EL PAíS

“Menem es un delincuente mentiroso que debería estar entre rejas”

El gobernador de Santa Cruz, Sergio Acevedo, responde a las acusaciones de Menem sobre el destino del dinero de su provincia depositado en el exterior. “La plata regresará pronto”, dijo.

 Por Diego Schurman

Su temperatura está por las nubes. Pero no lo adjudica al estado febril que lo tiene a mal traer desde el fin de semana. Sergio Acevedo reconoce que su “calentura” es por las duras declaraciones de Carlos Menem contra Néstor Kirchner. Pero especialmente por una en la que aseveró que el Presidente puede terminar preso por el dinero de la provincia de Santa Cruz que depositó en el exterior y que –dijo Menem, sugerente– “hasta ahora no ha aparecido”. “Menem es un delincuente mentiroso que debería estar entre rejas. No somos todos lo mismo, no somos como él”, lanzó con ira el actual mandatario patagónico.
–¿Por qué tanta bronca?
–Porque lo que dijo Menem es una afirmación falsa. La plata está. Son 514 millones de dólares. Han sido rendidos de acuerdo a la ley. Eso de que la plata no estaba pasaba en el menemismo. En Santa Cruz está y se rinde en tiempo y forma ante los organismos de control.
–Que el dinero esté fuera del país, ¿no es una señal de desconfianza hacia la Argentina?
–El dinero estará aquí en poco tiempo más. Nosotros tenemos tres o cuatro inversiones importantes a las que vamos a destinar el dinero. Lo que no vamos a hacer es destinarlo a gastos corrientes. Tiene que ver con una estrategia de solvencia fiscal en Santa Cruz como una manera de atraer inversiones. Y esto se lo tengo que explicar a quienes son dueños de la plata, que son mis comprovincianos, mis primeros mandatarios.
–¿Cree que con esta afirmación Menem busca desacreditar a quienes cuestionaron su gestión?
–El problema de la Argentina es que tipos como él no estén entre rejas.
–... los jueces todavía no lo dispusieron...
–... él tiene que estar entre rejas. Sigue siendo un chirolita y un provocador de los sectores que han causado esta tragedia humana en la Argentina, con el 60 por ciento de los compatriotas bajo la línea de la pobreza. Es casi un delito de lesa humanidad la manera en que él condujo el Estado. Enajenó los bienes y el patrimonio social de la Argentina. Entonces, no puede decir nada contra alguien que tiene ciertos ahorros del pueblo y que están perfectamente certificados y garantizados.
–Menem tocó un punto sensible del Gobierno.
–Menem fundió la Argentina en una fiesta de la impunidad, y encima no está entre rejas. Está prófugo y eso no es para quedarse callado, por más que no exprese a nadie o, más bien, por más que exprese a los peores intereses de la Argentina.
–Si Menem no representa a nadie, ¿por qué el Gobierno le contesta?
–Porque hizo una afirmación falsa, pretendiendo generar un estado de sospecha. Pero yo contesto, y claro que tocó un punto sensible, porque soy responsable de la administración de estos fondos.
–Menem también dijo que Kirchner podría no terminar su mandato.
–El Gobierno y la sociedad apuestan a un nuevo modelo, a una nueva forma de organizarse y distribuir la riqueza. Se pone acento en la producción, en la inversión pública, recuperar la soberanía energética, alimentaria, cuestiones que los sectores que Menem representó están en contra. Decir que los hidrocarburos son recursos estratégicos y no son bienes de mercado es toda una definición institucional, jurídica y política que afecta intereses. Y no son precisamente de las mayorías sino de quienes recibieron “regalos” de Menem.
–En síntesis: Menem defiende su pellejo buscando el respaldo de sectores que benefició.
–Menem necesita embarrar la cancha, provocar, mentir. Menem es un prófugo que dice que no se va a presentar a los jueces que él mismo designó y que decía que eran la garantía de la independencia judicial.
Insisto: Menem es un delincuente.
–¿Usted cree en esos jueces?
–La conformación de la Corte Suprema de Justicia, como el último intérprete de la Constitución y principal garante de los derechos y garantías, es una respuesta al menemismo y una necesidad de la sociedad. Creo que los hechos hablan más que las declaraciones.
