EL PAíS › LA ASAMBLEA AMBIENTALISTA DEBATE COMO SEGUIR

“Nada nos impedirá protestar”

 Por Laura Vales

¿Qué hará Gualeguaychú si la Corte de La Haya no paraliza las obras? “Hasta ahora no lo discutimos públicamente; circulan ideas, pero personales. Lo que tenemos en claro es que cualquier cosa que vayamos a hacer la vamos a decidir en conjunto”, dice Gustavo Rivollier, integrante de la asamblea ambientalista. Ese es el clima con que la ciudad recibió la noticia de que el tribunal internacional ya tiene una respuesta sobre las pasteras. Naturalmente, nadie oculta que si Botnia y Ence continúan las construcciones, el conflicto social va a recrudecer.

Ribollier lo explica en estos términos: “Sabemos dos cosas, la primera es que podemos insistir con otro pedido cautelar, juntando nuevos argumentos; la segunda es que si la Corte nos falla en contra, a nosotros no nos obliga a nada. Los jueces pueden obligar a Uruguay a frenar las obras, pero no pueden obligar a Gualeguaychú a no seguir pidiendo, o a no protestar”.

En los dos meses que pasaron desde la presentación ante La Haya, no hubo cortes de ruta. Los vecinos siguieron reuniéndose en asambleas semanales; desde hace quince días aumentaron sus encuentros a dos por semana. En mayo y junio impulsaron acciones de difusión sobre el riesgo ambiental. Su razonamiento es que cuanto mayor conocimiento tenga la sociedad del peligro que conllevan las pasteras, más legitimidad conseguirá su reclamo. Saben que necesitan de un respaldo muy amplio, porque su objetivo no tiene término medio: quieren que las plantas de celulosa sean relocalizadas.

“En este sentido, a medida que pasa el tiempo los hechos van demostrando que tenemos razón”, señala Alejandro Grahan, también integrante de la asamblea. “Sostener nuestra postura, aguantar en el tiempo, es duro, pero creemos que se va descubriendo la verdad. El informe de la Facultad de Ciencias de Uruguay es contundente en mostrar los riesgos ambientales; si bien ellos plantean como solución el monitoreo, han refrendado nuestros argumentos.”

Hasta la propia Botnia ha sumado lo suyo, añaden los asambleístas: en la planta que se construye en Fray Bentos hay un paro por falta de seguridad. La huelga, que lleva una semana, se inició luego de que una de las grúas que operan en la construcción se derrumbase, hiriendo a dos obreros. “¿Qué podemos esperar si una empresa de ese nivel, que dice que va a hacer una inversión de mil millones de dólares, trabaja así?”, se pregunta Ribollier.

El Ministerio de Trabajo del Uruguay clausuró las grúas por incumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales. Ayer, el Sindicato de la Construcción llegó a un preacuerdo con la compañía, por el cual se otorgará a sus delegados el poder de suspender las tareas cuando haya obreros en situación de riesgo. Pero de todas maneras el gremio pasó a un cuarto intermedio hasta el lunes, cuando evaluará el reintegro a las actividades.

La asamblea ambientalista se reunirá tras el anuncio de La Haya para definir su rumbo. Por ahora, preparan una contracumbre para el encuentro que los presidentes del Mercosur realizarán en Córdoba los próximos 20 y 21. La actividad principal será una movilización, que estará acompañada por talleres. “Es una oportunidad para una expresión respetuosa y contundente de nuestra oposición a las plantas”, sostiene Juan Veronessi. Una serie de grupos ecologistas y ONG harán de anfitriones a la delegación de Gualeguaychú. Córdoba ha sido una de las provincias que han dado apoyo a la campaña contra la instalación de las pasteras; entre otras razones porque allí está el Cedha, la organización a la que pertenece la nueva secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.