EL PAíS › HOY SE ELIGE AL PROXIMO INTENDENTE DE LA CIUDAD DE CORDOBA

Elección con alianzas cruzadas

El actual intendente Ramón Mestre va en busca de otro mandato al frente de una alianza de la UCR y el PRO. De la Sota, a pesar de tener a Esteban Dómina como candidato, también le apuesta algunas fichas al radical para evitar que gane Luis Juez.

 Por Marta Platía

Desde Córdoba

Córdoba es la última gran esperanza que le queda a Mauricio Macri de bailar como ganador antes de las elecciones presidenciales de octubre luego de las derrotas que fue sumando antes y después de las PASO. Bastión del antikirchnerismo, la Córdoba delasotista, la otrora “isla” radical, decidirá hoy por un nuevo intendente capitalino. Casi todos los sondeos le dan ganador (por poco) al candidato radical Ramón Mestre (h), quien está en ese puesto desde hace cuatro años y, paradójicamente, sólo cosecha quejas por su magro desempeño y por el (mal) estado de la ciudad. Mestre irá por la reelección por la Triple Alianza que integraron el PRO, la UCR y lo que queda del Frente Cívico de Luis Juez. En los últimos meses Juez –quien ofició de jefe de campaña de Oscar Aguad y la Alianza cuando perdieron la gobernación ante Juan Schiaretti– se les volvió en contra, se fue del espacio y arguyó algo así como que él “nunca se comprometió” con la Alianza por la intendencia. Y, como si eso fuera poco, se alió con la ex esposa de José Manuel de la Sota, Olga Riutort, quien irá como su vice en la lista de “Fuerza de la gente”: un espacio que ella misma formó y tenía su prestigio y chances aun sin Juez.

El (nuevo) giro del verborrágico senador nacional se conoció recién cuando finalizó el plazo de inscripción de listas y sacudió el panorama político de Córdoba, que a esa altura parecía una comedia de enredos escrita por un sado-guionista. ¿Pero cómo, Juez, el que hace años denunció por corrupta a la entonces esposa de De la Sota se alió con ella? ¿El mismo Juez que construyó su prestigio a partir del despido como “fiscal anticorrupción” que propició la denunciada Riutort cuando todavía estaba en la primera gobernación de su marido (que todavía era su cónyuge)? Sí, el mismo. La misma. Los mismos, pero diferentes. Al menos eso explicaron ellos en una conferencia de prensa en la que se perdonaron “todo lo pasado”. “Es el modo que encontramos para ganarle la intendencia a Mestre y a De la Sota”, dijeron.

Y cuando apuntaron a Mestre y De la Sota, eso es precisamente lo que quisieron decir. Es que si bien la Unión por Córdoba de De la Sota tiene como candidato a intendente a Esteban “Tito” Dómina, un hombre respetado pero con escasas posibilidades de ganar, también tiene fichas apostadas a “Ramoncito”, como aquí le llaman a Mestre, que a su vez poco y nada hizo para apoyar a Oscar Aguad cuando lo intentó contra el oficialismo local. El gobernador apunta a evitar que su ex esposa y Luis Juez lleguen al Palacio 6 de julio y de paso coquetear en el orden nacional con quien socave la continuidad kirchnerista. Se sabe: el caudal de votos delasotistas (al menos una parte) irían con Sergio Massa; en tanto que se ignora hasta el momento qué porcentaje se volcará a Daniel Scioli o a Mauricio Macri, ya que muchos de estos sufragios serían de corte “antikirchnerista”. Más de un analista político sostiene que “los votos de De la Sota, quiérase o no son peronistas. De derecha, pero peronistas, y no votarían a un empresario neoliberal como Macri”.

Pero en esta provincia los escenarios parecen dar para todo: que De la Sota apoye al radical Mestre; que a su vez Mestre venga respaldado y se abrace en los escenarios con Macri; y que Macri diga “me gusta cada vez más Luis Juez”; quien a su vez dice que tendría a “Macri en el patio de mi casa y voy a trabajar para que sea presidente”; mientras se fuga de la alianza que el millonario forjó tras su ex archienemiga y denunciada Riutort, massista y ex esposa de su (al menos por ahora) archienemigo De la Sota.

Por el lado kirchnerista, el candidato es Daniel Giacomino, quien llegó a la política de la mano de Luis Juez, ya fue intendente y no goza de la mejor de las imágenes entre los votantes. El kirchnerismo tiene una clara asignatura pendiente en esta provincia: aún no pudo (o no quiso) instalar a nuevos cuadros políticos que puedan hacerle sombra al delasotismo y el radicalismo.

El otro candidato a intendente es un periodista de investigación, Tomás Méndez. Con un discurso muy parecido al de Juez cuando arrancó con su Frente Cívico pretende pelearle votos a los que estarían en punta. Su espacio se llama ADN-Córdoba. Lo de ADN es por su programa de TV en el cual, valiéndose de cámaras ocultas y métodos no siempre claros, Méndez destapó asuntos como el “narco escándalo” que le valió una cúpula policial y varios ministros a José Manuel de la Sota y otros tantos a Ramón Mestre. Aún así, se lo ha acusado a lo largo de la campaña, de haber “pactado con De la Sota” a quien le vendría bien que Méndez se quede con parte de los votos que irían para Juez y Riutort. El divide y reinarás en pleno ejercicio.

Así las cosas, nada está dicho en Córdoba y hay un enorme caudal de indecisos. A diferencia de la elección a gobernador en la que el ganador estaba casi cantado y sólo se discutía acerca del segundo y tercer puesto, en los comicios de hoy sólo está clara la tendencia fuertemente conservadora y de derecha que ha campeado en esta ciudad –y en la provincia– desde que se inició la etapa democrática.

Cortito y al pie, como debe ser en el humor cordobés, el dúo Las Pérez Correa lo definió de un saque: “Esta Córdoba se parece cada vez más al planeta de los simios”.

Compartir: 

Twitter
 

En las elecciones de hoy por la intendencia de Córdoba hay alianzas explícitas y otras que no lo son.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.