–Pero ¿cree en esos jueces?
–Mire cómo reacciona la corporación judicial frente a cualquier atisbo de reforma. Todos sabemos lo que son los Urso, Oyarbide... seres detestables... Bonadío, Canicoba Corral... ahora fíjese lo que es la corporación judicial en el Consejo de la Magistratura. ¿Qué sistema de selección tuvieron con esos jueces?
–Me queda claro que no los quiere mucho.
–Menem habla de una persecución de una Justicia que él mismo designó. Son los jueces de la servilleta. A mí, como presidente de la Comisión de Juicio Político, me tocó pelear contra la mayoría automática.
–Usted no cree que Menem tenga futuro.
–Definitivamente no.
–Y, si piensa así, ¿no les da demasiada entidad a sus palabras?
–Usted me está planteando por qué me pongo a discutir con alguien que considero un muerto político. Pero el tipo, que es un prófugo de la Justicia, genera un estado de sospecha y desestabilización. Y nosotros tenemos que dejar en claro en la sociedad que un cambio hubo y no es todo lo mismo. Recordar que hay tres decretos de necesidad y urgencia donde Menem desreguló el sector petrolero, las transferencias, las ventas de YPF...
–Menem se ha tomado de declaraciones de Duhalde para pegarle a Kirchner.
–... ésa es una cuestión que la tiene que contestar Duhalde...
–... pero sin duda es meter cuña en la interna peronista, donde la sociedad entre Kirchner y Duhalde parece afectada.
–La discusión en el peronismo no es Kirchner-Duhalde. La discusión es que en nombre del peronismo se cometieron las peores injusticias. Esa es la discusión que planteamos en Parque Norte... y nosotros cuestionamos desde López Rega hasta la Tripe A, pasando por las privatizaciones....
–Pero el Gobierno habló de lo nuevo y lo viejo. Y parecía establecer que lo nuevo era la foto de los transversales y lo viejo la foto de Duhalde con algunos gobernadores e históricos del PJ.
–En esa foto estaba Cafiero. ¿Cafiero tiene autoridad para hablar del peronismo? Que explique sus diez años en el menemismo. Nosotros enfrentamos estos diez años y los 26, desde el ‘76 hasta fines del 2001.
–¿Y quién tiene autoridad para hablar del PJ hoy?
–Es un debate inconcluso. El PJ es una idea de justicia social. Y en eso conceptualmente no estoy para nada alejado de Chiche Duhalde. Lo demás es hojarasca. No es una cuestión central. Si se acuerda, la agenda de Duhalde cuando fue presidente fue la que boicoteó el menemismo.
–¿En la conducción del nuevo peronismo tiene que estar De la Sota?
–Yo no quiero compartir una conducción con De la Sota. El expresa políticamente cuestiones que yo no comparto. Por ejemplo en materia de derechos humanos.
–¿Lo ve igual a Menem en ese aspecto?
–Y sí. De la Sota es alguien que habla de los dos demonios. Y no lo comparto. Las cosas no son ni blancas ni negras, pero hay cuestiones que no pueden dejar de ser blancas o negras, como por ejemplo las cuestiones de derechos humanos.
–Pero hay varios gobernadores del PJ que se sienten relegados a partir de la foto de Kirchner con Ibarra, Juez, Binner y Lifschitz.
–Kirchner también habla con los gobernadores. Y la “contrafoto”, la de San Vicente, tampoco es una cuestión central en el país.
–Pero a Kirchner le molestó.
–La verdad, no he hablado este tema con Néstor. Creo que él sabe cuáles son las contradicciones centrales y contra qué hay que dar batalla. A mí me dice que la batalla es contra la exclusión y el hambre, no habla de las batallas entre Juez y De la Sota. Sí tenemos claro que hay que acumular fuerzas para un lado, de lo contrario te cagan a sopapos... hay tipos que no te entregan gas y no te entregan gas. Esa es la pelea.
–Usted que la conoce, ¿Cristina va a ser candidata en provincia de Buenos Aires?
–La verdad, a Cristina no se le ha ocurrido pensar en eso.

Compartir: 

Twitter
 

Sergio Acevedo, gobernador de Santa Cruz, dijo que repatriará el dinero de su provincia.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.