EL PAíS › LA ASOCIACION DE MAGISTRADOS TRABA LA INCORPORACION DE NUEVOS SOCIOS

Internas en la familia judicial

A fin de noviembre habrá elecciones en la tradicional agrupación. La lista de oposición denuncia que están impidiendo la afiliación de 180 personas, muchas de ellas del Ministerio Público Fiscal y miembros de Justicia Legítima.

 Por Irina Hauser

La Asociación de Magistrados, la entidad que tradicionalmente nuclea a los jueces y representa sus intereses corporativos, es escenario en estos días de una batalla sin precedentes por su conducción y por la integración del consejo directivo. Desde hace años la elección de sus autoridades se polariza entre dos listas, la Bordó, conservadora, que gobierna hace más de una década, y la Celeste, más progresista. Pero ambas sufrieron fracturas y este año la disputa será entre cuatro agrupaciones, en elecciones previstas para el 27 de noviembre. La pelea por los votos llegó a un punto tal que la lista Celeste denunció una maniobra del oficialismo para impedir la afiliación de cerca de 180 personas, muchas del Ministerio Público Fiscal, con la que confiaban en sumar votos. La reunión de directivos que el lunes último debía aprobar las incorporaciones quedó repentinamente sin quórum cuando se estaban por tratar los balances del mes pasado y la incorporación de los nuevos socios, que así quedarían afuera a menos que hubiera una convocatoria extraordinaria.

El tema podría pasar por una simple pulseada conventillera, pero la Asociación de Magistrados es, en buena medida, la que –además de dar representación gremial, descuentos y beneficios de todo tipo a quienes la integran– le da identidad a la comunidad de los jueces y funcionarios judiciales. Es la que le pone su sello, legendariamente aristocrático. También la integran, en menor medida, fiscales y defensores. La fragmentación de sus socios en varias listas –que serán cuatro en las elecciones de este mes– revela disputas de poder, pero también diferencias internas pronunciadas. Entre quienes intentaron asociarse la semana pasada hay algunos simpatizantes de Justicia Legítima que, evidentemente, han decidido intentar hacerse un lugar “desde adentro” de esta vieja estructura.

El viernes de la semana pasada, un representante del Ministerio Público se acercó a la sede de la asociación, frente a Tribunales, con la solicitud de afiliación de 150 personas (fiscales, secretarios y otros funcionarios) y justo en medio del trámite se cortó la luz. También llevaba 30 pedidos de afiliación más la lista Celeste, cuyos integrantes aseguran que es normal que todos los años cada lista intente afiliaciones nuevas para sacar más votos. Desde ya, cerca de 180 es un record. Después de idas y vueltas, el trámite de presentación se concretó, pero debía aprobar los nombres la reunión de consejo directivo, que se celebró en Posadas. El consejo está actualmente compuesto por once consejeros de la lista Bordó y nueve de la Celeste. Preside la entidad el juez Luis Cabral, subrogante en la Cámara de Casación Penal, quien este mes asumirá como consejero de la Magistratura. De su grupo son los cinco consejeros que se retiraron de la reunión.

Ahora la lista Celeste le reclama a Cabral, por carta y con múltiples firmas, que convoque a una reunión extraordinaria del consejo para que se discuta todo lo que quedó afuera de la reunión que se hizo en Posadas. “Esto es un aspecto menor de la vida interna de la asociación. No me interesa hablar de eso. Me preocupa más lo que dice el jefe de Gabinete sobre la Corte porque no le gustó un fallo”, dijo Cabral cuando este diario lo consultó. Pero los que están quedando afuera están pensando en presentar un amparo porque consideran la maniobra como una discriminación por razones ideológicas o gremiales.

El año pasado votaron cerca de 2000 jueces en las elecciones internas, su lista ganó por 170 votos contra la Celeste. Las nuevas afiliaciones, que superarían ese número, tendrían impacto evidente en la votación. La diferencia es que este año, en sintonía con lo que sucedió con las elecciones de consejeros de la Magistratura, las listas son cuatro.

Las buenas relaciones de Cabral con el Gobierno lo perjudicaron en las elecciones para la Magistratura ante la mirada de cierto sector, en especial el de los jueces federales. Eso explicaría que el candidato de la lista Bordó a presidir la Asociación sea el camarista civil de origen radical Ricardo Recondo, siempre un antikirchnerista declarado, que a su vez lleva en la nómina al fiscal Ricardo Sáenz y al defensor Gustavo Kollmann. Tanto Recondo como Sáenz fueron vinculados por el Gobierno con los viajes de la organización Certal, ligada al Grupo Clarín. Un desprendimiento de esa agrupación es la Lista Transparente, que lleva como candidato a presidente al camarista laboral Gregorio Corach, al fiscal Edgardo Marceno y el defensor de San Martín Aníbal Gilardenghi. La Celeste está encabezada por la camarista laboral Gloria Pasten, acompañada por la fiscal Adriana García Netto y al defensor Néstor Barral. Hay otra lista, nacida este año como escisión de la Celeste y con impronta antigobierno. Se llama Compromiso Judicial y lleva como candidato a presidente de la asociación al camarista civil Claudio Ramos Feijoó, al fiscal federal Carlos Rívolo y la defensora Eleonora Devoto.

Compartir: 

Twitter
 

El juez Luis María Cabral, presidente de la Asociación de Magistrados.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.