EL PAíS

“Es un debate como el de la Ley Sáenz Peña”

La ministra de Derechos Humanos y Sociales porteña, Gabriela Cerruti, habla sobre el proyecto para habilitar la votación de los chicos de 16 años en las elecciones a las comunas. El cruce con el kirchnerismo.

 Por Santiago Rodríguez

“No es muy diferente el debate que estamos iniciando al que se planteó con la Ley Sáenz Peña o con el voto de la mujer”, se entusiasma la ministra de Derechos Humanos y Sociales porteña, Gabriela Cerruti. Habla del proyecto del jefe de Gobierno, Jorge Telerman, para que los chicos de 16 años puedan votar a las autoridades de las comunas en que se dividirá la ciudad de Buenos Aires y lo defiende frente a las reservas que expusieron varios kirchneristas en la Legislatura. “Lo que se autodenomina el kirchnerismo en la ciudad está en otra película”, sostiene la funcionaria y además de calificar de “ignorantes” a quienes la cuestionaron desde las filas K, afirma que la iniciativa “está enmarcada en lo que quiere hacer el Gobierno nacional con respecto a la participación de la juventud”.

–¿Por qué un chico de 16 años debe tener la posibilidad de votar?

–Da la posibilidad de abrir un canal de participación. Hace treinta años, y no es casualidad que esto coincida con el aniversario de La Noche de los Lápices, los chicos morían porque tenían un proyecto de país; es hora de que puedan expresar esa opinión a través del voto. No es muy diferente el debate que estamos iniciando al que se planteó con la Ley Sáenz Peña o con el voto de la mujer: hay un sector de la sociedad que tiene una opinión formada sobre qué quiere del país y al que no se lo deja expresarse. Los chicos son los que más utilizan el espacio público, que es lo que van a manejar las comunas. Que haya 70 mil chicos en la ciudad de Buenos Aires excluidos de la posibilidad de votar es un caso de discriminación e injusticia.

–¿No se los discrimina si sólo se les permite elegir autoridades comunales y no se los deja votar también jefe de Gobierno y legisladores?

–Esta es una discusión que empieza. Estamos dispuestos a dar el debate de todo lo que haga falta. De todos modos, la experiencia internacional es que por lo general el voto a los 16 años es comunal y municipal porque ahí el joven está más conectado con la solución de los problemas.

–¿La confección de los padrones de los jóvenes no va a demorar la realización de las elecciones en los comunas?

–Para nada, pero tampoco estamos diciendo que sí o sí los jóvenes deben votar en esta elección; si no llegamos será para la próxima. De todas maneras planteamos un padrón y mesas complementarias. No es un padrón difícil de hacer porque los chicos tienen que renovar el DNI a los 16.

–Es decir que la decisión es hacer elección de comunas en 2007 es con o sin el voto de los chicos de 16 años.

–Por supuesto, son dos cosas diferentes que van en el mismo sentido, que es la participación. Cuando se empezó a hablar de las comunas también decían que por qué el vecino va a decidir dónde se gasta el presupuesto; cada vez que corrés una barrera empiezan los prejuicios. Gente de nuestro mismo espacio político preguntaba si habíamos chequeado a quiénes van a votar los chicos y la verdad que no lo hicimos porque no nos interesa; estamos proponiendo algo que tiene que ver con un proyecto de ciudad.

–¿La derecha podría tomarse de esto para reclamar la baja de la edad de imputabilidad de los menores, como sostienen desde el kirchnerismo?

–A quienes dicen eso, les pediría dos cosas: primero, que se informen si hoy el joven es o no responsable penalmente porque no sólo es responsable penalmente sino que además no tiene derecho a la defensa y lo mandan a reformatorios. Segundo, que lean el proyecto entero porque reafirma al joven como sujeto de derecho y el compromiso del Estado de defender al joven, sobre todo al excluido y al pobre.

–¿A qué atribuye esas declaraciones? Telerman las calificó de “maliciosas”.

–Creo, además, que quienes las hacen son ignorantes. Muchas veces la gente convertida y que llega recién ahora al campo del progresismo y de los derechos humanos sobreactúa.

–¿No tienen que ver con el enfrentamiento entre Telerman y el jefe de Gabinete nacional, Alberto Fernández, que conduce a los kirchneristas en la ciudad?

–Son de pura ignorancia porque la verdad es que este proyecto está enmarcado en lo que quiere hacer el gobierno nacional con respecto a la participación de la juventud. Lo que se autodenomina el kirchnerismo en la ciudad está en otra película.

–¿Qué reflexión hace acerca de que esta propuesta los encuentre aliados al macrismo y con el kirchnerismo en contra en la Legislatura?

–Habrá que ver si los legisladores kirchneristas están en contra porque muchos me dijeron que todavía no habían leído la ley, así que vamos a intentar que no se dejen llevar por la primera impresión. Además, estamos recogiendo una cantidad de proyectos que hay en la Legislatura porque planteamos la creación del Consejo de la Juventud, el apoyo a los centros de estudiantes y muchos otros temas.

–¿Por qué es necesario establecer un cupo para jóvenes en las listas de candidatos?

–Porque siempre que se integra una nueva franja al proceso político es necesaria una discriminación positiva. Apostamos a la renovación de la política y si los viejos no se quieren ir solos, así tenemos una ayudita.

–¿Cuál es la situación de la juventud porteña?

–Está muy dividida entre los que tienen acceso al conocimiento, los recursos y los viajes y otra gran parte que está excluida y que básicamente vive en el sur. Todos tienen vocación por participar y cada vez que surgen una polémica pública que los involucran opinan. Falta mucho trabajo y hay mucha desigualdad y por más que el crecimiento continúa, los niños que nacieron pobres en esta década van a ser adultos pobres.

–¿Y cómo se cubre esa brecha?

–Eso lo cubre la redistribución de la riqueza pero mientras tanto la política social. El año que viene estamos implementando justamente el Proyecto Adolescente, que apunta a la inclusión no sólo en el sistema educativo y productivo, sino también social.

Compartir: 

Twitter
 

Gabriela Cerruti, ministra de Derechos Humanos de Jorge Telerman.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.