EL MUNDO

El Papa se mostró apenado

Benedicto XVI trató de aplacar la crisis que protagoniza señalando que fue malinterpretada la cita que dio para hablar del Islam, que lo describe como “maligno e inhumano”.

 Por Peter Popham *

El pontífice Benedicto XVI utilizó ayer su primera aparición desde que volvió de su gira de Italia y Alemania para intentar desactivar la crisis que lo acosa desde que citó a un emperador bizantino medieval describiendo al Islam como “maligno e inhumano”. Hablando con feligreses desde el balcón de su residencia de verano en Castelgandolfo, en el sur de Roma, al mediodía, dijo que “se sentía muy apenado por las reacciones que provocó un pequeño pasaje considerado ofensivo para los sentimientos de los musulmanes creyentes”. Continuó: “Este pasaje fue en realidad una cita de un texto medieval, que de ninguna manera expresa mi pensamiento personal. Espero que esto sea suficiente para aplacar los ánimos y para clarificar el verdadero significado de mi discurso, que en su conjunto fue una invitación a un franco y sincero diálogo, con mutuo respeto”.

Pero mientras el Papa estaba hablando, a cientos de kilómetros al sur de Roma, en Mogadishu, al menos dos hombres mataron a una monja italiana de 70 años por la espalda, en la escuela en donde trabaja. La monja, conocida como Hermana Leonella, murió en el hospital. Una importante fuente islámica en Somalía, citada por la agencia de noticias Reuters, dijo que “existía una alta posibilidad” de que el asesinato estuviera conectado con el discurso del Papa. Un sospechoso fue más tarde detenido. El vocero del Sumo Pontífice, el reverendo Federico Lombardi, describió al asesinato de la Hermana Leonella como “un horrible episodio. Esperemos que sea un hecho aislado”. Sin embargo, todavía no estaba claro si las palabras del Papa serían suficientes para desactivar una crisis, que se estaba empezando a parecer de forma inquietante a la que tensó la relación entre el Islam y Occidente a partir de la publicación de las caricaturas danesas.

En Turquía, el canciller Abdullah Gul aseguró que hasta lo que él sabía, la visita programada del Papa a ese país para noviembre todavía estaba en pie. “Desde nuestra parte, no hay ningún cambio”, afirmó. Pero otro ministro turco, Mehmet Aydin, destacó que en su discurso de disculpa el Papa pareció decir que estaba apenado por la reacción que habían provocado sus declaraciones, pero no por las declaraciones en sí. “Uno tiene que decir ‘Lo siento’ de una manera apropiada o no decir nada”, explicó. “¿Está apenado por haber dicho eso o por las consecuencias que tuvo?”, cuestionó.

El Papa parece haber estado ajeno a la posibilidad de que la cita del emperador bizantino de siglo XIV, Manuel II Paleologus, enterrada bien profunda dentro de una charla dada a los alumnos en la universidad alemana de Regensburg, hiciera enojar a los devotos musulmanes. No obstante, la frase “maligno e inhumano” y el no haberse distanciado de ella demuestran una increíble falta de sensibilidad de una persona cuyas palabras recorren el mundo en sólo minutos.

Y la violencia continuó ayer. Dos iglesias en Cisjordania fueron incendiadas, después de varios incidentes en Cisjordania y Gaza el sábado, en los que cinco iglesias fueron atacadas con bombas y disparos. En algunos lugares hubo señales de que las declaraciones del Papa en Castelgandolfo fueron suficientes para poner fin a este asunto. El segundo líder más importante de los Hermanos Musulmanes de Egipto aseguró que aceptaba la clarificación de Benedicto.

Sin embargo, en otras partes, predicadores islámicos continuaron exprimiendo esta crisis. En la ciudad sagrada de Qom, en Irán, el clérigo de línea dura, Ahmad Khatami, les dijo a cientos de manifestantes que el Papa y el presidente George Bush estaban “unidos para repetir las Cruzadas”. “Si el Papa no se disculpa, la ira de los musulmanes continuará hasta que tenga remordimiento”, advirtió. “Debería reunirse con clérigos, sentarse y aprender sobre el Islam”, recomendó el líder religioso iraní. Antes, las escuelas religiosas del país habían cerrado por un día, como un gesto de protesta. El gran ayatola Abdolkarim Mousavi Ardebili dijo: “Si el comentario no estuvo basado en una enemistad, eso demuestra un error de comprensión y malicia”. También se registraron protestas contra el Papa en India y Turquía.

Esta última crisis se activó por el descuido del Papa, mientras que la crisis por las caricaturas danesas fue el producto de un alborotador, que lo hizo deliberadamente. Pero, aunque tienen diferentes inicios, tienen algo en común: las dos empezaron con una descripción del Islam como violento. La caricatura que más ofensa causó era la que mostraba al profeta Mahoma con un turbante con la forma de un tanque. La cita utilizada por el Papa hace una referencia a las “órdenes del profeta para difundir con la espada la fe que proclama”. Son las referencias a la supuesta tendencia del Islam a la violencia lo que pone furiosos a algunos líderes islámicos y a sus seguidores –se enojan tanto por esta injuria que salen y les disparan a ancianas monjas por la espalda–. Esta es una paradoja con la que “el diálogo franco y sincero” de Benedicto deberá lidiar, si logra salir de esta crisis.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Hubo protestas contra el Papa en Turquía e India.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.