EL PAíS

La caravana ambiental esta vez se vistió de fiesta

Sorprendidos por el fallo, los asambleístas de Gualeguaychú salieron a celebrar con batucadas. En Colón y Concordia se sienten fortalecidos.

Como quien grita un gol, los asambleístas se levantaron de sus reposeras y se abrazaron para festejar el 14 a 1. Eran las 6.35 de la madrugada cuando se conoció el rechazo de la Corte de La Haya a la medida cautelar pedida por Uruguay, que buscaba impedir los bloqueos de los puentes internacionales. Pese a los nubarrones, en el corte había más de cien personas siguiendo la definición ante una pantalla gigante. “Hasta los periodistas saltaron de alegría”, contó José Pouler, coordinador de la Asamblea de Gualeguaychú, que ayer abrió su pizzería lindera a la plaza central de la ciudad en medio de bocinazos, saludos y banderas. “Pensar que los más capitos en derecho internacional vaticinaban que perdíamos por goleada. Por suerte, (Susana Ruiz) Cerrutti argumentó muy bien”, reconoció.

Ayer, era tal el pesimismo generado en torno de la decisión, que los propios asambleístas ya habían organizado un acto de protesta y tenían redactado un comunicado para criticar el fallo. Pocas horas después, sobre la calle 25 de Mayo, más de 400 personas desfilaron en una caravana, acompañada por los tambores de una batucada, que se concentró en la costanera de Gualeguaychú. “Todos somos Arroyo Verde”, fue el slogan de la manifestación, en referencia al paraje a 28 kilómetros de la ciudad, donde desde hace más de dos meses los vecinos volvieron a cortar el acceso al Puente Internacional General San Martín. “Esto nos da más fuerzas para seguir luchando”, redundó el asambleísta Jorge Fritzler.

El fallo favorable e inesperado de La Haya no sólo dio un respiro a los asambleístas, también al intendente de Gualeguaychú, el kirchnerista Daniel Irigoyen, quien madrugó junto a los vecinos en el Arroyo Verde. “Se sacó un peso de encima, si tenía que levantar el corte se le iba a complicar”, explicó el ambientalista Alfredo De Angelis, quien se enteró de la noticia mientras volvía de Paraná, donde participaba de una protesta de la Federación Agraria por la suba de las retenciones de la soja. Para el dirigente, la decisión del Tribunal Internacional de Justicia “puede potenciar las medidas en Colón e incentivar a Concordia”. De todas formas, aclaró, “vamos a festejar cuando se vaya Botnia”. Por el corte, también anduvo el vicegobernador de Entre Ríos, Pedro Guastavino, quien además de manifestar su “satisfacción” y “conformidad” ante la decisión del tribunal opinó que los asambleístas seguirán interrumpiendo los accesos al Uruguay “porque la comunidad de Gualeguaychú entiende y respalda los cortes, porque cree que debe continuar movilizada como una forma de mantener viva la protesta”.

“Cuando me enteré, tuve la sensación de que pasé un semáforo en rojo delante de un policía y no me vio. No gané nada, pero zafé”, confesó el asambleísta Gustavo Rivollier, cauteloso con la celebraciones. “Está bien que nos tomemos un minuto para festejar, pero la planta se sigue construyendo”, recordó en diálogo con Página/12 y se mostró entusiasmado con un eventual paro de los obreros uruguayos que trabajan en la pastera finlandesa, “aunque obviamente no defendemos lo mismo”. De hecho, los vecinos de Gualeguaychú están preocupados por los tiempos judiciales. Uruguay tiene hasta el 20 de julio para presentar su memorial y la Corte de La Haya podría expedirse a fin de año o a principios del siguiente. Para ese entonces, Botnia ya estaría funcionando.

“El corte de ruta es la única herramienta que ha servido para algo hasta ahora”, reflexionó desde Colón la asambleísta Anamá Martínez. Allí, la Asamblea 135 sigue apostando a los bloqueos programados (hoy será de 19 a 2, mañana de 21 a 4 y el viernes de 18 a 21). “Iba a ser muy duro sostener los cortes”, agregó otra asambleísta, Poli Etcheverría, entusiasmada con el “soplo de aire fresco” que trajo el fallo del superior tribunal. “Lo recibí con emoción y mesura”, afirmó desde Concordia el ambientalista Ramón Cabrera, quien estimó que la negativa que recibió Uruguay “nos fortalece y nos da mayores posibilidades de proponer nuevas medidas a partir de ahora, y estamos viendo la forma de ampliar esto cada vez más”. El asambleísta, ligado a la CTA, adelantó que por sus pagos ya especulan en “ampliar el grado de coordinación y organización a otros sectores de la sociedad, a compañeros que por ahí participaban de los cortes en forma espontánea”.

Informe: Emilio Ruchansky.

Compartir: 

Twitter
 

Hubo vecinos que celebraron el fallo como un gol. Para otros la fiesta será “cuando se vaya Botnia”.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.