DEPORTES › CON UNA ACTUACION INOLVIDABLE DE MARTIN BENITEZ, INDEPENDIENTE GOLEO 3-0 A RACING

Fiesta del Diablo en Avellaneda

El equipo de Pellegrino presionó en cada rincón de la cancha y se impuso en todas las líneas ante los dirigidos por Cocca, que estrenaron camiseta nueva pero mostraron viejos problemas a la hora de atacar y manejar la pelota.

 Por Miguel Hein

Goleó Independiente. Brilló Benítez. Jugaron muy bien todos sus compañeros. El Rojo fue perseverante en la presión e intenso en cada rincón del campo. Pellegrino puede quedarse tranquilo: sus jugadores entendieron aquel mensaje de “nos jugamos mucho más que tres puntos”. Perdió Racing. Le hicieron tres, pero pudieron ser muchos más de no mediar algunas buenas respuestas de Saja. Nunca encontró la forma de resolver la presión. Y las cosas se le hicieron cuesta arriba tras el primer gol en contra y la expulsión de Acuña. No pareció un equipo “que sabe jugar esta clase de finales”, como afirmó Cocca en la semana.

De arranque no más, Independiente se plantó en campo de Racing. Tanto que antes de que transcurriera un minuto, Albertengo robó una pelota, corrió contra la raya y sacó un pase atrás que Ortiz remató y controló Saja. Así como perdió esa primera pelota en su área, Racing perdía todas en el mediocampo y también en ataque. Independiente acentuó su dominio y se adueñó del partido desde el momento en que Benítez dejó la banda derecha y empezó a encarar por todo el frente del ataque, con un Vera dúctil para la descarga y con Toledo y Tagliafico yendo hasta el fondo con potencia y determinación. De este modo llegó el primer gol del partido. Iban 32 minutos. Toledo aceleró, descargó en Vera, que se la devolvió a Toledo y éste habilitó a Benítez, que derrotó a Saja. Sintió el golpe Racing. Encima, dos minutos después se produjo la expulsión de Acuña por codazo a Méndez. Con uno menos, la Academia esperó el final del primer tiempo bien metida atrás, sin nada que oponer al buen juego de Independiente.

Para los segundos cuarenta y cinco minutos, Cocca decidió arriesgar. Sacó a Gastón Díaz, quedó con tres en defensa y sumó a Camacho al mediocampo. No sirvió. El uruguayo estuvo tan inexpresivo como en los últimos partidos. Sin embargo, Racing empezó a empujar y adelantarse. Independiente se tomó un respiro. Pero el letargo terminó con una habilitación a Benítez por izquierda, quien aprovechó el movimiento de distracción de Tagliafico y encaró para el arco. Antes de pisar el área sacó un violento derechazo, que rozó en la cabeza de Vera y Saja salvó con la ayuda del travesaño. Ese arresto de Benítez más los ingresos de Lucero y Albertengo revivieron la ambición de Independiente, que exigió a Saja ante dos remates de Benítez y uno Pisano. Racing era sólo los intentos de Milito y Bou. Bajaba el “ole, ole” de las tribunas cada vez que Benítez encaraba. En una de esas oportunidades, Lollo lo bajó. Méndez la acomodó y sacó un furibundo derechazo al palo izquierdo de Saja, anotando el merecido 2-0. Siguió floréandose el Rojo. En eso estaba Independiente cuando llegó el tercero. Combinación de Toledo con Ortiz, centro a la espalda de Lollo, y Vera la empujó a la red y corrió a abrazarse con sus compañeros y con la historia: Independiente nunca perdió ante Racing en el remodelado Libertadores de América.

Compartir: 

Twitter
 

Toledo y Benítez festejan el primer gol del claro triunfo de Independiente ante su clásico rival.
Imagen: DyN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.