EL PAíS

El cineasta Piñeyro declara en Tribunales en medio de la polémica

Su película aceleró la decisión de Defensa de quitar el control de los aeropuertos a la Fuerza Aérea.

En medio de la polvareda levantada por la decisión de la ministra de Defensa, Nilda Garré, de quitarle a la Fuerza Aérea el control del espacio aerocomercial, el cineasta Enrique Piñeyro –director de la película Fuerza Aérea Sociedad Anónima– irá hoy por primera vez a declarar a Tribunales como testigo en la causa iniciada por el presunto “delito de acción pública” generada a partir de su obra. En tanto, la Asociación de Aeronavegantes reclamó una política aerocomercial “seria y segura” para terminar con la corrupción en la aviación civil.

Aunque en Defensa insisten en que el proyecto venía elaborándose desde tiempo atrás –lo remontan incluso a la gestión de José Pampuro–, lo cierto es que el estreno de la película aceleró su difusión. No obstante, ya aclararon que su puesta en marcha no será de un día para el otro. Por un lado, porque demanda una ingeniería jurídica que todavía tiene que construirse. Por el otro, porque la tercera parte de los integrantes de la Fuerza Aérea –unas cinco mil personas– tienen funciones relacionadas con la aviación civil y, necesariamente, tendrán que ser reubicados en otras funciones.

La medida, anunciada el fin de semana, tuvo repercusiones en contra y a favor. En contra se mostraron principalmente los políticos y analistas con buenos contactos entre los uniformados. Uno de ellos, el ex ministro de Defensa de De la Rúa y titular de Recrear, Ricardo López Murphy, quien criticó el cambio estructural “muy grande” que generará “el doble de costo”.

El sindicato de los Aeronavegantes ayer sostuvo que la mera salida de la Fuerza Aérea del control de la aeronavegación no garantizará más seguridad. En un comunicado firmado por el secretario general del gremio, Ricardo Frecia, argumentaron que las verdaderas razones de los deficientes controles son “el desfinanciamiento sistemático de la seguridad aérea y de la infraestructura aeroportuaria”. Y aclararon que mientras haya “corrupción e impunidad” no aumentará la seguridad.

En ese sentido, mencionaron que “la nefasta privatización de los aeropuertos hecha por decreto del ex presidente Carlos Menem estableció que la renta obtenida por la privatización debía invertirse en seguridad en el sistema aeroportuario”. Sin embargo, subrayaron que el consorcio Aeropuertos 2000 que lidera el empresario Eduardo Eurnekian “no pagó” el canon desde 1998 –era de 171 millones de dólares anuales– convirtiéndose en el principal deudor del Estado.

En medio de la controversia, quien disparó la polémica, el cineasta Piñeyro –un ex piloto de Lapa y también director de Whisky Romeo Zulu– irá hoy a las 11 a Tribunales con una copia de la película estrenada el jueves pasado, y toda la documentación en la que se basó para hacerla. El pedido había sido realizado por el fiscal federal Carlos Rívolo, quien aparentemente inició una investigación de oficio.

El film Fuerza Aérea Sociedad Anónima mezcla partes documentales con grabaciones realizadas con cámaras ocultas que muestra gran cantidad de irregularidades, por momentos grotescas, por parte de los efectivos de la Fuerza Aérea que trabajan en el control de los aeropuertos. La película ya originó también una investigación interna dentro de la fuerza ordenada por la ministra de Defensa, Nilda Garré.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.