EL PAíS › EL MENSAJE DE ZECCA

La reacción del obispo

El arzobispo de Tucumán, Alfredo Zecca, lamentó que “ya no son los valores emanados de la fe judeocristiana y del derecho natural los que rigen la sociedad”, opinó que la Argentina “ha cambiado para peor” por los avances en el uso de protocolos de aborto y fertilización asistida y rechazó la posibilidad de que la Iglesia Católica quede “encerrada en la sacristía, ocupada sólo de asuntos subjetivos, espirituales e individuales y desentendida de la proyección de los principios evangélicos a la realidad social en medio de la cual debe prestar su servicio”. Las afirmaciones del sacerdote en la catedral de Tucumán formaron parte del Tedeum por el aniversario de la Declaración de la Independencia, del que participaron el gobernador José Alperovich; su esposa, la senadora Beatriz Rojkés, y el candidato peronista a la gobernación, Juan Manzur.

“Se está intentando imponer protocolos de aborto y de fertilización asistida absolutamente inaceptables porque violan el elemental derecho a la vida y a seguir la propia conciencia”, cuestionó el titular del obispado tucumano. “En el ámbito educativo también avanzan proyectos curriculares que, además de no respetar el derecho natural, violan la libertad de enseñanza y el derecho de los padres de elegir la educación que quieren para sus hijos, y esto violando la Constitución Nacional, provincial y las leyes vigentes, por lo que la Iglesia ve amenazado su derecho de enseñar”, aseguró.

El prelado opinó que “se sancionan leyes de dudosa legitimidad jurídica basadas en un positivismo inaceptable; se articulan políticas públicas que ignoran elementales derechos humanos; se ataca impunemente a la Iglesia y se vulneran sus derechos y hasta en algunos medios de comunicación social se la agrede injustamente, ridiculizando valores religiosos y a quienes los profesan”. Zecca consideró que “en un par de décadas los cristianos nos topamos con esta realidad que nos golpea y nos duele, pero a la vez despierta nuestra conciencia de que estamos en una época en que hay que vivir una ‘fe martirial’” y lamentó que “nos estamos habituando a soportar, por parte de algunos grupos de poder y de pensamiento, la indiferencia, la oposición, la persecución y el desprecio”.

Zecca reconoció que “no se persigue abiertamente” a los creyentes, pero consideró que “se intimida, no se respeta el derecho de actuar conforme a la propia conciencia y con ello se va creando un ambiente de temor”. Tras rechazar la alternativa del encierro en la sacristía y lamentarse porque “la cultura ha cambiado”, afirmó que “la Iglesia también ha cambiado”. “La laicidad ha ganado terreno y esto es un hecho positivo porque cumple el principio evangélico que ha servido de modelo a Occidente: al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, subrayó. Pero “la laicidad se ha convertido en laicismo y laicismo militante”, que implica que la sociedad actúe “como si Dios no existiera”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.