EL PAíS › LA REACCION DE LA UCR Y LA CC ANTE EL CASO NIEMBRO

A la espera de que pase el temblor

 Por Sebastian Abrevaya

Atentos a las consecuencias del escándalo de presunta corrupción que salpica a Mauricio Macri y Fernando Niembro, los socios del PRO en el frente Cambiemos, la UCR y la Coalición Cívica bajaron el perfil lo máximo posible con la esperanza de que la crisis vaya diluyéndose con el correr de los días. Carrió enfocó su defensa en la figura de María Eugenia Vidal, responsabilizó al kirchnerismo y optó por despegarse de la lista de diputados por Buenos Aires armada entre el macrismo y el radicalismo. Los correligionarios, por su parte, desaparecieron casi por completo de la escena. El presidente del Comité Nacional de la UCR, Ernesto Sanz, estuvo de vacaciones (volvió el viernes) y el jefe del radicalismo bonaerense Ricardo Alfonsín prefirió opinar sobre la situación política en Venezuela antes que ocuparse de la de su propio distrito. “Lo de Niembro nos descolocó a todos y un impacto va a tener. Lo que no sabemos todavía es hacia donde va a reaccionar la sociedad”, admite un operador radical todo terreno. Por lo pronto, entre las pocas voces que se oyeron al respecto el diputado radical Ricardo Buryaile dijo que si fuera su caso daría un paso al costado mientras que Julio Cobos pidió que el comentarista deportivo se presente en la Justicia para dar las explicaciones correspondientes.

Las contrataciones millonarias de La Usina Producciones, la empresa fundada en 2012 por Fernándo Niembro y Atilio Meza, tocó una vértebra sensible tanto de la Coalición Cívica como de la UCR, que en más de una oportunidad tomaron como bandera de campaña la transparencia, la lucha contra la corrupción y el apego a las instituciones.

Con su suerte electoral atada a la del jefe de Gobierno porteño, en el radicalismo tomaron con cierta preocupación el caso. Sanz regresó el viernes luego de unas vacaciones y se mantuvo con perfil bajo hasta el domingo, cuando viajará a Córdoba para acompañar al intendente de la capital, Ramón Mestre, que pelea por su reelección con Luis Juez. Allí podría vérselo otra vez junto a Macri. “La reacción tanto de Niembro como del PRO es la correcta. Ponerse a disposición de la Justicia por un lado y aprobar el pedido de informes y contestar la iniciativa de la oposición en la ciudad”, aseguró Walter Ceballos, hombre de confianza de Sanz y candidato a diputado en San Luis.

Página/12 quiso comunicarse con Alfonsín por este tema pero el presidente de la UCR bonaerense se negó a responder. El ex candidato presidencial, que había llevado a Francisco de Narváez como candidato a gobernador en 2011, colocó ahora a su mano derecha, Miguel Bazze, en la lista de diputados por Buenos Aires que encabeza Niembro. Sin embargo, emitió sólo dos comunicados la semana pasada, uno respondiéndole a la presidenta Cristina Fernández y otro pidiendo por la liberación de un dirigente opositor venezolano.

Si bien no hubo un pedido de explicaciones por parte del radicalismo, fuentes de la UCR afirmaron que los macristas les notificaron los pasos que irían dando: las respuestas públicas, el trámite en la Legislatura y la voluntad declarada de presentarse en la Justicia. Más allá de la expectativa de que el caso se vaya disolviendo, por lo bajo reconocen que les genera complicaciones. De todas maneras, para los dirigentes radicales del interior el tema no los afectará ya que en octubre irán colgados tanto de Mauricio Macri como de Sergio Massa. Ese es el caso del jujeño Gerardo Morales o del santacruceño Eduardo Costa, que se ilusionan con arrebatarle la gobernación al peronismo.

Para la Coalición Cívica la situación es ligeramente diferente. Por un lado, Carrió ya había regresado de sus vacaciones cuando se desató la crisis. Sus primeras intervenciones públicas marcaron la línea a seguir: esperar a que la Justicia opine y afirmar que no habrá “impunidad para nadie”. “Nosotros presentamos nuestra lista de diputados para la provincia de Buenos Aires y no nos votaron. No tenemos candidatos a diputados en la Provincia y en la Ciudad. Yo no soy responsable de esa lista”, afirmó el viernes la chaqueña, mandando un mensaje también para los socios del espacio. Su lista, encabezada por Marcela Campagnoli, sacó el 9 por ciento de los votos de Cambiemos mientras que la de Niembro y la UCR, el restante 91 por ciento. Es decir, unos 200 mil votos frente a 2 millones. Tanto Carrió como su ex compañero de fórmula, Héctor “Toty” Flores y la legisladora porteña Paula Oliveto redireccionaron el tema hacia el kirchnerismo. “Quieren levantara a Massa para que Scioli gane en primera vuelta”, aseguró Carrió. En el radicalismo tienen un temor similar: que Massa consolide los votos de las PASO y termine dividiendo el frente opositor.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.