DEPORTES › OPINION

A la escuela con Niembro

 Por Gustavo Veiga

Fernando Niembro está perdido en un jardín borgeano donde se bifurcan la ética y la legalidad. Su abogado Jorge Anzorreguy dijo en su defensa que “cuando uno actúa conforme a derecho y a las disposiciones legales vigentes, entiendo yo que actúa en forma ética”. Con ese criterio, un prestamista sería ético porque puede cobrar intereses abusivos si paga impuestos y sus clientes acuden de modo voluntario a recibir los servicios que brinda. El berenjenal es notable, tanto como los 19.473.878,30 pesos que cobró La Usina Producciones del Estado porteño, su benefactor hecho a medida.

La Usina, lejos de ser eléctrica, no estaba sola en el entramado de empresas por las que pasó el periodista deportivo y primer candidato a diputado bonaerense del PRO. La Escuela Superior de Ciencias Deportivas (ESED) que fuera de su propiedad y cerró en diciembre de 2013, también recibió contribuciones que ascendieron a 3.622.840 pesos.

A diferencia de La Usina, que embolsó 2.080.054 dólares al cambio oficial por encuestas de satisfacción o la curiosa prestación de servicios de instalación y puesta en funcionamiento de planta para tratamiento de efluentes, que contrató la Dirección General de Limpieza porteña, la ESED de Niembro y su colega Marcelo Araujo, le dio un curso de inglés a la Policía Metropolitana por 470 mil pesos.

Diferentes actividades para una consultora del Estado y una escuela de periodismo deportivo. En defensa del ex secretario de Medios de Carlos Menem, su jefe político Mauricio Macri y la fuerza que lidera, reivindicaron la legalidad del vínculo entre el gobierno porteño y sus emprendimientos. El abogado Anzorreguy, incluso, fue más allá. Habló de que no existía incompatibilidad porque su cliente estaba en el ámbito privado cuando sus empresas recibieron las remesas de dinero o que ya las había abandonado.

La legalidad y la ética entendidas como lo que el PRO declama “una nueva forma de hacer política”, cayeron en un pantano hace mucho tiempo. El caso de Niembro tiene repercusión garantizada porque se trata de un profesional de los medios que en los años 90 decidió ser funcionario para anunciar indultos a genocidas o incluso antes. No es el primer caso de una derecha mal barnizada y que no disimula sus viejas grietas. Su jefe está procesado en la causa de las escuchas y el principal asesor del PRO, Jaime Durán Barba, dijo que Hitler era un tipo espectacular sin ponerse colorado.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.