EL PAíS › BOTNIA QUIERE CONSTRUIR EN CORRIENTES UNA PAPELERA COMO LA DE FRAY BENTOS

“Yo sé que la gente se va a olvidar”

El responsable de la consultora que diseña los proyectos para Botnia contó a Página/12 que el gobernador de Corrientes, Arturo Colombi, tiene una propuesta para construir una pastera “igual o más grande” que la uruguaya. También tienen en carpeta a Misiones.

 Por Nora Veiras
Desde Helsinki

“Le propuse al gobernador de Corrientes, Arturo Colombi, tener listo un plan para instalar en esa provincia una pastera igual o más grande que la de Fray Bentos, de modo tal que cuando se supere esta crisis podamos avanzar. Tengo experiencia y sé que este momento va a pasar, la gente se va a olvidar.” La propuesta surgió de boca de Rainer Häaggblom, presidente de Pöyry, la consultora que lidera el mercado mundial de proyectos forestales y la responsable del diseño de la planta de Botnia en Uruguay. Para ponderar en forma adecuada los dichos de este finlandés que diez veces por año viaja a América latina basta recordar que el propio Colombi confesó que esperaba a las pasteras con los brazos abiertos. Obviamente, el momento no es el adecuado por el conflicto desatado en Gualeguaychú, pero para la mirada sobre la Mesopotamia, desde los países nórdicos parece ser sólo una cuestión de tiempo. Con el mismo desenfado, Häaggblom comentó que le dijo a la embajadora de su país en la Argentina, Ritva Jolkkonen, que le gustaría reunirse con el gobernador de Misiones, Carlos Rovira, en su búsqueda por encontrar los mejores lugares para expandir la industria del papel.

La tendencia mundial indica que las plantas que elaboran la pasta de celulosa se instalan cerca de las plantaciones –es decir, de la materia prima–, mientras que las papeleras lo hacen cerca de los mercados. Por eso las nuevas fábricas de pasta de papel se concentran en América latina, especialmente en Brasil y Uruguay, el sudeste asiático y China, zonas en las que se explota eucalipto, una planta de crecimiento rápido industrializable a partir de los ocho años, mientras que las coníferas, típicas de las zonas frías, demoran ochenta años en alcanzar su esplendor. “No se construye más en el Norte porque no tenemos materia prima disponible. Finlandia, por ejemplo, importa 20 millones de metros cúbicos de madera de Rusia. La materia prima acá es cara, porque el crecimiento es de 4 a 5 metros cúbicos por hectárea por año, mientras que en la Argentina es diez veces mayor”, senaló Häaggblom. Según sus cálculos, el costo de elaborar una tonelada de pasta de celulosa es de 150 dólares en la Argentina, mientras que en Finlandia ronda los 300/350 dólares y en Canadá llega a los 500.

Coloridos

Después de apabullar con cuadros sobre los proyectos desarrollados en distintos lugares del mundo, de destacar que la planta de celulosa Aracruz, ubicada en Victoria, al sur de Brasil, con capacidad para producir dos millones de toneladas anuales fue diseñada por ellos, los ejecutivos admiten que “es la primera vez en la historia que encuentran un cuestionamiento semejante al que está teniendo lugar en Gualeguaychú”. Pöyry deslindó responsabilidades y aclaró que los estudios de impacto socioambiental no estuvieron a su cargo sino de otra consultora que trabajó con Botnia. En rigor, la empresa contrató a expertos de la Universidad de la República de Uruguay y a algunos argentinos, quienes fueron coordinados por finlandeses para concretar esas investigaciones.

En su exposición ante los periodistas argentinos que están recorriendo las plantas de Botnia en Finlandia, Häaggblom se presentó como un conocedor de la Argentina –“me encanta ir a esquiar a Bariloche”, comentó– y destacó que “en la Argentina todo se convierte en política. Desde nuestro punto de vista son muy coloridos. Pero estoy seguro de que las crisis van y vienen y que la Argentina tiene sus posibilidades en el mercado forestal”.

–Teniendo en cuenta que usted conoce la Argentina, ¿no pudo prever la reacción que se iba a producir? –le preguntó Página/12.

–No podía creer que se estuviese produciendo esta situación.

–¿A qué lo atribuye?

–Los argentinos sabrán responder mejor que yo por qué pasó esto políticamente. Desde la perspectiva de una persona que ha planificado este proyecto la comunicación es muy importante. Nosotros podemos pensar si fue suficiente o no, si se podría haber llevado de una manera más eficaz. Hay que recordar que Pöyry no participó de los estudios socioeconómicos ni de impacto medioambiental. Nuestra responsabilidad es la planificación técnica y financiera para solventar el proyecto.

La obra de Fray Bentos avanza más allá de toda crítica. Las sobrias ejecutivas de Botnia hasta incorporaron en sus ponencias la foto de Evangelina Carrozzo, la reina de Gualeguaychú, que sorprendió al mundo con su bikini de canutillos en la Cumbre de Presidentes de Viena, claro que para desazón de los hombres la recortaron por encima de sus atractivas caderas.

“Nosotros también les decimos ‘No a las papeleras contaminantes’”, sostienen en un esforzado castellano repitiendo la pancarta de la reina argentina mientras cuentan que la producción de un millón de toneladas anuales de la pastera ya está vendida en el mercado internacional. Por eso para ellos el cumplimiento del cronograma es crucial.

“Bahía y Rio Grande do Sul, en Brasil, y Corrientes, en la Argentina, son los mejores lugares”, remarcó el Chamer and CEO de Pöyry, decidido a seguir haciendo negocios para una compañía que tiene filiales en 45 países.

Compartir: 

Twitter
 

En Finlandia imaginan para Corrientes un paisaje parecido al que hoy ofrece Fray Bentos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.