EL PAíS

“Blumberg es un buen político que trabaja en un frente social amplio”

El ex gobernador de Misiones Ramón Puerta habla de su rol en el armado de una estructura de apoyo a Roberto Lavagna. Elogia a Blumberg y dice que Macri es lo “más rutilante del quinquenio”.

 Por Werner Pertot

“Para que vean la amplitud”, comenta el ex gobernador misionero Ramón Puerta, mientras posa para la imagen de esta nota, en su espacioso departamento de Libertador y Salguero. De un lado, se ve una foto que compartió George W. Bush y, del otro, otra firmada por Fidel Castro. Con esa amplitud de miras, el ex presidente (ocupó el cargo algunas horas) intenta construir un armado que podría encabezar Roberto Lavagna. Para eso, mantiene un asiduo contacto con diversos sectores del peronismo no kirchnerista (entre ellos, con Adolfo Rodríguez Saá y el gobernador de Salta, Juan Carlos Romero) con el fin de alcanzar masa crítica para enfrentar al Presidente. “La Argentina que mira hacia adelante está cansada del intercambio de carpetazos”, dijo sobre el ex agente de la SIDE Juan José Alvarez. En cambio, no oculta su amistad con Mauricio Macri, Enrique “Coti” Nosiglia y Menem (Eduardo).

Para la entrevista propiamente dicha, Página/12 se traslada al Tabac, un café que supieron frecuentar desde periodistas faranduleros de la talla de Guillermo Nimo hasta el represor Alfredo Astiz. “Si te contara todo lo que vi acá, mañana aparezco muerto”, comenta serio uno de los mozos. En mangas de camisa, Puerta pasa inadvertido a pesar de haber sido dos veces gobernador de su provincia, de haber ocupado la presidencia durante la crisis de 2001 y de estar al frente de una millonaria industria yerbatera y de habanos que probaron Bush, Vicente Fox y Menem (esta vez sí, Carlos).

En 1995 respaldó la reelección del riojano, de quien dijo: “Es el hombre que cambió al país”. En 2003, se negó a apoyar a Kirchner y se postuló a sí mismo. Los pingüinos se lo retribuyeron respaldando a su ex ahijado político, Carlos Rovira, en las internas misioneras. Su estrella política empezó a palidecer cuando quedó del lado de Eduardo Duhalde en la disputa del 2005. Por estos días, reapareció en escena dentro del posible armado del peronismo no kirchnerista.

–¿Volvió Puerta?

–Mire, me ocurre algo que no estaba en mis cálculos. Pensé que en 2003, cuando el justicialismo hace presidente a Kirchner, nuestro partido iba a seguir una senda de normalidad para acompañar la gestión. Me encontré con una realidad distinta: hoy tenemos un justicialismo anestesiado, fuera de juego, intervenido judicialmente. Esto me obliga a salir a trabajar en pos de la normalización. Es extremadamente malo para nuestro país que el justicialismo no exista como fuerza organizada y democrática.

–¿Quisiera ser candidato a algo en 2007?

–Yo... quisiera primero ver un justicialismo ordenado en la posibilidad de convivir.

–¿El espacio no kirchnerista lo puede conducir Lavagna?

–Para conducir este espacio, primero hay que crearlo. Tenemos que hacer en el justicialismo el espacio suficiente para que ingresen ideas diferentes a las que hoy aparecen como únicas y hegemónicas.

–¿Entre esas ideas diferentes podrían estar las de Macri?

–Mauricio es una expresión realmente muy fuerte. La más novedosa, rutilante y de mayor envergadura de este último quinquenio. El conduce su propio espacio y su propio partido, que ya funciona en Capital. No así en el resto del país, donde está dando sus primeros pasos. Yo lo veo en una senda que podría ir en paralelo al justicialismo.

–¿Pero podría confluir con Lavagna?

–Yo no sé eso. Estoy en un estado anterior, el de la normalización del justicialismo.

–¿Y José Manuel de la Sota?

–No sé qué va a hacer. En algún momento tendré la suerte de conversar con él.

–¿El pasado de Juan José Alvarez puede afectar la formación de este espacio?

–Pero Juanjo Alvarez está trabajando en el subbloque de El General, que tiene un trabajo territorial de la provincia de Buenos Aires. Y yo estoy trabajando en Misiones y conozco a dirigentes del interior de la Argentina. No tengo mayores contactos con el distrito bonaerense. Lo de Juanjo es un problema que hace a la provincia de Buenos Aires.

–¿Cómo recibió la noticia de que fue agente de la SIDE?

–Creo que la Argentina está un poco cansada de estar mirando permanentemente hacia atrás. Noto que la gente quiere mirar hacia adelante. Desea encontrar a alguien que proyecte algo de 2007 y de ahí en más. Hay una sobresaturación de esa mirada retrospectiva. La Argentina que mira hacia adelante está cansada del intercambio de carpetazos.

–Otro de los peronistas que se lanzó para 2007 fue Menem.

–Sí, es un clásico de la política argentina. Desde el ’83 es precandidato a presidente.

–¿Se sigue juntando a jugar al tenis con él?

–No he sido parte de su círculo íntimo. Sí soy amigo de Eduardo Menem, con el que sigo juntándome. En varias ocasiones he atendido a Carlos Menem en mi casa, como a Néstor y Cristina Kirchner o a Eduardo Duhalde.

–¿A Duhalde cuándo lo vio por última vez?

–Lo veo con más asiduidad que a otros. Está escribiendo su libro sobre la crisis de 2001. Hemos comentado varios hechos de este momento, así que mantenemos contacto bastante seguido.

–¿Y Nosiglia qué piensa de la candidatura de Lavagna?

–Nosotros venimos del mismo pueblo, pero hace un par de años que no lo veo.

–¿Qué otros dirigentes de la oposición sumaría?

–Todos aquellos candidatos que puedan tener afinidad ideológica con nosotros, bienvenidos sean en este momento en el que hay que fortalecer las instituciones, garantizar la independencia de los tres poderes, la libertad de prensa, la equidad social y la seguridad, sobre todo para los más humildes. Se dice que la seguridad es un problema de los ricos. Pero los ricos tenemos para pagarnos un guardaespaldas. Es un problema principal de los humildes.

–Ya que hablamos de seguridad, ¿fue a la marcha de Blumberg?

–No, estaba trabajando en mi provincia.

–¿Hubiera ido?

–Yo tengo mi militancia política y me parece que si el reclamo de Blumberg se hace en Villa Fiorito, lo voy a acompañar.

–¿Sería un buen candidato Blumberg?

–Sí, señor.

–¿A gobernador bonaerense?

–Yo no dije a qué.

–¿Pero es una figura interesante en política?

–Bueno, yo creo que es un buen político, porque está trabajando en un frente social muy amplio. Hacer un reclamo de la envergadura de él es hacer alta política. Ahora, si es candidato a determinado lugar, eso tendrán que definirlo quienes estén en ese diseño.

Compartir: 

Twitter
 

“La Argentina quiere mirar para adelante”, dice Puerta al referirse al paso de Alvarez en la SIDE.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.