EL PAíS › MACRI SE REUNIó CON LOS LíDERES DE LAS CGT PERO NO ACCEDIó A LOS RECLAMOS

Con pocas respuestas para los gremios

Caló, Moyano y Barrionuevo asistieron a Olivos. Reclamaron por los despidos, la inflación y las paritarias. El Gobierno anunció que convocará al Consejo del Salario, pero no puso fecha. Además reiteró que los cambios en Ganancias se verán recién en 2017.

 Por Julián Bruschtein

“Planteamos nuestras preocupaciones y el presidente (Mauricio Macri) fue receptivo. Vamos a ver si actúan con rapidez y podemos avanzar en la resolución de los problemas de los trabajadores, aunque la verdad es que no nos llevamos nada concreto y eso es malo”, aseguró a Página/12 un dirigente sindical después de la reunión en la quinta de Olivos. Convocada por el Gobierno a las apuradas ante la actitud confrontativa de los representantes de los trabajadores por el escenario de despidos, inflación y falta de respuestas a sus reclamos, las tres fracciones de la CGT acudieron al llamado del macrismo. “Vamos a convocar al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil”, fue el primer gesto que mostró el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, como resultado de la reunión, aunque no precisó la fecha. La sanción de una ley de emergencia ocupacional y la inflación fueron los ejes que plantearon los gremialistas.

“Llevamos la agenda que elaboramos en los últimos meses entre las tres centrales. La situación es cada vez peor y se lo hicimos saber”, confió a este diario un dirigente sindical después de la reunión con Macri. Bajo un fuerte hermetismo los gremialistas dejaron la quinta presidencial de Olivos sin hacer declaraciones después de dos horas de reunión con el Presidente y algunos funcionarios del gabinete. “Tanto la negociación paritaria libre, como la convocatoria del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil dan respuesta a empezar a resolver parte del impacto de la inflación en el poder adquisitivo”, afirmó Triaca después del encuentro quedando como único vocero de la reunión e intentando mostrar reflejos de parte del gobierno frente al planteo cegetistas.

Las tres cabezas de las fracciones de la CGT, el camionero Hugo Moyano de la CGT Azopardo, el metalúrgico Antonio Caló de la CGT oficial y el gastronómico Luis Barrionuevo de la CGT Azul y Blanca llegaron a la quinta de Olivos cada cual en su coche. Con demora comenzó la reunión que estaba convocada a las 17 por ajustes de la agenda presidencial, a la que el gobierno nacional había convocado con cierta celeridad para establecer puentes con los dirigentes de las CGT. La decisión de organizar un acto por el día del trabajador para el 29 de abril de forma conjunta, sumando además a las dos CTA despertó la preocupación en el oficialismo. Con la ola de despidos y la inflación entre ceja y ceja, los sindicalistas pusieron en la mesa la agenda sobre la que el gobierno facilitó el acercamiento entre las organizaciones que se distanciaron en los últimos años.

“Es una situación compleja, entendemos el sufrimiento que están pasando muchos argentinos, pero también queremos ser realistas: nuestro objetivo está en la generación de empleo y de oportunidades de inversión para que haya más trabajo”, aseguró el ministro de Trabajo como respuesta a una reunión de la que los dirigentes gremiales se retiraron sin hacer ninguna declaración. “Hubo recepción de los reclamos, pero no tuvimos respuestas. La modificación de Ganancias nos dijeron que si, pero recién el año que viene. Lo único con lo que nos fuimos más o menos contentos fue la convocatoria al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil”, explicó el dirigente sindical todavía con un gusto amargo en la boca por los resultados del encuentro.

La segunda reunión oficial del gobierno macrista con la CGT no dejó mayores precisiones. Según los gremialistas, “se puso sobre la mesa la mirada sobre el curso de la economía y los serios problemas que continúan sufriendo los trabajadores con la inflación”. En febrero ya habían sido recibidos por el Gobierno y todavía se mantenía cierto grado de afinidad con el macrismo, pero el decreto de necesidad y urgencia que modificó el impuesto a las Ganancias de manera deficiente generó diferencias con el gobierno nacional. A su vez estrechó el camino para que las tres facciones cegetistas comenzaran a depurar la confrontación que las mantenía fracturadas para acelerar los tiempos de una unificación que se realizará el 22 de agosto. Macri, Triaca, y el jefe de Gabinete Marcos Peña participaron del encuentro por el lado de Cambiemos mientras que Moyano, Caló, Barrionuevo, Juan Carlos Schmid, de Dragado y Balizamiento y José Luis Lingieri de Obras Sanitarias, entre otros, lo hicieron por los sindicatos.

“Los dirigentes reconocieron que este gobierno ha generado las condiciones de diálogo para poder trabajar, más allá de que hay momentos y situaciones en las que creemos que se puede alcanzar el común interés y en otras que habrá diferencias”, señaló Triaca después de recibir el listado de reclamos de los sindicalistas. El titular de la cartera laboral sostuvo que tomaron nota de los reclamos y que se organizarán en “comisiones de trabajo”. Con pocas precisiones, Triaca destacó que al gobierno nacional la convocatoria al Consejo del Salario le “parece una convocatoria razonable”, pero no especificó una fecha en la que se concretara la cita.

Compartir: 

Twitter
 

Macri junto a los titulares de las tres CGT, Antonio Caló, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, entre otros.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.