EL PAíS › CRISTINA KIRCHNER CONFIRMO QUE DIO EL VISTO BUENO PARA LA CONTINUIDAD DE LINO BARAÑAO EN CIENCIA

“Por supuesto que lo consultó conmigo”

La Presidenta explicó su visto bueno en que “la ciencia y la tecnología son una política de Estado”. Lo hizo luego de recorrer las obras del edificio del Centro Científico Tecnológico de YPF-Tecnología SA.

“Por supuesto que lo consultó conmigo. Si no, nunca hubiera aceptado.” La presidenta Cristina Fernández de Kirchner despejó ayer las especulaciones que rondaban la continuidad de Lino Barañao como ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva más allá del 10 de diciembre. La Presidenta confirmó que la decisión de Barañao de formar parte del gabinete de Mauricio Macri contó con su aprobación, que se basó en que “la ciencia y la tecnología son una política de Estado” que su gobierno deja como legado. Tras recorrer las obras del edificio del Centro Científico Tecnológico de YPF-Tecnología SA –YTEC, cofundado por el Conicet e YPF-, la Presidenta reveló las “dos condiciones” que tuvo el acuerdo. La primera, que Barañao goce de “libertad e independencia” para nombrar y disponer los cargos a su mando. La segunda, que se mantenga “la misma cantidad de recursos e inversiones” en el área, algo que, por otra parte, está garantizado en principio por el presupuesto 2016.

La designación de Barañao, anunciada el miércoles por el futuro jefe de Gabinete, Marcos Peña, causó sorpresa entre la comunidad científica. Junto a investigadores de todas las disciplinas, Barañao había tenido un rol activo en la campaña de la segunda vuelta en apoyo de Daniel Scioli. Incluso, participó de la convocatoria en la explanada de Exactas de la UBA para “lavar los platos”, todo un símbolo de los recortes decretados por Domingo Cavallo durante el gobierno de la Alianza, y que los científicos relacionaron con las posibles consecuencias de la llegada al poder de Mauricio Macri. El miércoles, como reveló este diario, se confirmó que el presidente del Conicet, Roberto Salvarezza, adelantará su renuncia, prevista para abril, al 11 de diciembre, apenas un día después del traspaso de mando.

La Presidenta remarcó que los “becarios, científicos e investigadores del Conicet nunca habían logrado antes el nivel de ingresos” que alcanzaron durante su mandato, y destacó como “muy importante” la tarea que desempeña Barañao desde que en 2008 se creó el ministerio que seguirá conduciendo. Frente a la prensa que cubría el acto en Berisso, donde se encuentra el nuevo centro de investigación de YPF y el Conicet, Cristina Fernández pidió “dejar de lado banalidades y trivialidades” para enfocarse en garantizar la continuidad de las políticas públicas en la materia, algo que genera incertidumbre en la comunidad científica ante el nuevo gobierno, a pesar de la continuidad de Barañao. “Lino me dijo que esto estaba jurado, que iba a haber el mismo nivel o más de inversiones, me parece muy bien porque es una política de Estado”, aclaró la mandataria, que insistió en la necesidad “retener” a los profesionales repatriados en los últimos años.

El acto de ayer en lo que será el edificio del Y-TEC fue el segundo encuentro consecutivo entre la Presidenta y Barañao. El miércoles estuvieron juntos en el Hospital Posadas, horas antes de que Marcos Peña diera a conocer su continuidad como ministro. “Vení, Lino –lo llamó Cristina mientras hablaba con la prensa–. Tenés que poner dos condiciones fundamentales: la primera, mucha independencia y libertad, y la segunda que se sigan destinando recursos al ministerio.”

Las obras para el nuevo edificio de Y-TEC, que albergará laboratorios, oficinas y salas de motores repartidas en 13 mil metros cuadrados, significó “una inversión de 500 millones de pesos”, resaltó la Presidenta. “A eso me refiero cuando hablo de continuar con las políticas de Estado”, añadió.

“Estas son las cosas que los argentinos tienen que defender, y que en algún momento nos sacaron”, afirmó Cristina Kirchner respecto del centro de investigación, que se dedicará a aportar innovaciones para la exploración y extracción de petróleo. Cerca suyo, la escuchaba el titular de YPF, Miguel Galuccio, de quien se rumorea podría continuar también con el nuevo gobierno. Scioli y el ministro de Economía, Axel Kicillof, entre otros, formaron parte de la nómina oficial.

“Seguramente habrá algunos interesados en que los argentinos no desarrollemos estas tecnologías”, continuó la Presidenta, en un discurso que estuvo centrado en resaltar la vinculación entre el desarrollo tecnológico y la soberanía energética. “Esto forma parte de la pesada herencia de la que hablan algunos. Sí, es pesada porque tendrán que defenderla frente a los de afuera”, ironizó.

Cristina Fernández precisó que la obra está completa en “un 90 por ciento” y será inaugurada a mediados del próximo año. Y agregó que, una vez en funcionamiento, “permitirá aumentar la producción de nafta, coque y gasoil” para afrontar la creciente demanda interna. “Todo lo demás es banalidad y anécdota, si me miró, si lo nombré, si me corrí”, afirmó en relación con la cobertura de los medios opositores sobre su encuentro con Macri del martes. “No dejemos que nunca más nos pasen los elefantes por atrás mientras discutimos pavadas, discutamos las cosas serias que pasan”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner y el ministro de Ciencia y Tecnología Lino Barañao durante el acto de ayer.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.