EL PAíS › MOYANO, CALO, YASKY Y MICHELI SE REUNIERON AYER Y ESTA SEMANA DEFINIRAN MEDIDAS DE FUERZA

“El veto de Macri nos une más que nunca”

Los cuatro líderes sindicales coincidieron en un panel organizado por la Pastoral Social. Recibieron un mensaje del Papa en favor de la unidad. En un próximo encuentro definirán si se movilizan a Plaza de Mayo o realizan un paro general.

 Por Nicolás Lantos

Los líderes sindicales durante su presentación en el encuentro de la Pastoral Social en Mar del Plata.
Imagen: Télam.

Las cuatro centrales sindicales más importantes del país ratificaron ayer su unidad en rechazo al veto de la ley de Emergencia Ocupacional y anticiparon que esta semana anunciarán una nueva medida de fuerza contra el gobierno nacional. Los secretarios generales Hugo Moyano (CGT Azopardo), Antonio Caló (CGT Alsina), Hugo Yasky (CTA de los Trabajadores) y Pablo Micheli (CTA Autónoma) coincidieron ayer en Mar del Plata en el marco de una actividad organizada por la Pastoral Social, donde participaron de un panel y luego, tras bambalinas, acordaron un encuentro para los próximos días donde se definirá el plan de lucha. Además, recibieron un mensaje del papa Francisco en apoyo a la unidad del movimiento obrero organizado.

“La respuesta al veto de Macri es ratificar la unidad. Cuando muchos especulaban con que esa decisión podía funcionar como un ariete para meter cuña entre las centrales, ayer demostramos que esto nos une más que nunca”, le dijo Yasky a Página/12, luego del encuentro. Aunque la intención de las dos CTA era anunciar ayer mismo la huelga, Moyano y Caló no estaban convencidos de que fuera el camino a seguir y los cuatro coincidieron en la necesidad de no mostrar fisuras, por lo que se postergó la definición por unos días.

Las alternativas en juego son convocar al paro nacional o realizar una nueva manifestación del movimiento obrero unificado, como el 29 de abril. Aquella vez, en una concesión al gobierno nacional, se había elegido marchar al monumento al Trabajo; ayer se barajó para esta ocasión subir el voltaje político y convocar en Plaza de Mayo. Los secretarios generales confían en que la medida que tomen tendrá el apoyo de diversos sectores políticos, gremiales y civiles, sea cual sea. “Hay que ver cuál es la jugada más conveniente en este contexto”, analizó Yasky.

El amigo de Roma

El panel sobre Unidad Sindical en el marco de la Semana Social organizada por la Iglesia no fue casual: desde sus primeros pasos como Sumo Pontífice, Jorge Bergoglio inició gestiones para acercar a las distintas facciones del movimiento sindical argentino, con el que tiene lazos fuertes y añejos. La llegada al gobierno de Mauricio Macri y las políticas impopulares que implementó facilitaron el proceso y ayer Moyano, Caló, Yasky y Micheli repitieron la foto del 29 de abril, algo impensado hasta fines del año pasado.

Antes de dar la palabra a los sindicalistas, el titular de la Pastoral Social, Jorge Lozano, leyó un mensaje enviado por Francisco, en el que habló de “profundizar la cultura del encuentro” y transmitió sus deseos de que el encuentro de Mar del Plata “sea ocasión fecunda para que el diálogo permita el crecimiento de una comunidad comprometida que deje de lado la indiferencia” y “adopte compromisos concretos”.

Unidad en la acción

“Hoy es un día muy especial por el esfuerzo de muchos sectores para lograr la unidad del movimiento obrero y la Iglesia es un factor fundamental para eso. Los trabajadores están reclamando la unidad pero no podemos negar que el mayor esfuerzo lo está haciendo el gobierno nacional”, dijo Moyano al comenzar el panel. Si bien el dirigente camionero reconoció que “no es sencilla la unidad porque algunos sectores reciben más presiones que otros”, agregó que el encuentro “no tiene que ser transitorio para tomar determinadas medidas” sino para “defender y contribuir a construir un país rico para los trabajadores”.

Por su parte, Caló dijo que el sindicalismo está “mostrando que va a hacer lo imposible para lograr la unidad del movimiento obrero” y dijo que “si sigue habiendo despidos habrá que defender en la calle las conquistas de los trabajadores”. Para el metalúrgico, Macri “podrá vetar la ley pero no podrá vetar el esfuerzo y empeño de las cinco centrales para que en Argentina no haya más despidos”. Luis Barrionuevo no fue parte del encuentro y aunque envió a Luis Cejas (Viajantes) en su representación, no participaría de las medidas de fuerza que se adopten.

“La clase trabajadora nos pide que pongamos en un segundo plano las diferencias. El escenario ideal sería llegar a tener una sola CTA y una sola CGT y que esas dos centrales puedan tener una mesa en la que periódicamente les permita ir construyendo pasos en común”, dijo a su turno Yasky. Micheli en tanto dijo que el movimiento obrero está “empeñado” en logar la unificación “más allá de las diferencias secundarias y maduramente para poner por encima los problemas de los trabajadores”.

Tiempo de definiciones

Esta semana, en día y lugar a confirmar, los cuatro secretarios generales volverán a reunirse para tomar, ahora sí, una definición. “Se planteó la posibilidad de impulsar un paro nacional”, confió uno de los interlocutores. Yasky y Micheli impulsan esa medida. Caló duda. Moyano, en plena disputa por la conducción de la AFA, juega un billar a varias bandas y esconde sus cartas. Por algo no habló después que el Congreso aprobara la ley ni tampoco después del veto.

Ayer, Pablo Moyano, su hijo y sucesor al frente de Camioneros, dio una pista de lo que viene: “Algo hay que hacer, si no es un paro puede ser una movilización a Plaza de Mayo o al Congreso”, dijo. “Tiene que haber una reacción, porque es un error histórico vetar esta ley. Es fundamental que haya una ley para proteger al trabajo. Si el Gobierno dice que van a venir tantas inversiones, ¿por qué el temor? Creo que el Gobierno esconde algo”, dijo.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.