EL PAíS › MACRI RECORDO A YRIGOYEN ACOMPAÑADO POR LA DIRIGENCIA NACIONAL DE LA UCR

Un homenaje sin boinas ni militantes

El Presidente convocó a los radicales a Olivos. Estuvieron las autoridades partidarias, ministros, legisladores y figuras como Nosiglia y De la Rúa.

 Por Sebastian Abrevaya

El presidente Mauricio Macri con José Corral, jefe del Comité Nacional, y el senador Julio Cobos.
Imagen: Télam.

“Vení, vení Coti, vení acá al lado mío que yo de vos aprendí mucho”, lo llamaba entre risas el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. “Coti” es Enrique Nosiglia, el histórico dirigente radical que fue ministro del Interior de Raúl Alfonsín y que hoy se mantiene como uno de los hombres detrás de la figura de Martín Lousteau, el embajador en Estados Unidos que especula con competir contra el PRO en las legislativas del año próximo. Nosiglia finalmente accedió y se sumó a la foto, abrazándose al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales y completando una imagen compuesta por diputados, senadores, ministros y funcionarios, radicales y del PRO. Todos aguardaban el inicio del acto en homenaje a Hipólito Yrigoyen, a 100 años de su llegada al poder. “Estamos celebrando hitos importantes: el bicentenario de la Argentina; cien años de este momento, de este día, donde se abría una nueva etapa en la vida democrática de nuestro país; y que estamos también abriendo, a partir de esta oportunidad que le dio Cambiemos a la Argentina, a los argentinos que creíamos en un cambio, en la necesidad de vincularnos de otra manera”, afirmó Macri, comparando ante el pequeño grupo de dirigentes, su llegada a la Casa Rosada con la llegada del primer gobierno electo por la voluntad popular.

La ceremonia tuvo una estética de casamiento al aire libre: los jardines de la quinta de Olivos, las sillas blancas a los costados, un pasillo en el medio con invitados de un lado y del otro; una alfombra roja en el frente y al fondo, una mesa con algo para beber y comer. El selecto elenco de asistentes incluyó a gran parte del oficialismo de la UCR, empezando por José Corral, jefe del Comité Nacional, seguido por Mario Negri, titular del bloque de Diputados y por Julio Cobos, jefe de los senadores hasta tanto Angel Rozas se recupere de una angioplastía. En primera fila se sentó el asesor radical Ernesto Sanz, quien llegó a Olivos acompañado por Jesús Rodríguez y Maximiliano Abad. No faltaron varias figuras históricas de la UCR como Hipólito Solari Yrigoyen, Nosiglia o Fernando De la Rúa, quien volvió a pisar la quinta presidencial después de su catastrófico paso por la presidencia.

Algunos senadores más críticos del PRO como Juan Carlos Marino se mezclaban con los diputados más cercanos al macrismo como Luis Petri. El ministro de Defensa, Julio Martínez y el titular de Plan Belgrano, José Cano, se movían contentos entre sus correligionarios. El macrismo aportó varias de sus principales figuras: Marcos Peña, Rogelio Frigerio, Hernán Lombardi, Pablo Avelluto y Monzó, entre otros. Si bien algunos recibieron el convite el martes, muchos diputados reconocieron que recién fueron convocados el mismo día del acto a través de un mail.

El gran ausente de la jornada fue Ricardo Alfonsín, quien a la misma hora encabezó su propio homenaje a Yrigoyen en el cementerio de la Recoleta, donde descansan los restos de los caídos de la revolución del ‘90. El diputado había lanzado severas críticas a Cambiemos y la conducción de su partido, que ayer se encargó de eludir con la diplomacia radical que los caracteriza: “Este es un partido democrático, que tiene diferentes miradas. Hay quienes nos sentimos más cómodos en Cambiemos y hay quienes se sienten menos cómodos”, sostuvo Corral al ser consultado por la “falta de firmeza” que le achacó Alfonsín para plantarse frente al PRO.

El acto contó con tres oradores. El primero fue Negri, uno de los que había puesto el grito en el cielo cuando la semana pasada la ex presidenta Cristina Kirchner cerró el homenaje a Yrigoyen organizado por Leopoldo Moreau y Leandro Santoro. “Hoy vivimos una época donde algunos pretenden honrar los mismos valores y las mismas ideas, cuando su conducta en el poder ha ido en sentido contrario”, insistió el diputado en alusión a CFK. “¿Qué pretenden? ¿Que porque ellos no hacen política nosotros tampoco hagamos y regalemos nuestra identidad?”, le replicó ayer Santoro y remató: “esto es como una separación: nosotros hicimos una fiesta con Cristina y 10 mil amigos y ellos armaron la de ellos con De la Rúa y 100 dirigentes”.

Antes de darle la palabra a Macri, Corral también evocó tramos de la presidencia de Yrigoyen: “Llevó adelante la reforma universitaria, el guardapolvo blanco, la educación pública a cada rincón del país; mejoró la economía y la infraestructura; la Argentina tuvo una postura digna en el mundo, y llevó adelante un verdadero programa de inclusión”, repasó el presidente de la UCR, quien dijo que los radicales están “orgullosos” de pertenecer a Cambiemos y ser “protagonistas” de esta etapa.

El cierre fue para el Presidente, quien brindó una versión del prócer radical adaptada al discurso PRO del siglo XXI: “Él creía fuertemente en la herramienta del diálogo y el consenso, creía que no hay solución de largo plazo si no se afirma, si no se funda en instituciones fuertes, sólidas, coherentes en el tiempo, que van más allá de las personas”, señaló Macri, dejando de lado que precisamente el primer presidente radical fue líder de la denominada “UCR personalista”, al punto tal que dio lugar a un desprendimiento conservador denominado “antipersonalista”, referenciado en Marcelo T. de Alvear.

Más allá de Yrigoyen, entre la dirigencia las conversaciones giraron en torno al 2017 y las primeras negociaciones de cara a las elecciones. La reaparición de Lousteau, en un acto organizado ayer por la UCR porteña, concentraba buena parte de la atención. Un tema aparte mereció la figura de Carrió, cuyo destino el año próximo todavía es incierto: “Todavía figura en los padrones de capital, tiene tiempo hasta febrero para hacer el cambio a provincia”, advertía uno de los armadores del macrismo del otro lado del cerco armado para la prensa. “¿Saben por qué hay un corralito? Porque viene De la Rúa”, bromeó otro de los presentes, antes de que comenzara el homenaje.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.