DEPORTES › RIVER RECIBIRA A BOCA EN EL MONUMENTAL POR LA FECHA DE LOS CLASICOS

El Súper plato fuerte del día

Con el recuerdo todavía vivo de lo ocurrido en el último enfrentamiento en la Bombonera, millonarios y xeneizes se verán nuevamente las caras en un partido clave para las aspiraciones de ambos en el torneo de Primera División.

 Por Gustavo Veiga

El superclásico en una fecha con superpoblación de clásicos viene como siempre picante. El último por la Copa Libertadores no terminó porque un desquiciado apodado el Panadero tiró gas pimienta. Desde aquel 14 de mayo, Carlos Tevez regresó a Boca y jugará contra River después de once años. Recién llegado, Milton Casco debutará con la banda en el pecho porque eligió esa camiseta y no la que tendrá enfrente. El árbitro Darío Herrera será el mismo de aquel partido trunco de un solo tiempo en la Bombonera. Y dará el pitazo inicial a las 18.15, antes de que se venga la noche y sin que lo apure el empresario Alejandro Burzaco desde adentro de la cancha (hoy con arresto domiciliario en Estados Unidos). A partir de ahí no tendrá sentido hablar por 90 minutos. La hora de la verdad –como decían los viejos relatores de fútbol– ahogará las voces de los que calentaron la previa con una evidente incitación a la violencia. Ojalá que no se cumpla la invitación a que se maten a patadas.

Las apuestas en las agencias internacionales dan como favorito a River. Paga en promedio 2,37 euros contra los 3,04 de Boca. La diferencia no es grande. Tampoco la distancia entre los argumentos que pueden poner en la balanza los dos. Sí está claro que el partido será clave para el desenlace del kilométrico torneo argentino. Al equipo de Gallardo solo le sirve ganar si pretende pelear por el título. Boca podría especular un poco más, pero también tiene en contra una incómoda racha de resultados desfavorables en los últimos clásicos. ¿Qué pesará más? La memoria de las recientes definiciones en copas o la superioridad boquense que indica el historial. Cualquiera de estos antecedentes puede quedar pulverizado. Fútbol dinámica de lo impensado.

Como en la perinola, todos juegan a este juego, incluidos los de afuera. Y muchos hablan, por hablar. Empezó Blas Giunta, un símbolo del fútbol a cara de perro. Les sugirió a los muchachos de Boca “poner pechito y huevitos”. Así, en diminutivo y fiel a su estilo. Hasta se atrevió a pedirle al Vasco Arruabarrena que sacara a Fernando Gago del equipo. En la misma lógica chicanera, Alberto Márcico, ídolo en los 90, dijo que “en el Monumental hace más frío”. Y sugirió “meter y raspar”. Estas pavas silbadoras calentaron el ambiente como en el pasado lo hicieron otros, de Boca y de River, y con mayor o menor ingenio.

La cordura la puso el entrenador de Boca: “Que no haya patadas”, pidió, en contra de la argumentación de Rolando Schiavi, otro ex que había anticipado: “Si hay que meter o pegar una patada, la van a pegar”. Giunta y Schiavi, por ejemplo, perciben que el equipo actual no encaja en la tradición boquense que ellos encarnaban: la de jugar con el cuchillo entre los dientes. Parece que ya no importa el riesgo de quedar retratado pegando a mansalva y ante las cámaras. Lo hicieron Funes Mori y Vangioni por la Copa. Los ex jugadores de Boca ahora piden imitarlos. Un absurdo.

Los dos no llegan con todo el potencial que podrían poner en la cancha. Boca no tendrá a Pablo Pérez, Nicolás Colazo (lesionados) y Agustín Calleri (suspendido). River no podrá utilizar a Leonel Vangioni (lesionado) y Jonatan Maidana será esperado hasta las horas previas al clásico, condicionado por una contractura. El campeón de América estrenará una nueva camiseta con tres copas sobre el pecho, dos de las cuales las ganó después de eliminar a su clásico rival. En Boca piden pierna fuerte. Un discurso futbolero de mano dura, como si garantizara el triunfo. Vaya paradoja. Dicen que River ganó jugando a lo Boca en los últimos clásicos. Una perogrullada de difícil comprobación. Tan difícil como dar un vaticinio para este domingo.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La de hoy es una buena oportunidad para dejar atrás el bochorno del gas pimienta.
Imagen: Alejandro Leiva
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.