SOCIEDAD

Dos federales y el enigma de la acusación por el crimen de Axel

En el juicio del caso Axel, los abogados de Blumberg no acusaron al subcomisario Gravina, quien mantenía un estrecho y elocuente vínculo con el desarmador de autos relacionado con la banda.

 Por Raúl Kollmann

–¿Qué hacés maricón?

–Hola, trolazo. ¿Cómo te va, Dani?

El diálogo, producto de una grabación judicial, exhibe la íntima relación entre el subcomisario Daniel Gravina, quien revistara en la División Sustracción de Automotores de la Policía Federal, y el desarmador de autos Jorge Daniel Sagorsky, hombre íntimamente relacionado con la banda de Martín “El Oso” Peralta, la que secuestró a Axel Blumberg. La relación entre el confidente policial y El Oso era tal que a veces hablaban por teléfono ocho veces por día, Sagorsky le indicaba qué autos robar y Peralta le dio una Peugeot Partner producto de un secuestro anterior al de Axel. Pese a todas estas evidencias y a que la fiscalía de instrucción y la Cámara del Crimen acusaron a Gravina por encubrir a la banda y tapar el negocio sucio de los autos, asombrosamente Juan Carlos Blumberg y sus abogados no presentaron ninguna acusación en su contra en el juicio oral. Es decir que si fuera por el ingeniero, Gravina sale de este proceso limpito.

Desde hace rato, Blumberg viene jugando su partido a favor de la Policía Federal, al punto que una de sus principales críticas al fiscal que actuó en el caso, Jorge Sica, es que no convocó a la Federal en el momento del secuestro. Blumberg argumenta que la Bonaerense actuó en forma inepta, pero no mide con la misma vara el papel de la Federal. Una semana antes del secuestro de Axel, los efectivos de esa fuerza se tirotearon en forma feroz -–lo mismo que hicieron la SIDE y la Bonaerense en el caso Axel-– con los secuestradores del ejecutivo Peña Rovirosa en el momento en que se iba a pagar el rescate. Con un agravante: en el auto tiroteado iba el secuestrado.

Pero, además, la banda del Oso Peralta se dedicaba al robo de autos y las escuchas telefónicas demuestran claramente que Dani Gravina sabía que la actividad de Sagorsky era ilegal, nunca lo mandó a detener, ni siquiera cuando se enteró que tenía la Peugeot Partner que provenía de un secuestro. Es más, Dani se enteró de que el Oso Peralta le ofreció a Sagorsky el Volkswagen Passat blindado que se usó en el secuestro de Axel por la bonita suma de mil pesos. La cifra ya indica el origen ilegal del vehículo. Cuando se le preguntó a Gravina a qué se dedicaba Sagorsky contestó: “Compra y vende repuestos, no tiene un lugar fijo y circula por toda la zona de Warnes”. Dani conocía a Sagorsky desde hacía una década cuando revistaba en Sustracción de Automotores y tenía jurisdicción precisamente en Warnes.

El expediente demuestra con claridad que la banda del Oso Peralta seguía funcionando gracias a efectivos y jefes de las dos fuerzas. La Federal lo amparó en el negocio de los autos y ni siquiera lo buscó como correspondía en Córdoba cuando quedó involucrado en el secuestro de Ana María Nordmann. La Bonaerense le cobraba peaje: como contó este diario hace una semana, El Oso estuvo detenido en San Fernando y por tres mil pesos lo dejaron ir.

Blumberg sí acusó a otro jefe de la Federal, al ex jefe de Antisecuestros Juan José Schettino. La acusación es por encubrimiento, en especial porque un par de días después del asesinato de Axel ya tenía datos sobre el Oso Peralta y no se los dio al fiscal. Esa ilegalidad tal vez tenga que ver con la competencia que existía con la Bonaerense: no hacerle fácil las cosas y quedarse con los méritos de una eventual detención. Sin embargo, lo de Gravina es mucho más grave, porque exhibe la relación de los federales con el negocio de los autos robados. Blumberg dice que no acusó porque eso no tiene relación directa con el secuestro, sin embargo pidió penas de prisión para un sujeto que le compró un celular al Oso Peralta y para otro que falsificó un DNI, sin tener vinculación con el secuestro de Axel.

Compartir: 

Twitter
 

A la derecha, Schettino y a la izquierda, Gravina, enterado de la actividad de la banda.
 
SOCIEDAD
 indice
  • NOMBRES PARA UNA GOLPIZA DEL SPB
    Un león pateando presos
    Por Horacio Cecchi
  • Dos federales y el enigma de la acusación por el crimen de Axel
    Por Raúl Kollmann

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.