EL PAíS › BRASIL Y BOLIVIA LOS ACTORES, SEGUN EL GOBIERNO

“Nosotros sólo vamos a mediar”

“Va a ser una reunión bilateral entre Brasil y Bolivia. Nosotros simplemente vamos con el propósito de mediar.” Con esa frase, una alta fuente del gobierno nacional buscó correr a la Argentina del centro de escena de la cumbre de presidentes que se desarrollará hoy en Puerto Iguazú como corolario de la nacionalización de los hidrocarburos dispuesta por Evo Morales.

La preocupación oficial fue precisar en todo momento el marco del encuentro. Dicho de otro modo: aclarar que no se trata de una cita del Mercosur, pese a que allí estarán tres representantes de países que lo integran, como Néstor Kirchner, Luiz Inácio Lula da Silva y Hugo Chávez y uno asociado como Morales.

“A pesar de los protagonistas, no será un encuentro regional, de hecho allí tampoco va a estar Chacho Alvarez (presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur). Esto va a ser una reunión donde básicamente dos presidentes van aclarar temas puntuales a partir de la inquietud que generó la estatización del gas y del petróleo boliviano”, señalaron a Página/12 desde Gobierno, en alusión a Morales y Lula.

Brasil recibe de Bolivia –la segunda reserva de gas después de Venezuela– alrededor de 26 millones de metros cúbicos de gas diarios, lo que representa el 51 por ciento del consumo total. El presidente de la brasileña Petrobras, Sergio Gabrielli, advirtió que la nacionalización de los hidrocarburos obligaría a la compañía “a tomar todas las medidas legales necesarias para preservar sus derechos”.

Esa evidente tensión –que desde el Palacio del Planalto se buscó morigerar admitiendo que la nacionalización dispuesta por Morales es una “acción soberana”– apuró anteayer un llamado telefónico del gobierno brasileño a la Casa Rosada.

Marco Aurelio García, el principal asesor internacional de Lula, le transmitió al jefe de Gabinete argentino, Alberto Fernández, la necesidad de realizar una cumbre entre los principales consumidores y proveedores de petróleo y gas de la región para garantizar la provisión de energía.

La Argentina no saldrá indemne del cambio de escenario energético. De la mano de la nacionalización de los hidrocarburos, Bolivia anunció que incrementará el precio de gas que le vende al país de los actuales 3,18 dólares el millón de BTU (unidad térmica para el comercio internacional) a unos 5,30 dólares.

Es verdad que Argentina importa de Bolivia mucho menos gas que Brasil. Son alrededor de 5 millones de metros cúbicos diarios, lo que representa el 4 por ciento del consumo total. Aunque por el aumento de la demanda busca renegociar un acuerdo global para obtener unos 20 millones de metros cúbicos adicionales.

En ese sentido, hay quienes creen que el llamado de Aurelio a Fernández alienta la posibilidad de que la Argentina y Brasil hagan valer su fortaleza en la región y negocien en bloque ante Bolivia para obtener así un mejor precio. No obstante, el gobierno argentino se esmeró anoche por ubicarse casi como “observador” de una conversación que tendrá como principales protagonistas a Lula y Morales. Hasta negó que el decreto de Evo hubiese sido centro de las conversaciones de ayer entre Kirchner y Antonio Brufau, presidente de Repsol, a la sazón la segunda petrolera en importancia que opera en el Altiplano después de Petrobras. Sólo hoy se sabrá si ese bajo perfil que promueve la Casa Rosada se condice con la realidad.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.