EL PAíS › PIDEN LA ELEVACION A JUICIO DE LA CAUSA DE RODOLFO WALSH

Con veintinueve años de mora

 Por Adriana Meyer

La hija del escritor y periodista Rodolfo Walsh pidió a la Justicia la elevación a juicio oral de la causa en la que se investigó el asesinato y desaparición de su padre. La ex diputada Patricia Walsh lo hizo con un escrito en el que reveló detalles del operativo de secuestro, y afirmó que sus restos pueden estar en el campo de deportes de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Además, la dirigente tiene expectativas de poder encontrar los papeles de Walsh que fueron robados por los militares, entre los cuales hay obras inéditas como el cuento “Juan se iba por el río”.

“Tengo expectativas porque creo que el material no fue destruido, y sabemos que, por ejemplo, había un cuento que acababa de terminar..., la última hoja estaba aún en la máquina de escribir”, explicó Walsh a Página/12 respecto del saqueo de la casa de San Vicente, la madrugada posterior al secuestro del escritor y militante montonero, ocurrido el 25 de marzo de 1977. “Por primera vez contamos esta historia como me enseñó mi papá. Hace 29 años parecía que se lo había tragado la tierra. Ahora sé lo que hizo cada uno de los acusados de su asesinato y desaparición porque la lucha colectiva empieza a dar sus frutos. Y un país más seguro se hace sin genocidas ni torturadores impunes”, agregó.

Hace poco más de un mes, la Cámara Federal porteña confirmó los procesamientos y embargos por un millón de pesos del represor Alfredo Astiz y los demás integrantes de aquella patota (Jorge “Tigre” Acosta, Pablo Velasco, Jorge Radice, Juan Carlos Rolón, Antonio Pernías, Héctor Febres, Julio Coronel y Ernesto Frimón Weber), en la causa que instruye el juez federal Sergio Torres, colocándolos en camino del juicio oral y público. Ahora el magistrado pidió a los querellantes que presentaran sus escritos al respecto, de modo que la hija de Walsh lo hizo ayer, y quien fue su compañera, Lilia Ferreyra, lo hará el próximo lunes.

El grupo que capturó a Walsh estaba integrado por personal de la Armada, Prefectura, Ejército, Servicio Penitenciario y Policía Federal. Era la conocida unidad de tareas 3.3.2 de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Del relato de algunos sobrevivientes de la ESMA se desprende que los represores querían al escritor con vida, y planificaron la emboscada armando una cita en Entre Ríos y San Juan, entre las 14.30 y las 16, con uno de los compañeros de militancia de Walsh, quien había sido salvajemente torturado y fue asesinado. “A los familiares nos había dicho que no iba a permitir que lo detuvieran. Si sucedía pensaba resistir para no seguir el camino que había descripto en la Carta Abierta a la Junta Militar, para no caer en la tortura”, recordó Patricia Walsh.

Aquel día su padre estaba difundiendo el texto de la Carta Abierta, y cuando fue atacado se defendió con una pistola calibre 22, hirió a Coronel, alias Maco, quien todavía tiene la secuela del hecho, pero fue gravemente lastimado. Los testimonios indican que su cuerpo fue llevado a la ESMA y fue visto herido en el abdomen, pero a partir de ahí no hay más información. Los querellantes aún sospechan que podría estar en el predio de la ESMA, aunque otra versión habla de un operativo en la zona de Tigre. El otro hecho descripto en el escrito es el saqueo de la casa y el robo de su auto, un Fiat 600. Además de parte de su obra literaria y periodística, los militares se llevaron documentos de Montoneros, un mapa de los cuerpos celestes, fotos, dibujos, scanners, muebles, artefactos domésticos y objetos personales.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.