesta argentina de crear un marco jurídico multilateral para los procesos de reestructuración de deuda soberana, abre una luz de esperanza en el sentido de que “los pueblos puedan decidir con autonomía su futuro”.

El diputado Leonardo Grosso, del Movimiento Evita, dijo por su parte que celebraba “la visión del Papa en cuestiones estructurales como la situación de los más humildes, el trabajo informal y la inclusión social, temas en los cuales el Gobierno trabaja desde hace once años”.

El presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; el senador Aníbal Fernández; los intendentes Patricio Mussi (Berazategui) y Fernando Espinoza (La Matanza); el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, y la nieta recuperada Victoria Montenegro también acompañaron a la Presidenta. Ellos se sumaron al canciller Héctor Timerman; el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.

Oliveri y Timerman participarán hoy de una reunión con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, que se realizará poco antes de que el Papa almuerce a solas con la Presidenta. Este será el cuarto encuentro entre Bergoglio y CFK desde su elección como cabeza de la Iglesia Católica. El primero fue justo antes de la asunción de Francisco y el segundo fue en Brasil. La última vez que se vieron fue en marzo de este año. Si bien el Papa, como jefe de Estado, no suele pronunciarse sobre temas puntuales que involucran a otros países, está dicho que ya tiene posición tomada sobre los “mecanismos sacralizados del sistema económico imperante”. El respaldo, además, ya está dado por el hecho de convocar a CFK justo antes de que ella hable en la Asamblea General de Naciones Unidas, donde los buitres y el fallo del juez Thomas Griesa que los benefició serán los ejes.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta argentina fue recibida en el aeropuerto de Roma para su cuarto encuentro con el papa Francisco.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.