EL PAíS › EL MINISTRO DEL INTERIOR SEGUIRA EN EL CARGO PERO NO SERA CANDIDATO EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Florencio Randazzo se bajó del tren

Anunció su decisión con una carta a la Presidenta. “No borro con el codo lo que escribo con la mano”, explicó en el mensaje.

 Por Nicolás Lantos

Florencio Randazzo declinó toda candidatura, ratificó su pertenencia al proyecto que encabeza la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y aseguró que permanecerá en su cargo hasta el final del mandato. El ex precandidato presidencial, afectado por la designación del hombre de mayor confianza de CFK, Carlos Zannini, como vice de su rival en la interna, Daniel Scioli, le comunicó ayer por la mañana su decisión a la mandataria a través de una carta que pronto se filtró a la prensa, terminando con un día y medio de especulaciones sobre su futuro y silencio en su entorno. “Una vez que Cristina definió como compañero de fórmula de Scioli a su persona de mayor confianza, no tiene ningún sentido ir a una interna. Lo que Florencio entiende es que con Zannini en la otra fórmula no hay lugar para una competencia. La decisión se tomó para no hacer ningún tipo de daño al proyecto”, le explicaron a Página/12 fuentes cercanas al funcionario.

La carta, privada, se dio a conocer ayer a primera hora. En ella, Randazzo repasa su rol en el Gobierno “desde aquel 10 de diciembre de 2007 hasta hoy” y destaca su “enorme compromiso con la gestión, convencido de que es la mejor política, ya que así se resuelven los problemas cotidianos de los hombres y mujeres”. Luego dice que “a sabiendas de que como dirigentes” se debe “garantizar las condiciones” para un “relevo”, es que pensó “que la mejor manera de contribuir era participando de una elección primaria que pusiera de manifiesto la idea de continuar con todos y cada uno de los logros”. Pero, continúa, “dado que en forma manifiesta” esas internas no son la “voluntad” de CFK, decide aceptar “con tristeza pero sin el más mínimo rencor” no participar de esa competencia.

“Soy un hombre de palabra. Creo fervorosamente en el valor de la misma y en los compromisos que uno asume. No borro con el codo lo que escribo con la mano. Por eso, no puedo aceptar ser candidato a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Y tal como dije públicamente, después del 10 de diciembre seguiré defendiendo el proyecto desde mi lugar de militante”, agrega el texto. Por último, el ministro se escribe “orgulloso de ser parte de este proyecto que ya tiene un lugar en la historia” y de haber hecho una “contribución, con enorme sacrificio y dedicación, al modelo Nacional y Popular”, pero dice sentir “la obligación de honrar” sus “convicciones y 35 años de militancia” en el peronismo. “Llegué con vos y me iré con vos de la Casa Rosada. Sin dejar mis convicciones en la puerta”, concluye la misiva.

En diálogo con este diario, en el entorno de Randazzo aclararon que “no fue fácil” la decisión de “decirle que no a un ofrecimiento de la conductora del proyecto” pero que “tomó la decisión que entendió que era más saludable para todos” y que respetaba a “otros compañeros con esas aspiraciones y capacitados a conducir la provincia de Buenos Aires”. También aseguraron que el funcionario “va a ayudar a que gane el Frente para la Victoria” haciendo “lo que Cristina quiera que haga” y que “no se va a encontrar en él ninguna actitud que atente contra la fórmula elegida”.

Las únicas manifestaciones públicas que hizo el ministro luego de que se conociera la carta que le envió a la Presidenta fueron vía twitter, donde publicó un mensaje por la tarde y otros tres a la noche. Primero, escribió: “Que nadie se confunda. Yo apoyo todas las decisiones que toma CFK. Ella conduce este proyecto del cual soy y seguiré siendo parte”. Horas más tarde, ante la proliferación de versiones, completó. “A los periodistas que tienen mala intención: nunca dije que CFK me impidió participar de las PASO. Pero competir contra Carlos Zannini significaba competir contra CFK. Repito, nunca haré nada que dañe a CFK. Solo tengo agradecimiento para con ella.”

Ayer, algunos sectores del gobierno ventilaban supuestas maniobras de Randazzo para evitar que Scioli fuera a las PASO acompañado de un “kirchnerista puro” y aseguraban que eso molestó a la Presidenta, precipitando los acontecimientos. Cerca del ministro, desmintieron tajantemente esa versión, al igual que una supuesta discusión entre ambos, el miércoles, en Olivos. “Florencio siempre ha tenido una actitud de absoluto respeto por Cristina. Siempre trabajó para este proyecto nacional y lo seguirá haciendo, desde el ministerio hasta diciembre y luego como militante”, señalaron ayer en los despachos de Interior, donde todavía estaban digiriendo el mal trago.

Compartir: 

Twitter
 

Florencio Randazzo entendió que no podía competir con una fórmula que llevara a Carlos Zannini.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.