EL PAíS › LA UCR CONVOCO A UNA REUNION DE URGENCIA

Mano dura para los radikales

La UCR que conduce el antiacuerdista Iglesias convocó a una reunión de urgencia para debatir el gesto de los gobernadores que buscan acordar con el Gobierno. Storani alabó a Lavagna.

 Por Miguel Jorquera

En medio de sucesivos cruces y acusaciones mediáticas, el Comité Nacional de la UCR le puso fecha al debate interno que amenaza con fracturar a los radicales, ahora enfrentados por sus distintas posturas ante al Gobierno. A través de un comunicado que titularon “No volveremos a caer en la trampa” –en el que habla de “pactos” y “componendas” con el oficialismo–, la dirigencia partidaria convocó para el 20 de junio a una reunión del Comité Federal, pero ratificó su rechazo a la posición de los gobernadores que propician un acuerdo con el kirchnerismo. Como un aporte más a la diversidad de opiniones dentro del radicalismo, Federico Storani respaldó la posible candidatura presidencial del ex ministro de Economía Roberto Lavagna como figura de “un proyecto nacional” y “autor intelectual” de la bonanza económica que proclama el Gobierno.

La reunión de los gobernadores e intendentes radicales que buscan “acuerdos programáticos y plurales” con el Gobierno y su reclamo de un debate interno con “total libertad” aceleró los tiempos de la discusión pendiente en la UCR sobre la posición que debe adoptar el partido frente al oficialismo. Ayer, en una reunión convocada de urgencia, el Comité Nacional decidió ponerle fecha a ese debate: será el 20 de junio en una reunión del Comité Federal, que incluye a gobernadores, legisladores e intendentes.

Pero la dirección nacional de la UCR no dudó en descalificar el acuerdo con el Gobierno que impulsan los gobernadores radicales que se reunieron el martes en el hotel Savoy: el mendocino Julio Cobos; el santiagueño Gerardo Zamora; el correntino Arturo Colombi; el diputado catamarqueño Gerardo Collantes en representación de Eduardo Brizuela del Moral y el rionegrino Miguel Saiz. Al que también se sumaron más de 13 intendentes radicales, entre ellos, Gustavo Posse, de San Isidro; Daniel Katz, de General Pueyrredón y Enrique “Japonés” García, de Vicente López.

“Esta estrategia de seducción y cooptación, basada en falsas coincidencias y ocultando las discrepancias, sale a la luz cuando se observa la búsqueda de conveniencias y posicionamientos personales, aceptando la funcionalidad con el sistema discrecional e injusto de reparto de recursos y obras públicas”, dice el comunicado del Comité Nacional aprobado “por unanimidad”. La redacción tampoco ocultó la dureza con que la dirección partidaria califica puertas adentro la actitud de la casi totalidad de sus gobernadores: “No estamos en presencia de una concertación, estamos frente a una componenda, donde es tan culpable quien compra como quien, con el solo fin de obtener beneficios personales, se deja comprar. Esto no es difícil de visualizar, pero sí es fácil de modificar y la única manera de hacerlo es reafirmando nuestros principios partidarios, que sin duda nada tienen que ver con el proyecto hegemónico y de permanente acumulación de poder del presidente Kirchner”.

La jornada de ayer fue generosa en declaraciones de todos los sectores enfrentados. El chaqueño Roy Nikisch, el único de los gobernadores radicales que no concurrió a la reunión del Savoy, marcó diferencias: “Nunca fui parte de la convocatoria, nunca estuvo clarificado el eje del encuentro. No compartí. No asistí”. Nikisch prefirió mantenerse, al menos por ahora, al margen de la disputa.

El gobernador de Río Negro, Miguel Saiz, salió a cruzar todas las otras posturas que empiezan a perfilarse dentro del radicalismo. “Por qué una alianza con Lavagna y por qué no una alianza con Kirchner”, se preguntó para definir su posición. Saiz reconoció que aún es prematuro hablar de candidaturas, pero aseguró que “un candidato nacional no se elabora en 90 días de campaña”. Al referirse a su provincia, el gobernador que aspira a su reelección fue mucho más explícito: “la imaginación no tiene tope”, respondió cuando le preguntaron si se veía junto a un candidato del PJ compartiendo la fórmula a la gobernación rionegrina.

Para el presidente del Comité Nacional, Roberto Iglesias, sólo hay una política con los disidentes: que se vayan. “Que digan que el partido no cubre sus expectativas, que su pensamiento resulta más coincidente con la convocatoria del Presidente y que se vayan. Esa sería una actitud más decente, porque parece que nos quieren arrastrar a todos a través de un pacto”, insistió Iglesias.

Storani salió a terciar a favor de la iniciativa de Raúl Alfonsín, quien busca que Lavagna sea el candidato presidencial del radicalismo. “Hay que hacer un proyecto nacional democrático. Una posibilidad de coalición con una figura como Lavagna sería altamente competitiva”, dijo el legislador. Después fundamentó la posibilidad electoral que “mejor me cuadra”: “si el mayor capital que hoy tiene el Gobierno es la performance económica, no hay duda de que hay un actor intelectual, que es Lavagna”.

Compartir: 

Twitter
 

Una reunión en tiempos mejores: Cobos, Chironi, Iglesias, Giubergia y Stolbizer en la UCR.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.